¿Es po­si­ble una Es­pa­ña con­fe­de­ral?

Perfil (Sabado) - - INTERNACIONALES - SAN­TIA­GO LEIRAS*

La de­mo­cra­cia es­pa­ño­la atra­vie­sa uno de los más di­fí­ci­les desafíos a su in­te­gri­dad te­rri­to­rial lue­go del lar­go ci­clo de violencia en el País Vas­co: el pro­ce­so se­pa­ra­tis­ta de su más prós­pe­ra e in­ter­na­cio­na­li­za­da re­gión, Ca­ta­lu­ña. ¿Có­mo se ha lle­ga­do a es­ta si­tua­ción de apa­ren­te no re­torno en­tre el go­bierno cen­tral y es­ta co­mu­ni­dad au­tó­no­ma? Sin en­trar en la dis­cu­sión me­dia­ta en torno al con­flic­to por las iden­ti­da­des na­cio­na­les, de­sea­ría se­ña­lar al­gu­nos fac­to­res, más cer­ca­nos en el tiem­po, des­en­ca­de­nan­tes de es­ta cri­sis.

La de­ci­sión del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de de­cla­ra­ción de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de al­gu­nos ar­tícu­los del es­ta­tu­to ca­ta­lán en 2010, en me­dio de una se­ve­ra cri­sis eco­nó­mi­ca y so­cial, des­en­ca­de­nó una di­ná­mi­ca que lle­vó al re­sur­gi­mien­to del sen­ti­mien­to nacional la­ten­te en Ca­ta­lu­ña, si­tua­ción que in­ten­ta­rá ca­pi­ta­li­zar (con un im­por­tan­te gra­do de éxi­to) un go­bierno au­tó­no­mo en se­ve­ras di­fi­cul­ta­des por su­ce­si­vas si­tua­cio­nes de co­rrup­ción, te­nien­do Art­hur Mas en es­ta cri­sis la opor­tu­ni­dad pa­ra po­ner en un se­gun­do plano las de­nun­cias so­bre co­rrup­ción du­ran­te su ges­tión.

Al mis­mo tiem­po, un go­bierno cen­tral del Par­ti­do Po­pu­lar pre­si­di­do por Ma­riano Ra­joy des­de el año 2012, ja­quea­do por la cri­sis eco­nó­mi­ca y tam­bién por ca­sos em­ble­má­ti­cos de co­rrup­ción (Ca­so Bár­ce­nas, por ejem­plo), pa­re­ce en­con­trar en el con­flic­to au­to­nó­mi­co su opor­tu­ni­dad pa­ra po­ner en un lu­gar su­bor­di­na­do de la agen­da po­lí­ti­ca di­chas de­nun­cias.

Su­ma­do a to­do ello, nos en­con­tra­mos un rol va­ci­lan­te de las opo­si­cio­nes lea­les –PSOE y Ciu­da­da­nos–, una am­bi­gua es­tra­te­gia por par­te de las opo­si­cio­nes se­mi­lea­les –Po­de­mos, PNV, PDeCAT, ERC– y una abier­ta actitud de con­fron­ta­ción por par­te de una opo­si­ción des­leal, an­ti­mo­nár­qui­ca, an­ti­eu­ro­pea y an­ti­sis­te­ma –CUP, Bil­du–.

¿Cuál es re­sul­ta­do de la con­fluen­cia de to­dos es­tos fac­to­res se­ña­la­dos? La más gra­ve cri­sis de le­gi­ti­mi­dad del mo­de­lo de or­ga­ni­za­ción y con­vi­ven­cia te­rri­to­rial es­ta­ble­ci­do en 1978.

