En­tre el dé­jà vu del 39, y una Eu­ro­pa sor­da

Perfil (Sabado) - - INTERNACIONALES - HECTOR ZAJAC*

No ofen­de tan­to a los ca­ta­la­nes, aun­que an­he­len dis­cu­tir­lo, su apor­te al 28% del PBI es­pa­ñol y una co­par­ti­ci­pa­ción del 7%. Sa­ben que su ri­que­za ra­di­ca en los emi­gran­tes su­re­ños que vi­nie­ron a dar sus bra­zos a las tex­ti­les y me­ta­lúr­gi­cas de Sa­ba­dell e Igua­la­da con la Re­vo­lu­ción In­dus­trial. Por eso el “Vo­lem aco­llir”, mien­tras Es­pa­ña cam­bia res­ca­tes por ba­las y cer­cas an­ti­sub­saha­ria­nos en Ceu­ta y Me­li­lla. Los ofen­de ver su ópa­lo ban­can­do la co­rrup­ción ho­rren­da de un Par­ti­do Po­pu­lar au­sen­te en ca­sa. Mil dos­cien­tos acu­sa­dos, una cen­te­na de pre­sos ilus­tres vip y arres­tos do­mi­ci­la­rios, cortesía de jue­ces ami­gos. Ae­ro­puer­tos ce­rra­dos, en pue­blos de 5 mil ha­bi­tan­tes, au­to­pis­tas y tre­nes subuti­li­za­dos, mien­tras la exi­gua obra es­pa­ño­la en tie­rra de Gau­dí se pu­dre. Los ofen­de que sus re­cur­sos fi­nan­cien Ope­ra­ción Ca­ta­lu­ña. Un GAL po­lí­ti­co, me­diá­ti­co y ju­di­cial des­ti­na­do a des­ac­ti­var “el pro­cès”. De­mo­ró el tiem­po en­tre cie­rre y aper­tu­ra de ho­ra­rio ban­ca­rio pa­ra que Sui­za ne­ga­ra una cuen­ta del ex al­cal­de de la ciu­dad con­dal. Xa­vi Trias, pa­ra en­ton­ces, ya era ta­pa. La des­men­ti­da, un co­pe­te ig­no­to en­tre ne­cro­ló­gi­cas y cla­si­fi­ca­dos. La pos­ver­dad es des­fa­se en­tre la ce­le­ri­dad de lo ins­ta­la­do y la de lo ol­vi­da­do. Lo sa­ben bien Uriol Jun­que­ras y Pablo Igle­sias.

Es­pa­ña co­rre a Ca­ta­lu­ña tam­bién por iz­quier­da. Des­de­ña el vi­ra­je al in­de­pen­den­tis­mo de los li­be­ra­les de cen­tro de PDeCAT, Mas y Puig­de­mont en 2010 co­mo opor­tu­nis­ta, coar­ta­da por los re- cor­tes que apli­ca­ron cuan­do la go­ber­na­ron en la cri­sis. Ra­ro, la so­be­ra­nía po­lí­ti­ca que le es­ca­mo­tea se la con­ce­de en lo eco­nó­mi­co. Co­mo si dis­pu­sie­ra de sus re­cur­sos y no de un pre­su­pues­to de­ci­di­do en Ma­drid. Las ba­ses pi­die­ron vo­lan­ta­zo. El PP te­mía que la obli­ga­to­ria au­di­to­ría aso­cia­da a los sal­va­ta­jes de la UE ex­pu­sie­ra la co­rrup­ción. Por eso Ra­joy, au­tor de la ver­sión más dra­co­nia­na del ajus­te, fue el alumno de la man­za­na. Los pe­nin­su­la­res ol­vi­da­ron por años sus sa­la­rios com­ple­tos, agui­nal­dos y ho­ras ex­tras. Eu­ro­pa, cie­ga y sor­do­mu­da. Te­me al gol­pe eco­nó­mi­co de una rup­tu­ra, más que a una epi­de­mia na­cio­na­lis­ta.

La ten­sión dia­léc­ti­ca le­ga­li­dad- le­gi­ti­mi­dad es mo­tor de la his­to­ria. Su sín­te­sis, el diá­lo­go ma­du­ro de las so­cie­da­des ci­vi­li­za­das . La Cons­ti­tu­ción es an­cla­je y re­fe­ren­te, le­tra vi­va de pac­to so­cial, no un con­su­la­do di­vino en la tie­rra. Bur­la cruel al pue­blo ca­ta­lán, el PP im­po­ne pa­ra ne­go­ciar un cam­bio cons­ti­tu­cio­nal cu­ya vía ha blo­quea­do por to­dos los me­dios en la úl­ti­ma dé­ca­da. Ca­ta­lu­ña no es pro­vin­cia, es una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma con pre­si­den­te y len­gua pro­pia, go­ber­na­da por una coa­li­ción en­tre ERC y PDeCAT (61%), si se agre­ga CUP (10%) y par­te de “Si que es pot”, hay cer­ca de un 80% de es­ca­ños pro re­fe­rén­dum. Le­gi­ti­mi­dad en es­ta­do pu­ro. En un gui­ño al nú­cleo du­ro de su elec­to­ra­do, igual que hoy, Ra­joy, a pu­ro ve­neno an­ti­ca­ta­lán, derrotó a Za­pa­te­ro, men­tor del es­ta­tu­to pa­ra Ca­ta­lu­ña apro­ba­do en 2006. El per­so­nal­men­te pi­dió la su­pre­sión de ar­tícu­los y del preám­bu­lo que le con­fe­ría es­ta­tus de na­ción. El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, cu­yos ti­ros van siem­pre pa­ra el mis­mo la­do, fa­lló a fa­vor. El mis­mo que, en jui­cio hi­per­ex­pe­di­to a la Di­mi­trov, cri­mi­na­li­zó con prohi­bi­ción de la po­lí­ti­ca y mul­tas in­ve­ro­sí­mi­les al ex pre­si­den­te Mas y a fun­cio­na­rios de me­nor ran­go por la or­ga­ni­za­ción del 9N, en el que mi­llo­nes de se­di­cio­sos lle­na­ron las ur­nas de vo­tos y las ca­lles de flores. De­cir: “¡No exis­tió re­fe­rén­dum!” cua­ja­ría co­mo tan­tos nin­gu­neos de Ra­joy, si no fue­ra por la san­gre en sus ma­nos. Lo hu­bo, y lo sa­be. Si no, ¿por qué lan­zó a sus bes­tias des­afo­ra­das so­bre mu­je­res y an­cia­nos don­de jue­gan los ni­ños ca­ta­la­nes, en las pla­zas y en los pa­tios de es­cue­las .Vi­va­das al gri­to de: “¡A por ellos!”, por los mis­mos del “ca­ra al sol” y el pu­ño de­re­cho en alto en la pla­za de Ci­be­les. ¿Por qué arran­car­les las ur­nas de pre­po re­vi­vién­do­les la pe­sa­di­lla del 39? Pe­ro los ni­ños si­guen ju­gan­do, pre­si­den­te, y los hom­bres so­ñan­do. Un sue­ño vie­jo co­mo el vien­to, de sue­lo, de per­te­nen­cia e identidad co­mún, in­mu­ne, co­mo la ima­gi­na­ción, a sus ga­rro­ta­zos. Un sue­ño en el que no hay lu­gar pa­ra us­ted y los de su cla­se.

AP

BI­CI­CLE­TA. El an­he­lo re­co­rre am­plias ca­pas de la so­cie­dad ca­ta­la­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.