Un nue­vo fa­llo

Perfil (Sabado) - - IDEAS - EZE­QUIEL SPECTOR*

La se­ma­na pa­sa­da se agre­gó otro ca­pí­tu­lo al com­ple­jo ex­pe­dien­te de Mi­la­gro Sa­la. La Cá­ma­ra de Ape­la­cio­nes de Ju­juy le re­vo­có el be­ne­fi­cio de la pri­sión do­mi­ci­lia­ria, que ha­bía si­do otor­ga­do por el juez de Con­trol Nº 1, Gas­tón Mer­cau, a raíz del dic­ta­men de la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH). In­tro­du­cir los an­te­ce­den­tes del ca­so y ex­po­ner los ar­gu­men­tos de es­te nue­vo fa­llo re­sul­ta ne­ce­sa­rio pa­ra com­pren­der me­jor es­ta his­to­ria, que ha ge­ne­ra­do to­da cla­se de dis­cu­sio­nes.

La Jus­ti­cia es­tá in­ves­ti­gan­do a Mi­la­gro Sa­la por de­li­tos re­la­cio­na­dos con im­por­tan­tes des­víos de fon­dos, en­tre otros ilí­ci­tos. El año pa­sa­do, el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Ju­juy con­va­li­dó su pri­sión pre­ven­ti­va, por con­si­de­rar que po­día aten­tar con­tra el cur­so de la in­ves­ti­ga­ción. Ba­só su de­ci­sión en los tes­ti­gos que ha­bían de­cla­ra­do ser ame­na­za­dos por ella y en to­do el po­der de pre­sión que ha­bía acu­mu­la­do du­ran­te años. Tan­to el Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal de Ju­juy co­mo tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les de de­re­chos hu­ma­nos au­to­ri­zan al juez a dic­tar la pri­sión pre­ven­ti­va cuan­do hay pe­li­gro de en­tor­pe­ci­mien­to de la cau­sa. La de­fen­sa de Sa­la, no obs­tan­te, ale­ga que es­te pe­li­gro es inexis­ten­te. Hoy, la de­ci­sión es­tá en ma­nos de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de la Na­ción.

Ha­ce unos me­ses, el CELS y otras or­ga­ni­za­cio­nes ar­gen­ti­nas le pi­die­ron a la CIDH un pro­nun­cia­mien­to so­bre el ca­so, lo que mo­ti­vó un dic­ta­men por par­te de es­te or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal. En el dic­ta­men, la CIDH no cues­tio­nó la le­ga­li­dad de la pri­sión pre­ven­ti­va de Sa­la. Sin em­bar­go, to­man­do en cuen­ta su in­ten­to de sui­ci­dio y sus de­cla­ra­cio­nes, so­li­ci­tó al Es­ta­do ar­gen­tino que en­sa­ye me­di­das al­ter­na­ti­vas, y pu­so co­mo ejem­plo la pri­sión do­mi­ci­lia­ria. A raíz de es­to, el juez Mer­cau de­ci­dió otor­gar­le tal be­ne­fi­cio. Tan­to el fis­cal co­mo la de­fen­sa de Sa­la ape­la­ron la de­ci­sión, aun­que ti­ro­nean­do pa­ra di­rec­cio­nes di­fe­ren­tes: el fis­cal ar­gu­men­tó que la pri­sión do­mi­ci­lia­ria no de­bió con­ce­der­se, mien­tras que la de­fen­sa exi­gió una pri­sión do­mi­ci­lia­ria con más ga­ran­tías y be­ne­fi­cios. Es­to dio lu­gar al re­cien­te fa­llo de la Cá­ma­ra de Ape­la­cio­nes, que, dán­do­le la ra­zón al fis­cal, uti­li­za cin­co ar­gu­men­tos.

El pri­me­ro es que el dic­ta­men de la CIDH no tie­ne ca­rác­ter obli­ga­to­rio, sino que es una me­ra re­co­men­da­ción. Es­te ar­gu­men­to lo ba­sa en ju­ris­pru­den­cia de la Cor­te Su­pre­ma, que adop­ta tal cri­te­rio.

En se­gun­do lu­gar, el tri­bu­nal afir­ma que no hay ra­zón pa­ra pen­sar que los de­re­chos de Sa­la fue­ron vio­la­dos en la cár­cel. Ha­cen re­fe­ren­cia a las 5.800 vi­si­tas de fa­mi­lia­res y ami­gos que re­ci­bió, al cui­da­do mé­di­co que se le dio, y a que la mis­ma de­le­ga­ción de la CIDH ma­ni­fes­tó, cuan­do vi­si­tó Ju­juy, que se en­con­tra­ba en “con­di­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias ra­zo­na­bles”.

Por otra par­te, la Cá­ma­ra ar­gu­men­ta que no se cum­ple nin­gu­na con­di­ción pre­vis­ta por la ley ar­gen­ti­na pa­ra que Sa­la pue­da go­zar de pri­sión do­mi­ci­lia­ria. En efecto, no es ma­yor de 70 años, no tie­ne una en­fer­me­dad ter­mi­nal, no es­tá em­ba­ra­za­da ni se en­cuen­tra dis­ca- pa­ci­ta­da. Res­pec­to del tiem­po que Sa­la lle­va en pri­sión pre­ven­ti­va, se afir­ma que la prin­ci­pal ra­zón de su pro­lon­ga­ción es la gran can­ti­dad de “plan­teos inofi­cio­sos que efec­túan sus le­tra­dos de­fen­so­res”, lo que en­len­te­ce el pro­ce­so.

El cuar­to ra­zo­na­mien­to es una con­se­cuen­cia ló­gi­ca del an­te­rior: otor­gar­le el be­ne­fi­cio de la pri­sión do­mi­ci­lia­ria sin que se cum­plan con­di­cio­nes le­ga­les que lo ame­ri­ten vio­la el prin­ci­pio cons­ti­tu­cio­nal de igual­dad an­te la ley, por ser un pri­vi­le­gio in­jus­to a fa­vor de ella y en con­tra de los de­más de­te­ni­dos.

Por último, el tri­bu­nal ar­gu­men­ta que la Jus­ti­cia ju­je­ña ya no tie­ne com­pe­ten­cia en el ca­so, da­do que se en­cuen­tra ac­tual­men­te en ma­nos de la Cor­te Su­pre­ma. Afir­ma que, por en­de, la de­ci­sión de otor­gar­le la pri­sión do­mi­ci­lia­ria vio­la el ám­bi­to de com­pe­ten­cia de la Cor­te.

De es­ta for­ma, la Cá­ma­ra de Ape­la­cio­nes de­ci­dió que Mi­la­gro Sa­la vuel­va a pri­sión, en un fa­llo que, si bien no ca­re­ce de ar­gu­men­tos, se­gu­ra­men­te ge­ne­ra­rá to­do ti­po de de­ba­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.