Me­re­ce ser des­ta­ca­do que los pro­ce­sos de tran­si­ción te­rri­to­rial en Eu­ro­pa del Es­te du­ran­te la dé­ca­da del 90, si­mul­tá­neos con la tran­si­ción del to­ta­li­ta­ris­mo a la de­mo­cra­cia y de eco­no­mías pla­ni­fi­ca­das a eco­no­mías de mer­ca­do, se pro­du­je­ron a tra­vés de tres vías: por im­plo­sión –tal fue el ca­so de la ex Unión So­vié­ti­ca–, por un acuer­do de par­tes –di­vor­cio de ter­cio­pe­lo, re­cor­dan­do aque­lla me­tá­fo­ra del au­tor es­pa­ñol Juan Linz pa­ra dar cuen­ta de la se­pa­ra­ción acor­da­da en­tre las ac­tua­les re­pú­bli­cas Che­ca y Es­lo­va­quia– y por gue­rra ci­vil/lim­pie­za ét­ni­ca –co­mo ha si­do el ca­so de la ex Yu­gos­la­via–.

Fren­te a la ame­na­za de la frag­men­ta­ción te­rri­to­rial, se ha­ce me­nes­ter ex­plo­rar al­gu­nas al­ter­na­ti­vas que per­mi­tan re­de­fi­nir el mo­de­lo de con­vi­ven­cia po­lí­ti­ca pro­duc­to del ago­ta­mien­to del exi­to­so mo­de­lo au­to­nó­mi­co es­pa­ñol, sien­do qui­zás una de ellas, re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal me­dian­te, es­ta­ble­cer un mo­de­lo de or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca de ca­rác­ter con­fe­de­ral.

Una con­fe­de­ra­ción con­sis­te en la unión de Es­ta­dos que con­ser­van su so­be­ra­nía y se rigen por de­ter­mi­na­das le­yes co­mu­nes. La con­fe­de­ra­ción se di­fe­ren­cia de la fe­de­ra­ción en que en la pri­me­ra los miem­bros man­tie­nen al­tas co­tas de au­to­no­mía y el po­der cen­tral es­tá li­mi­ta­do, mien­tras que en la segunda los fe­de­ra­dos re­nun­cian a una par­te de sus com­pe­ten­cias y el po­der cen­tral es más fuer­te. Es fre­cuen­te que los ele­men­tos que com­po­nen una con­fe­de­ra­ción sean a su vez fe­de­ra­cio­nes y no uni­da­des uni­ta­rias.

Al con­ser­var las par­tes su de­re­cho de per­ma­nen­cia y/o se­pa­ra­ción den­tro de la es­truc­tu­ra con­fe­de­ral, el ejer­ci­cio de di­cho de­re­cho de­be­ría es­tar re­gu­la­do por es­tric­tos cri­te­rios que li­mi­ten la uti­li­za­ción abu­si­va de es­te re­cur­so por par­te de los miem­bros de di­cha con­fe­de­ra­ción, por ejem­plo un por­cen­ta­je sig­ni­fi­ca­ti­vo de la po­bla­ción que ma­ni­fies­te al­gu­na vo­lun­tad de se­ce­sión del cuer­po co­lec­ti­vo.

Es­tos cri­te­rios po­drían te­ner efec­ti­va tra­duc­ción, co­mo re­sul­ta­do de un con­sen­so po­lí­ti­co en­tre las par­tes, en una ver­sión es­pa­ño­la que emu­le la Ley de Cla­ri­dad Ca­na­dien­se (http://laws-lois. jus­ti­ce.gc.ca/eng/acts/C-31.8/pa­ge-1. html), en vi­gor en aquel país a par­tir del 29 de ju­nio de 2000.

¿Es po­si­ble to­da­vía lle­var con éxi­to una tran­si­ción de un Es­ta­do de au­to­no­mías a una or­ga­ni­za­ción con­fe­de­ral? Es in­cier­to el re­sul­ta­do de la pues­ta en mar­cha de es­ta ini­cia­ti­va de re­for­ma pe­ro, pa­ra­fra­sean­do al so­ció­lo­go Max We­ber, só­lo quien fren­te a to­do es­to es ca­paz de res­pon­der con un “sin em­bar­go”, só­lo un hom­bre de es­ta for­ma cons­trui­do tie­ne vo­ca­ción pa­ra la re­for­ma.

Es fre­cuen­te que a una con­fe­de­ra­ción la com­pon­gan fe­de­ra­cio­nes y no uni­da­des uni­ta­rias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.