¿Grie­ta Ma­cri-Cla­rín?

Los que sa­ben leer en­tre lí­neas y no tan­to ven rui­dos en la re­la­ción. Cris­tó­bal Ló­pez y los ami­gos del nue­vo po­der.

Perfil (Sabado) - - POLITICA - RO­BER­TO GAR­CÍA

Pa­ra al­gu­nos exa­ge­ra­dos, es la fa­lla de San An­drés, an­ti­ci­po de te­rre­mo­tos de­vas­ta- do­res.

Otros, más ati­na­dos, co­mo no ven esa di­vi­so­ria en­tre dos pla­cas su­po­nen que se tra­ta de una in­ci­pien­te grie­ta, tan co­mún a los ar­gen­ti­nos. Co­mo si fue­ra par­te de una mo­da. Des­en­cuen­tros de oca­sión, pug­na tran­si­to­ria de in­tere­ses, efí­me­ras re­yer­tas. Pe­ro des­de que ayer un editorial de Cla­rín va­ti­ci­nó nu­ba­rro­nes y ten­ta­cio­nes que el Go­bierno no de­be­ría em­pren­der, el pro­ble­ma ad­qui­rió otro ca­riz: el dia­rio en un es­cri­to, co­mo si fue­ra una fo­to­gra­fía, re­ve­ló la exis­ten­cia de dos te­rri­to­rios di­fe­ren­tes que el más co­mún de los mor­ta­les ima­gi­na­ba cán­di­da­men­te uni­dos has­ta el fin de los días. Y, aho­ra, cier­to es­pí­ri­tu tre­men­dis­ta le pue­de otor­gar ca­rác­ter de gue­rra fría o de li­ti­gio se­me­jan­te al de Ca­ta­lu­ña con Es­pa­ña, mien­tras un ob­ser­va­dor mo­de­ra­do mi­ni­mi­za­ría ese con­flic­to a un ba­ru­llo do­més­ti­co, tem­po­ral.

Lo cier­to es que el men sa­je de la vís­pe­ra en Cla­rín –mil pa­la­bras pa­ra jus­ti­fi­car ape­nas una lí­nea fi­nal, de­ter­mi­nan­te–, in­di­ca que en Di­na­mar­ca no to­do hue­le a per­fu­me fran­cés.

En sín­te­sis, el editorial del dia­rio abun­da en la mon­ser­ga ha­bi­tual so­bre el ape­ti­to vo­raz que tu­vo el kirch­ne­ris­mo pa­ra con­tro­lar los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, la co­mu­ni­ca­ción en sí mis­ma, so­me­ter, per­se­guir y anu­lar com­pe­ti­do­res con el pro­pó­si­to su­pre­mo de la an­gu­rria informativa y de la opinión. Sin im­por­tar, cla­ro, nin­gún lí­mi­te. Pe­ro esa des­crip­ción co­no­ci­da y pa­de­ci­da, in­con­tras­ta­ble, con­clu­ye con una im­pen­sa­da aler­ta pre­ven­ti­va, mi­ra más ha­cia ade­lan­te que ha­cia atrás. Di­ce en otras pa­la­bras: hay que evi­tar que ese es­pe­jo ne­fas­to de do­mi­na­ción se re­pi­ta en la ac­tua­li­dad, se le ocu­rra ins­ta­lar­lo a Mauricio Ma­cri, afec­te la li­ber­tad de ex­pre­sión y al mun­do li­bre. Y, por ex­ten­sión, has­ta en­can­di­le a pá­ja­ros y ba­lle­nas, im­pi­da el trán­si­to ciu­da­dano, in­to­xi­que a la hu­ma­ni­dad y mo­di­fi­que el cli­ma. Ob­vio que es­tas úl­ti­mas con­se­cuen­cias am­bien­ta­les co­rren por cuen­ta de quien es­to co­men­ta, una de­ri­va­ción hu­mo­rís­ti­ca pa­ra no ig­no­rar que el sa­lu­da­ble ejer­ci­cio de la me­mo­ria so­bre li­ber­ta­des men­gua­das tam­bién con­fie­sa un ma­ni­fies­to in­te­rés em­pre­sa­rio pa­ra que no apa­rez­ca otro po­lo me­diá­ti­co a la ve­ra pre­si­den­cial. Vol­ver al futuro. Lo que se ex­pu­so ayer en Cla­rín ya ha­bía si­do re­gis­tra­do por el Go­bierno, al me­nos en­tre sus bu­cea­do­res de sig­ni­fi­ca­dos, es­pe­cia­lis­tas en leer en­tre lí­neas. Pro­pen­sos, en su fae­na de ar­chi­vis­tas, a con­ce­bir fa­bu­la­cio­nes o con­fa­bu­la­cio- nes. Co­mo los Kirch­ner. Esa ma­qui­na­ria ob­ser­va­ba, por ejem­plo, que se fil­tra­ba cier­ta crí­ti­ca en la no­ti­fi­ca­ción de los ín­di­ces de po­bre­za, tra­ta­mien­to en los tí­tu­los que no ha­bía apa­re­ci­do otros me­ses.

