Pérez Cha­da, el abo­ga­do de Ma­cri que su­ma clien­tes al ca­lor del po­der

Co­no­ció al pre­si­den­te en 1997. Por mo­men­tos tu­vo ten­sio­nes con el es­tu­dio que re­pre­sen­ta­ba a la fa­mi­lia. Tam­bién de­fen­dió a Arri­bas, Mi­chet­ti y An­ge­li­ci.

Perfil (Sabado) - - POLITICA - ANDRES FIDANZA

El Gru­po Cla­rín, Mauricio Ma­cri, el je­fe de la ex SIDE, Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­nas y el pre­si­den­te de Bo­ca tie­nen al­go en co­mún: el abo­ga­do. Se tra­ta de Alejandro Pérez Cha­da, un ex­pe­ri­men­ta­do pe­na­lis­ta de 60 años. Out­si­der del clan y de los ne­go­cios de la fa­mi­lia Ma­cri (ajeno so­bre to­do a la con­duc­ción de Fran­co), co­no­ció al ac­tual pre­si­den­te ha­ce vein­te años. Des­de ese mo­men­to, se vol­vió el re­pre­sen­tan­te de Bo­ca y se ga­nó la con­fian­za de Ma­cri.

En con­fian­za, ase­gu­ra no te­ner nin­gu­na am­bi­ción po­lí­ti­ca. Y si bien re­cha­za el mo­te de ope­ra­dor ju­di­cial y has­ta pre­ten­de man­te­ner su perfil ba­jo h is­tór ico, a Pé - rez Cha­da se le agran­dó la car­te­ra de clien­tes y la ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia so­bre Co­mo­do­ro Py. Ami­go ín­ti­mo del ex juez Juan Jo­sé Ga­leano (le dio un lu­gar en su es­tu­dio, una vez que fue des­ti­tui­do por el des­ma­ne­jo de la cau­sa AMIA), el abo­ga­do de Ma­cri con­si­guió al­go más en el último año y me­dio: re­sul­ta­dos fa­vo­ra­bles pa­ra sus de­fen­di­dos.

Des­pués de ha­ber­se re­ci­bi­do en la UBA, su plan era lle­gar a ser juez o fis­cal. Em­pe­zó una ca­rre­ra de ma­nual: es­ca­ló de me­ri­to­rio a se­cre­ta­rio de un juz­ga­do en San Mar­tín. Pe­ro a prin­ci­pios de los 90 in­te­gró el pe­lo­tón de fun­cio­na­rios que aban­do­na­ron la es­truc­tu­ra ba­jo pro­tes­ta por los ba­jos suel­dos y los as­cen­sos me­ne­mis­tas por la ven­ta­na.

Tras su sal­to a la ac­ti­vi­dad pri­va­da, con­si­guió dos clien­tes que lo mar­ca­rían: Cla­rín y Ma­cri. “Es sol­ven­te y ho­nes­to, pe­ro con esos dos se sa­có la lo­te­ría. So­bre to­do des­pués del triun­fo de Ma­cri”, opi­na un abo­ga­do que sue­le en­fren­tar­lo.

A Cla­rín lle­gó de la mano del ju­ris­ta Ju­lio Mar­tí­nez Vi­vot, bre­ve mi­nis­tro de De­fen­sa del dic­ta­dor Rey­nal­do Big­no­ne. An­tes de mo­rir –Pérez Cha­da era su ayu­dan­te en la cá­te­dra de De­re­cho del Tra­ba­jo de la UBA–, Mar­tí­nez Vi­vot lo im- pul­só pa­ra que con­ti­nua­ra co­mo re­pre­sen­tan­te del gru­po. Su pri­me­ra de­fen­sa fue exi­to­sa: le ga­nó un jui­cio al ex ár­bi­tro Gui­ller­mo Ni­mo, quien se ha­bía sen­ti­do agra­via­do por el dia­rio Olé.

Sus ca­sos más re­cien­tes es­tu­vie­ron orien­ta­dos a pro­bar la com­pra le­gí­ti­ma de Papel Pren­sa y a de­nun­ciar a Gui­ller­mo Mo­reno por el uso de fon­dos pú­bli­cos en las cam­pa­ñas con­tra Cla­rín.

A Ma­cri lo co­no­ció en 1997. Se lo pre­sen­tó el en­ton­ces vi­ce de Bo­ca, Pe­dro Pom­pi­lio. Rá­pi­da­men­te se con­so­li­dó co­mo el abo­ga­do del club en cau­sas pe­na­les, has­ta la ac­tual pre­si­den­cia de Da­niel An­ge­li­ci. Su acer­ca­mien­to a Ma­cri se tra­du­jo en una re­la­ción de so­cie­dad y com­pe­ten­cia lar­va­da con el es­tu­dio fi­jo de la fa­mi­lia y el Gru­po Ma­cri: el de San­tia­go Fe­der (quien mu­rió en 2014) y Ri­car­do Ro­sen­tal.

Le hu­bie­se gus­ta­do que Ma­cri no asu­mie­ra la pre­si­den­cia en con­di­ción de pro­ce­sa­do, pe­ro no lo lo­gró. Co­mo pre­mio con­sue­lo, el 29 de di­ciem­bre de 2015, ape­nas 19 días des­pués de la ju­ra, el juez Ca­sa­ne­llo des­vin­cu­ló a Ma­cri de la tra­ma de espionaje y pin­cha­du­ras.

Ya con Ma­cri en la Ro­sa­da, Pérez Cha­da su­mó nuevos clien­tes. Cuan­do em­pe­za­ron a llo­ver de­nun­cias con­tra fun­cio­na­rios de pri­me­ra lí­nea, el Pre­si­den­te lo re­co­men­dó. Asu­mió la de­fen­sa del di­rec­tor de la Adua­na –Juan Jo­sé Gó­mez Cen­tu­rión–, de Ga­brie­la Mi­chet­ti, del je­fe de la AFI –Gus­ta­vo Arri­bas– y del mi­nis­tro Juan Jo­sé Aran­gu­ren. A Cen­tu­rión y a Arri­bas les con­si­guió so­bre­sei­mien­tos ex­prés.

“A ve­ces so­pa, a ve­ces ca­viar”, es la mu­le­ti­lla que sue­le in­vo­car Pérez Cha­da pa­ra evi­tar caer en el exi­tis­mo o la de­pre­sión. A la fe­cha, y por al­gu­nos años más, tie­ne el se­gun­do me­nú ase­gu­ra­do.

“A ve­ces so­pa, a ve­ces ca­viar”, es su mu­le­ti­lla pa­ra no caer en exi­tis­mo o de­pre­sión

FOTOS: CEDOC PERFIL

CAR­TE­RA. Alejandro Pérez Cha­da tu­vo dos clien­tes de pe­so: Ma­cri y el Gru­po Cla­rín. En los úl­ti­mos dos años de­fen­dió a Arri­bas, An­ge­li­ci y Mi­chet­ti, en­tre otros.

CEDOC PERFIL

CON ARRI­BAS. Asu­mió su de­fen­sa por el ca­so La­va Ja­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.