Ca­so Báez: pi­den in­ves­ti­gar un plan pa­ra apar­tar al juez

los pro­ce­sa­mien­tos del fun­cio­na­rio y un cho­fer de Pre­si­den­cia que de­cla­ra­ron ha­ber vis­to a Ca­sa­ne­llo en Oli­vos con Cris­ti­na.

Perfil (Sabado) - - POLITICA - EMILIA DEL­FINO

La Cá­ma­ra Fe­de­ral por­te­ña con­fir­mó los pro­ce­sa­mien­tos de un ex cho­fer de Pre­si­den­cia de la Na­ción y un fun­cio­na­rio de la Anses y su­pues­to mi­li­tan­te kirch­ne­ris­ta por el de­li­to de “fal­so tes­ti­mo­nio”, por ha­ber di­cho que ha­bían vis­to al juez Se­bas­tián Ca­sa­ne­llo en la Quin­ta de Oli­vos, en 2015. Ade­más, los ca­ma­ris­tas de la Sa­la I, Leo­pol­do Bru­glia y Jorge “Pa­ti" Ba­lles­te­ro, pi­die­ron al juez Luis Ro­drí­guez que in­ves­ti­gue “la ma­nio­bra” que bus­có sa­car a Ca­sa­ne­llo de la cau­sa Báez “en to­da su di­men­sión”. Eso im­pli­ca­rá ir más allá de los dos tes­ti­gos fal­sos y bus­car a quié­nes pla­ni­fi­ca­ron la ma­nio­bra.

En 2016, San­tia­go Vio­la, abo­ga­do de Lean­dro y Lu­cia­na Báez, dos de los hijos del em­pre­sa­rio kirch­ne­ris­ta, de­nun­ció a Ca­sa­ne­llo de un su­pues­to pac­to con Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner en la cau­sa de­no­mi­na­da “ru­ta del di­ne­ro K”. El ob­je­ti­vo de los hijos de Lá­za­ro era apar­tar a Ca­sa­ne­llo y pe­dir que la cau­sa cam­bia­ra de ma­gis­tra­do. La pre­sen­ta­ción fue an­te la Sa­la II de la Cá­ma­ra Fe­de­ral, que in­te­gran Mar tín Irur­zun y Eduardo Fa­rah.

Los ca­ma­ris­tas de esa sa­la ini­cia­ron una in­ves­ti­ga­ción –po­cas ve­ces vis­ta en los tri­bu­na­les– pa­ra de­ter­mi­nar si los da­tos apor­ta­dos por Vio­la eran cier­tos: que el pac­to se dio en una reunión en­tre Ca­sa­ne­llo, Báez y Cris­ti­na en la Quin­ta de Oli­vos. Tam­bién apor­ta­ban la fe­cha del su­pues­to en­cuen­tro.

Un su­pues­to mi­li­tan­te kirch­ne­ris­ta y fun­cio­na­rio de la Anses, Gabriel Co­riz­zo, se pre­sen­tó es­pon­tá­nea­men­te a de­cla­rar co­mo tes­ti­go pa­ra afir­mar que po­día dar fe de esa reunión. Ase­gu­ró ser un “sol­da­do del pro­yec­to” de Nés­tor y Cris­ti­na K irch­ner. Pe­ro en se­de ju­di­cial ad­mi­tió ha­ber­se reuni­do con el abo­ga­do Vio­la, de­fen­sor de los hijos de Báez, an­tes de pre­sen­tar­se a de­cla­rar.

Co­riz­zo di­jo que ha­bía si­do tras­la­da­do a Oli­vos por Car­los Scoz­zino, cho­fer de la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia, quien tam­bién de­cla­ró co­mo tes­ti­go y va­li­dó la ver­sión de Co­riz­zo.

El re­gis­tro de lla­ma­das en­tran­tes y sa­lien­tes del te­lé­fono de Co­rriz­zo hi­zo caer su pro­pio tes­ti­mo­nio. El fun­cio­na­rio de la Anses ha­bía de­cla­ra­do que se en­con­tró con el juez Ca­sa­ne­llo en la Quin­ta de Oli­vos cuan­do acu­dió

En 2016, el abo­ga­do de dos hijos de Báez ma­gis­tra­do

a la re­si­den­cia pre­si­den­cial con­vo­ca­do por una su­pues­ta asis­ten­te de Wa­do De Pe­dro de nom­bre “Lu­ci­la o Lud­mi­la”. Se su­po­nía que Co­rriz­zo de­bía ir pa­ra dis­cu­tir te­mas re­la­cio­na­dos a la cam­pa­ña elec­to­ral. Pe­ro los cru­ces de lla­ma­das no re­gis­tra­ron esas co­mu­ni­ca­cio­nes. Tam­po­co lo ubi­ca­ron en Oli­vos.

“Las pla­ni­llas de con­trol de mo­vi­mien­tos de vehícu­los y de per­so­nas de la Quin­ta de Oli­vos” re­ve­ló las vi­si­tas de “fun­cio­na­rios de dis­tin­tas je­rar­quías y em­pre­sa­rios”. Pe­ro no da­ban cuen­ta de Ca­sa­ne­llo o Co­rriz­zo y su cho­fer.

Otra pe­cua­lia­ri­dad re­sal­ta­da por la Sa­la I es que Co­rriz­zo sí apa­re­ce en­tran­do a la Quin­ta de Oli­vos pe­ro con pos­te­rio­ri­dad a la fe­cha que de­cla­ró y con otro cho­fer.

En abril, el juez Luis Ro­drí­guez pro­ce­só a am­bos tes­ti­gos por ha­ber da­do fal­so tes­ti­mo­nio, un de­li­to con pe­nas de has­ta diez años de pri­sión. Pa­ra Ro­drí­guez, tan­to Co­riz­zo co­mo Scoz­zino “sis­te­má­ti­ca­men­te min­tie­ron, lo que ha que­da­do evi­den­cia­do en el con­tras­te exis­ten­te en­tre lo efec­ti­va­men­te –has­ta aquí–pro­ba­do y el con­te­ni­do de las de­cla­ra­cio­nes ju­ra­men­ta­das brin­da­das”.

Ro­drí­guez les tra­bó un em­bar­go so­bre sus bie­nes has­ta cu­brir la su­ma de 150 mil pe­sos, que ayer fue con­fir­ma­do por la Cá­ma­ra Fe­de­ral.

El pro­pio Ca­sa­ne­llo se ha­bía au­to­de­nun­cia­do y ha­bía ne­ga­do esa si­tua­ción, que es­tu­vo a pun­to de de­ri­var en que fue­ra apar­ta­do de la cau­sa.

CEDOC PERFIL

CA­SA­NE­LLO. La Sa­la I de la Cá­ma­ra cree que hu­bo una ma­nio­bra pa­ra apar­tar­lo de la "ru­ta del di­ne­ro K".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.