Mas­sa tie­ne en la mi­ra a Vidal y Ran­daz­zo apun­ta a Cris­ti­na

El ti­gren­se de­ja­ría de mos­trar­se co­mo alia­do de la go­ber­na­do­ra. Pa­ra el ex mi­nis­tro, una de­rro­ta de CFK lo de­ja­rá bien po­si­cio­na­do.

Perfil (Sabado) - - POLITICA - R.P.

Ser­gio Mas­sa y Flo­ren­cio Ran­daz­zo mi­ran hoy a dos mu­je­res. Ya pen­san­do en los po­si­cio­na­mien­tos des­pués de octubre, el can­di­da­to a se­na­dor por el fren­te 1País co­men­za­rá a apun­tar a Ma­ría Eu­ge­nia Vidal y su ges­tión en la pro­vin­cia de Buenos Aires, mien­tras el pos­tu­lan­te del Fren­te Jus­ti­cia­lis­ta pres­ta aten­ción a una even­tual de­rro­ta de Cris­ti­na Kirch­ner.

Mas­sa man­tu­vo has­ta hoy una alian­za con Vidal que le per­mi­tió al ti­gren­se man­te­ner dis­tin­tos car­gos en la Le­gis­la­tu­ra bo­nae­ren­se y en or­ga­nis­mos de con­trol, y a la go­ber­na­do­ra con­se­guir la apro­ba­ción de le­yes cla­ves. Pe­ro es­te víncu­lo lle­ga­ría a su fin, no só­lo por­que Cam­bie­mos en la Le­gis­la­tu­ra ya no ne­ce­si­ta­rá al Fren­te Re­no­va­dor, sino tam­bién por­que el can­di­da­to a se­na­dor ne­ce­si­ta de­jar de mos­trar­se co­mo alia­do y con­ver­tir­se en un hom­bre cla­ve del pe­ro­nis­mo no kirch­ne­ris­ta.

“El tiem­po de las ex­cu­sas se ter­mi­na­ron”, se­rá una de las fra­ses con las que el dipu­tado em­pe­za­rá a cri­ti­car la ges­tión de Vidal. Las áreas en las que con­cen­tra­rá sus crí­ti­cas son se­gu­ri­dad y sa­lud. Con es­te dis­cur­so, Mas­sa de­ja­rá la ave­ni­da del me­dio pa­ra mos­trar­se crí­ti­co. Ale­ja­do de la alian­za que su­po cons­truir con la go­ber­na­do­ra, bus­ca aho­ra po­si­cio­nar­se co­mo uno de los ac­to­res cla­ves de la opo­si­ción en la dis­cu­sión pe­ro­nis­ta de ca­ra a 2019.

Por su par­te, Ran­daz­zo es­tá con­ven­ci­do de que po­drá con­ser­var gran par­te del 5% que ob­tu­vo en las elec­cio­nes de agos­to. Con un re­sul­ta­do si­mi­lar, el ex mi­nis­tro del In­te­rior es­tá aten­to a lo que pue­da pa­sar con la can­di­da­ta a se­na­do­ra de Uni­dad Ciu­da­da­na, Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner.

Des­de el bún­ker del hom­bre de Chi­vil­coy ana­li­zan que cuán­to más gran­de sea la de­rro­ta de la ex pre­si­den­ta, me­jor po­si­cio­na­do que­da Ran­daz­zo en la me­sa de ne­go­cia­ción pe­ro­nis­ta que se ar­ma­rá des­pués de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les. “Te­ne­mos más de 500 mil vo­tos pro­pios, hay po­cos di­ri­gen­tes pe­ro­nis­tas que hoy en la pro­vin­cia pue­dan de­cir eso”, re­sal­tan en el en­torno del can­di­da­to. En el es­pa­cio del ex fun­cio­na­rio eva­lúan que con una Cris­ti­na de­rro­ta­da por más de cua­tro pun­tos ni si­quie­ra los in­ten­den­tes que la acom­pa­ña­ron, y sue­len po­ner en la me­sa la can­ti­dad de vo­tos que con­si­guie­ron, po­drán sen­tar­se co­mo ga­na­do­res de la elec­ción. Es ahí en don­de ex­pli­can que la fi­gu­ra de Ran­daz­zo pue­de ajus­tar­se a la fu­tu­ra re­cons­truc­ción.

PREN­SA CUM­PLIR

BE­RIS­SO. Ran­daz­zo en­fa­ti­zó que es­tas elec­cio­nes “son una opor­tu­ni­dad pa­ra cons­truir futuro”.

PREN­SA 1PAIS

TRES DE FE­BRE­RO. El can­di­da­to a se­na­dor de 1País hi­zo eje en la in­se­gu­ri­dad y el mie­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.