Fran­cis­co pi­de com­ba­tir ac­ti­va­men­te con­tra el abu­so de me­no­res en internet

El pa­pa sub­ra­ya que la Igle­sia tie­ne el de­ber de pro­te­ger a los jó­ve­nes en el mun­do vir­tual, tras la for­ma erra­da en que en­fren­tó en el pa­sa­do los es­cán­da­los se­xua­les que la afec­ta­ron.

Perfil (Sabado) - - INTERNACIONALES - ANSA Y AFP

El pa­pa Fran­cis­co lla­mó a “man­te­ner los ojos abier­tos” con­tra el abu­so de me­no­res en ám­bi­tos di­gi­ta­les, y pi­dió “no es­con­der una ver­dad que es des­agra­da­ble y no que­re­mos ver”, co­mo su­ce­dió con los abu­sos se­xua­les en la Igle­sia.

La Igle­sia, co­mo el res­to de la so­cie­dad, “de­be des­per­tar las con­cien­cias” an­te la violencia se­xual que se aba­te so­bre internet y las re­des so­cia­les, y que afec­ta par­ti­cu­lar­men­te a los jó­ve­nes, ad­vir­tió.

Fran­cis­co re­ci­bió ayer en el Va­ti­cano a una asam­blea de cien­tí­fi­cos, so­ció­lo­gos, abo­ga­dos y re­pre­sen­tan­tes del sec­tor di­gi­tal.

El Pa­pa re­cor­dó que la Igle­sia Ca­tó­li­ca de­bió enfrentar el pro­ble­ma del abu­so de me­no­res en su in­te­rior, con re­tra­sos, y por es­to hoy sien­te “un de­ber to­da­vía más gran­de” ha­cia la pro­tec­ción de los ni­ños y jó­ve­nes, “no so­la­men­te en su plano in­terno” sino ha­cia to­da la so­cie­dad y en to­do el mun­do, y “no so­la”, sino con “to­das las fuer­zas y los com­po­nen­tes de la co­mu­ni­dad que quie­ran com­pro­me­ter­se”.

“¿No he­mos en­ten­di­do de­ma­sia­do bien en es­tos años que ocul­tar la reali­dad del abu­so se­xual es un gra­ví­si­mo error y fuen­te de tan­tos ma­les?”, se pre­gun­tó el pa­pa ar­gen­tino an­te los ex­per­tos.

“La Igle­sia Ca­tó­li­ca, en los úl­ti­mos años, se ha he­cho ca­da vez más cons­cien­te de no ha­ber he­cho lo su­fi­cien­te en su in­te­rior pa­ra la pro­tec­ción de los me­no­res: han sa­li­do a la luz he­chos gra­ví­si­mos de los que he­mos te­ni­do que re­co­no­cer nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad”, aña­dió el Pon­tí­fi­ce. Ries­gos. “Sa­be­mos que hoy los me­no­res son más de una cuar­ta par­te de los 3 mil mi­llo­nes de usua­rios de internet, y es­to quie­re de­cir que más de 800 mi­llo­nes de me­no­res na­ve­gan en la red”, ex­pli­có Fran­cis­co, que enume­ró los ries­gos cre­cien­tes pa­ra esos jó­ve­nes: di­fu­sión de imá­ge- nes por­no­grá­fi­cas ca­da vez más ex­tre­mas, el fe­nó­meno del sexting (el en­vío de men­sa­jes con ca­rác­ter se­xual), el aco­so, la sex­tor­sión (chan­ta­je o cap­ta­ción de jó­ve­nes en internet).

Sin ol­vi­dar crí­me­nes más gra­ves co­mo pros­ti­tu­ción o vio­la­cio­nes en di­rec­to.

“An­te to­do es­to cier­ta­men­te nos que­da­mos ho­rro­ri­za­dos. Pe­ro la­men­ta­ble­men­te es­ta­mos tam­bién des­orien­ta­dos”, se la­men­tó.

“Ser mi­ra­dos por los ojos

“¿No he­mos en­ten­di­do que ocul­tar el abu­so se­xual es un gra­ví­si­mo error?”

de los ni­ños es una ex­pe­rien­cia que to­dos co­no­ce­mos, que nos to­ca el fon­do del co­ra­zón y que nos obli­ga, ade­más, a un exa­men de con­cien­cia. ¿Qué ha­ce­mos no­so­tros pa­ra que es­tos ni­ños pue­dan mi­rar­nos son­rien­do y con­ser­ven una mi­ra­da lim­pia, lle­na de con­fian­za y es­pe­ran­za?”, di­jo el Pa­pa a la asam­blea.

“¿Qué ha­ce­mos pa­ra que no les sea ro­ba­da a ellos es­ta luz, pa­ra que es­tos ojos no sean tur­ba­dos y co­rrom­pi­dos por lo que en­cuen­tran en la red di­gi­tal, la cual se­rá par­te in­te­gran­te e im­por­tan­tí­si­ma de su am­bien­te vi­tal?”, con­clu­yó.

CEDOC PERFIL

TWIT­TER. Ayer tras­cen­dió que Do­nald Trump su­pe­ró al Pon­tí­fi­ce en nú­me­ro de se­gui­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.