¿Y si Ma­cri tie­ne éxi­to?

En la agen­da pre­si­den­cial hay te­mas más y me­nos permea­bles a la so­cie­dad. Guár­de­se des­pués de leer.

Perfil (Sabado) - - POLITICA - CAR­LOS DE AN­GE­LIS*

Po­cos ar­gen­ti­nos –es­cép­ti­cos por na­tu­ra­le­za– creían has­ta ha­ce po­co en el éxi­to del pro­yec­to que en­ca­be­za Mauricio Ma­cri. Pe­ro en vis­ta de los pro­ba­bles re­sul­ta­dos elec­to­ra­les de octubre se abri­rá el de­ba­te so­bre las con­di­cio­nes de po­si­bi­li­dad pa­ra la re­elec­ción del Pre­si­den­te o de al­gún di­ri­gen­te de su nú­cleo.

Aquí se re­pa­sa una agen­da de te­mas que fa­ci­li­ta­rán o blo­quea­rán la con­ti­nui­dad del pro­yec­to po­lí­ti­co ac­tual or­ga­ni­za­dos en torno a un se­má­fo­ro. En ver­de fi­gu­ran los te­mas que im­pul­sa­rán la sim­pa­tía de la so­cie­dad y que de lo­grar­se lle­va­rán a otro plano al ma­cris­mo. En ama­ri­llo las de­ci­sio­nes que ge­ne­ra­rán con­flic­to y re­sis­ten­cia, y en ro­jo los tó­pi­cos que po­drían ob­te­ner un cues­tio­na­mien­to ge­ne­ra­li­za­do y que cons­pi­ra­rán con­tra el ob­je­ti­vo de 2019. Se­má­fo­ro ver­de:

In­fla­ción. Mos­trar una ba­ja sos­te­ni­da de la in­fla­ción es uno de la prin­ci­pa­les sím­bo­los de éxi­to pa­ra la ges­tión. Sin em­bar­go, es un ob­je­ti­vo que aún hoy le re­sul­ta es­qui­vo, ya que pa­ra el pre­sen­te año ape­nas se al­can­za­rá un va­lor un po­co me­nor a la de los úl­ti­mos años K. Si el ofi­cia­lis­mo lo­gra­ra al­can­zar un IPC anual de un dí­gi­to ha­cia la segunda par­te de 2018, se le fa­ci­li­ta­rán mu­cho las co­sas pa­ra el si­guien­te año.

Des­em­pleo. Por su­pues­to la ba­ja de la in­fla­ción pue­de ser ope­ra­da en di­ver­sas for­mas, pe­ro con un alto cos­to si las es­tra­te­gias ac­tua­les de al­ta ta­sa de in­te­rés, aper­tu­ra de las importaciones y fi­nan­cia­mien­to del dé­fi­cit vía en­deu­da­mien­to ex­terno no tie­nen co­mo con­tra­par­ti­da un au­men­to sos­te­ni­do de la in­ver­sión pro­duc­ti­va. Al­tas ta­sas de in­te­rés e importaciones sue­len re­per­cu­tir en la ba­ja de la ac­ti­vi­dad in­dus­trial y au­men­to de des­em­pleo. En sín­te­sis, man­te­ner los ni­ve­les ac­tua­les de des­em­pleo es fun­da­men­tal pa­ra no ge­ne­rar un efecto de de­s­es­pe­ran­za en la so­cie­dad.

Po­bre­za. Pre­sen­tar un des­cen­so sig­ni­fi­ca­ti­vo de la po­bre­za de cin­co a ocho pun­tos, –y sin tru­cos es­ta­dís­ti­cos co­mo cam­biar la ca­nas­ta– le da­rá un so­por­te ar­gu­men­tal de­ci­si­vo pa­ra ex­pli­car que aque­lla idea-fuer­za de Po­bre­za Ce­ro plan­tea­da en 2015 no só­lo era una ex­pre­sión de de­seos co­mo se re­la­ti­vi­zó lue­go. Un des­cen­so im­por­tan­te en la po­bre­za y la in­di­gen­cia re­quie­re, por su­pues­to, po­lí­ti­cas ac­ti­vas y no só­lo es­pe­rar el “efecto de­rra­me”.

Am­plia­ción de la ba­se po­lí­ti­ca de Cam­bie­mos. La di­ná­mi­ca po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na siem­pre ha lle­va­do a las es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas lo­ca­les a acer­car­se al go­bierno cen­tral de turno. Sin em­bar­go, aho­ra Cam­bie­mos pue­de re­sul­tar una ame­na­za pa­ra esas es­truc­tu­ras da­do que ge­ne­ra la po­si­bi­li­dad de un re­em­pla­zo. En es­te sen­ti­do no es des­ca­be­lla­do pen­sar que al­gu­nas ex­pre­sio­nes po­lí­ti­cas pro­vin­cia­les de Neu­quén, Misiones, San­tia­go del Es­te­ro y otras se su­men or­gá­ni­ca­men­te a la alian­za go­ber­nan­te. Se­má­fo­ro ama­ri­llo:

Re­for­ma la­bo­ral: Co­mo se ha vis­to des­de el año 1983 las pro­pues­tas de cam­bios en la le­gis­la­ción la­bo­ral han re­sul­ta­do su­ma­men­te cos­to­sas en tér­mi­nos po­lí­ti­cos. El go­bierno tie­ne ac­tual­men­te a su dis­po­si­ción un me­nú de al­ter­na­ti­vas, que va des­de los cam­bios se­lec­ti­vos de con­ve­nios has­ta re­for­mas pro­fun­das en la Ley de Con­tra­to de Tra­ba­jo y al fi­nal del ca­mino la mo­di­fi­ca­ción o de­ro­ga­ción de la ley de aso­cia­cio­nes sin­di­ca­les (que pa­sa­ría a se­má­fo­ro ro­jo). La ac­tual ofen­si­va que tie­ne co­mo eje des­man­te­lar la “ma­fia sin­di­cal”, cor­po­ri­za­da por el Pa­ta Me­di­na y otros di­ri­gen­tes de si­mi­lar perfil, plan­tea la cons­truc­ción de un cli­ma de opinión fa­vo­ra­ble a ope­rar es­tos cam­bios. Sis­te­ma pre­vi­sio­nal. Es co­no­ci­do que más del 40% del gas­to de la ad­mi­nis­tra­ción nacional se des­ti­na a pa­gos de ju­bi­la­cio­nes y pen­sio­nes, ba­jo el ru­bro de pres­ta­cio­nes de la se­gu­ri­dad so­cial que in­clu­ye el PAMI. Tam­bién aquí exis­te un variado me­nú de re­for­mas po­si­bles que van des­de la ex­ten­sión de la edad pa­ra re­ti­rar­se y la mo­di­fi­ca­ción de la fór­mu­la de cálcu­lo de la mo­vi­li­dad ju­bi­la­to­ria, has­ta la re­pri­va­ti­za­ción par­cial del sis­te­ma y la de­vo­lu­ción de los ju­bi­la­dos a las obras so­cia­les (co­mo era has­ta an­tes de la crea­ción del PAMI por Fran­cis­co “Paco” Man­ri­que” en 1971). Se­má­fo­ro ro­jo: Re­for­ma de sa­lud y edu­ca­ti­va. En días re­cien­tes el pre­si­den­te Ma­cri su­mó a su lis­ta de ma­fias a las uni­ver­si­da­des sin dar ma­yo­res pre­ci­sio­nes. Las pres­ta­cio­nes uni­ver­sa­les de los sis­te­mas de sa­lud y edu­ca­ción son cues­tio­na­dos en for­ma per­ma­nen­te no só­lo por los eco­no­mis­tas li­be­ra­les, sino por par­te de la cla­se me­dia que des­ti­na par­te im­por­tan­te de sus in­gre­sos a la me­di­ci­na pre­pa­ga y a en­viar a sus hijos a ca­ros co­le­gios pri­va­dos. La ac­tual re­for­ma en cur­so del sis­te­ma de sa­lud, por el cual se crean al­gu­nas ba­rre­ras pa­ra ob­te­ner aten­ción sa­ni­ta­ria (co­mo la obli­ga­ción de po­seer una cre­den­cial ha­bi­li­tan­te), pue­de ver­se com­ple­men­ta­da con el pa­go de pres­ta­cio­nes que hoy son uni­ver­sa­les. Lo mis­mo apli­ca al sis­te­ma edu­ca­ti­vo con la in­tro­duc­ción de al­gún ti­po de aran­ce­la­mien­to y ma­yo­res con­tro­les por par­te de la au­to­ri­dad cen­tral (que cues­tio­na­rá la au­to­no­mía).

In­cre­men­to del en­deu­da­mien­to ex­terno. A pe­sar de la his­to­ria ne­ga­ti­va so­bre la deu­da ex­ter­na, el au­men­to de és­ta no es al­go que preo­cu­pe par­ti­cu­lar­men­te a la so­cie­dad ar­gen­ti­na pro­pen­sa a vi­vir el pre­sen­te. Sin em­bar­go, el ve­loz ni­vel de en­deu­da­mien­to que es­tá rea­li­zan­do el go­bierno ge­ne­ra du­das, no tan­to por su ni­vel en por­cen­ta­je so­bre el PBI, sino por la ca­pa­ci­dad del re­pa­go, en ins­tan­cias de fuer­te dé­fi­cit de la ba­lan­za co­mer­cial. La po­si­ble ne­ce­si­dad de rea­li­zar re­pro­gra­ma­cio­nes de in­tere­ses y ca­pi­tal y una po­si­ble in­ter­ven­ción del FMI pa­ra ase­gu­rar las con­di­cio­nes po­dría re­sul­tar un ca­pi­tal ne­ga­ti­vo. In­cre­men­to de la re­pre­sión. Mu­chos de los cam­bios que se pro­pon­drán ten­drán co­mo con­tra­par­ti­da el au­men­to de la con­flic­ti­vi­dad. Es­te no es un te­rreno don­de el Go­bierno ha mos­tra­do ha­bi­li­dad pa­ra ma­ne­jar­se, pre­fi­rien­do la pe­li­gro­sa trans­fe­ren­cia de de­ci­sio­nes ha­cia las fuer­zas de se­gu­ri­dad. La fo­to de un país don­de el or­den es man­te­ni­do gra­cias a la re­pre­sión es una que rá­pi­da­men­te da la vuel­ta al mun­do (co­mo mues­tra la si­tua­ción de Ca­ta­lu­ña) y de­te­rio­ra­rá la ima­gen pre­si­den­cial.

Por su­pues­to que en el cam­po po­lí­ti­co el ma­cris­mo no ope­ra so­lo, por lo que ha­brá que te­ner un ojo pues­to en los mo­vi­mien­tos de la opo­si­ción. Es ta­rea de otro aná­li­sis ver si el pe­ro­nis­mo en­cuen­tra las for­mas pa­ra de­te­ner su ac­tual des­com­po­si­ción o si otra fuer­za po­lí­ti­ca lo­gra to­mar su le­ga­do his­tó­ri­co pa­ra mos­trar un pro­yec­to al­ter­na­ti­vo al ac­tual. Pe­ro no so­bra el tiem­po, la dis­cu­sión 2019 es­tá en mar­cha.

MAURICIO MA­CRI DI­BU­JO: PABLO TEMES

PRO A FUTURO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.