Más do­lo­ro­so fue asom­brar­se an­te el co­men­ta­rio de un co­lum­nis­ta do­min­gue­ro, ca­si un gol­pe en la nu­ca, cuan­do es­cri­bió su amar­go ma­les­tar an­te un pre­si­den­te que le en­tre­ga­ba con­ce­sio­nes de obra pú­bli­ca –en el ru­bro de la ener­gía– a su “her­mano del al­ma” Ni­co­lás Capu­to (el que, por otra par­te, ha vuel­to a im­pe­rar en la cer­ca­nía de Ma­cri), co­mo si fue­ra un ac­to de trans­pa­ren­cia uni­ver­sal y no una se­me­jan­za de Nés­tor Kirch­ner con Lá­za­ro Báez. Fue un im­pac­to pa­ra los sec­to­res ofi­cia­lis­tas que bus­can ma­le­di­cen­cia pe­rio­dís­ti­ca y que ni si­quie­ra res­pe­tan la in­di­vi­dua­li­dad del au­tor, con­si­de­ran­do qui­zás que el gru­po uti­li­za­ba a su per­so­nal más repu­tado pa­ra en­viar men­sa­jes de in­ten­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca. Esa teo­ría cons­pi­ra­ti­va se re­for­zó en la no­che del do­min­go, cuan­do en Ca­nal 13 uno de los pro­fe­sio­na­les más ave­za­dos y, en al­gu­na me­di­da, un “Es­ta­do li­bre aso­cia­do” al me­dio, se des­pa­chó con en­jun­dia y ra­cio­na­li­dad so­bre una im­pre­ci­sa de­nun­cia que Ma­cri ha­bía rea­li­za­do un par de días an­tes. En esa oca­sión, y uti­li­zan­do la pa­la­bra ma­fia co­mo si­nó­ni­mo de cam­pa

ña, el man­da­ta­rio no só­lo alu­dió a las del nar­co­trá­fi­co o las sin­di­ca­les; tam­bién en su dis­cur­so in­cor­po­ró a las “ma­fias pe­rio­dís­ti­cas”. To­da una no­ve­dad pa­ra es­ta ad­mi­nis­tra­ción, en la que no dis­tin­guió nom­bres ni ape­lli­dos, his­to­rias, em­pre­sas ni re­pre­sen­ta­cio­nes.

Aun­que a na­die se le es­ca­pa que Ma­cri se re­fe­ría a al­guien en esa opor­tu­ni­dad. Le fal­tó, cla­ro, la exac­ti­tud de otro co­lum­nis­ta de Cla­rín que, un par de jor­na­das más tar­de al do­min­go crí­ti­co, con re­la­ción a las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el gre­mia­lis­ta de los por­te­ros y due­ño de Pá­gi­na/12, Víc­tor San­ta Ma­ría, re­cor­dó que en otros tiem­pos ha­bía com­par­ti­do in­tere­ses con un al­ter ego del Pre­si­den­te, Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta.

Pa­ra los bi­so­ños ému­los de Ca­tón col­ga­dos del Go­bierno, el editorial de ayer de Cla­rín fue un lus­tro­so bro­che. En­tien­den que con­fir­ma sus sos­pe­chas de que la sen­si­ble piel de Héc­tor Mag­net­to se ha irri­ta­do por cier­ta ines­pe­ra­da vo­ca­ción em­pre­sa­ria del ma­cris­mo por in­te­grar­se a los tam­ba­lean­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Jus­to los que lle­ga­ron al po­der des­pre­cian­do a los me­dios, ju­ran­do que és­tos se ha­bían ex­tin­gui­do y que el reino de la co­mu­ni­ca­ción pa­sa­ba ex­clu­si­va­men­te por las re­des so­cia­les. Nuevos vien­tos. Pe­ro al­go cam­bió y, co­mo se sa­be, un sim­pa­ti­zan­te de Ma­cri en el ne­go­cio de la sa­lud, Clau­dio Be­lo­co­pit, in­gre­só al gru­po que pi­lo­tea­ban los her­ma­nos Vi­la y Man­zano (hoy en pro­ce­so de cor­dial se­pa­ra­ción). Ade­más, han si­do va­ria­das, por otra par­te, las ver­sio­nes de que otros alle­ga­dos al Pre­si­den­te, des­de su pri­mo An­ge­lo Cal­ca­te­rra has­ta el reite­ra­do Ni­co­lás Capu­to, en­tre otros, se han preo­cu­pa­do pa­ra que no ce­sen

cier­tas fuen­tes la­bo­ra­les del pe­rio­dis­mo. En par­ti­cu­lar, im­pe­dir la caí­da del em­po­rio de Cris­tó­bal Ló­pez, nú­cleo que pug­na –co­mo la Ar­gen­ti­na– por sa­lir de cier­ta ca­te­go­ría de in­sol­ven­te. Has­ta se men­cio­nó a un re­pre­sen­tan­te en esa ope­ra­ción mo­nu­men­tal, el in­tré­pi­do co­rre­dor Orly Te­rra­no­va, un men­do­cino que fue can­di­da­to ma­cris­ta y al que se le bus­có sin éxi­to al­gún ti­po de ubi­ca­ción en el go­bierno (en YPF, por ejem­plo).

Se du­da­ba de que por sí mis­mo tu­vie­ra ca­pa­ci­dad pa­ra ese sal­to em­pre­sa­rio. Si bien se alu­dió a otros ca­pi­ta­les, la ope­ra­ción pa­re­ce sus­pen­di­da a ins­tan­cias de un con­tra­lor im­po­si­ti­vo que se mos­tró es­tric­to, qui­zás me­nos que en el ca­so de OCA o Sa­nCor. Son de­ta­lles.

Qui­zá Mag­net­to se irri­te por es­tas ace­chan­zas a su vie­jo e ini­cial ne­go­cio, y las com­pa­re con las atre­vi­das que se ges­ta­ron en los tiem­pos de Car­los Me­nem con el CEI del Citi, Mo­net­ta y los Wert­hein –en­tre otros– o las más avie­sas y es­truc­tu­ra­das de los Kirch­ner con em­pre­sa­rios py­me que le ju­ra­ban fi­de­li­dad al re­la­to. Una his­to­ria re­pe­ti­da, en­ton­ces, en la que se ol­vi­da la to­zu­dez de Mag­net­to con el po­der de turno y por la cual Ma­cri de­be­ría ha­ber con­sul­ta­do a un em­pre­sa­rio que lo vi­si­ta y, ha­ce va­rios años, tu­vo ne­ce­si­dad de pre­sen­tar­se an­te Mag­net­to co­mo si ape­la­ra a un gu­rú. Sue­le co­men­tar: “Cuan­do en­tré al ne­go­cio gi­gan­te de la ener­gía, lo con­sul­té a Héc­tor pa­ra te­ner pre­vi­sio­nes so­bre la con­duc­ta

Mag­net­to se ha­bría irri­ta­do an­te cier­ta in­cli­na­ción ma­cris­ta por al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción

del gru­po en re­la­ción con mi em­pren­di­mien­to. En­ton­ces, él me pre­gun­tó: ‘Des­pués de es­ta ope­ra­ción, ¿ te vas a me­ter en los me­dios?’ Le di­je que no y en­ton­ces me pro­me­tió: ‘Si es así, con Cla­rín no vas a te­ner pro­ble­mas’”. Y fue así.

Di­bu­jo: Pablo Temes

SOR­DOS RUI­DOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.