El ni­ño Chi­che

Perfil (Sabado) - - ESCRITORES - MAR­TIN KOHAN

No ha­bría que sub­es­ti­mar, se­gún creo, los tra­mos apa­ren­te­men­te ano­di­nos de la en­tre­vis­ta que Chi­che Gel­blung le hi­zo en Cró­ni­ca TV a Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner. Gel­blung sue­le ju­gar ese jue­go: ocu­par­se de te­mas tri­via­les co­mo si tu­vie­sen la ma­yor gra­ve­dad, y ron­dar te­mas im­por­tan­tes con un tono dis­traí­do o li­ge­ro.

En al­gún tra­mo de la ex­ten­sa con­ver­sa­ción, Gel­blung ha­bló un po­co de sí mis­mo. Y más con­cre­ta­men­te, de su in­fan­cia. Ma­nio­bra as­tu­ta, por cier­to, en la que Cris­ti­na Fer­nán­dez ca­yó. Por­que ella ve­nía ofre­cien­do, has­ta en­ton­ces, una ver­sión del pe­ro­nis­mo más que na­da vi­ven­cial, la de la épo­ca de su ju­ven­tud, la de los tiem­pos en que se enamo­ró de Nés­tor, la de los le­ja­nos años 70, la de una mi­li­tan­cia año­ra­da que pa­re­ce ha­ber­se man­te­ni­do a una más que pru­den­te dis­tan­cia de los fo­cos que­man­tes de con­flic­to.

Abrien­do un in­ter­cam­bio de vi­ven­cias per­so­na­les por vi­ven­cias per­so­na­les, Gel­blung tra­jo a co­la­ción las su­yas, sus re­cuer­dos de la in­fan­cia. Y aun­que na­die cree de ver­dad que exis­ta inocen­cia en los ni­ños, Chi­che se las arre­gló pa­ra do­tar a las es­ce­nas de su ni­ñez de un ai­re (fal­so) de an­ge­li­ca­li­dad. Pues la in­fan­cia de Chi­che Gel­blung trans­cu­rrió du­ran­te el pri­mer pe­ro­nis­mo, es de­cir, du­ran­te un pe­río­do his­tó­ri­co que, ba­jo el cri­te­rio ex­clu­yen­te de las pro­pias ex­pe­rien­cias, ha­bía que­da­do has­ta en­ton­ces des­pla­za­do de la char­la.

Pri­me­ra evo­ca­ción de Chi­che: ape­nas de­rro­ca­do el pe­ro­nis­mo, en 1955, se lle­va a ca­bo una ex­po­si­ción pú­bli­ca (con ne­to afán de de­nun­cia) de los bie­nes de Pe­rón y Evi­ta. El ni­ño Chi­che asis­tió, lle­va­do por su pa­dre. Y el vie­jo Gel­blung evo­ca, aho­ra, en la te­le, la po­ca co­sa que en­ton­ces se ex­hi­bió y él con­tem­pló: de Evi­ta, ape­nas unos diez ves­ti­dos di­se­ña­dos por Paco Ja­man­dreu; de Pe­rón, un par de au­to­mó­vi­les, uno de los cua­les le re­sul­ta po­co me­nos que una ba­ta­ta. La in­di­rec­ta es cla­ra. Tan cla­ra, que no ha­bría ni que lla­mar­la in­di­rec­ta. ¿Con qué bie­nes, y con cuán­tos, se de­ja una pre­si­den­cia? ¿En qué es­ca­la es­ta­mos hoy, si se quie­re es­ta­ble­cer un pa­rá­me­tro de la fru­ga­li­dad o la opu­len­cia di­ri­gen­cial jus­ti­cia­lis­ta?

Chi­che re­me­mo­ra, Cris­ti­na es­cu­cha. Más re­cuer­dos: un abue­lo de Gel­blung fue te­so­re­ro del Par­ti­do Co­mu­nis­ta. Y el ni­ño Chi­che, que ju­ga­ba a la pe­lo­ta en la ve­re­da, ser­vía de cam­pa­na cuan­do se ha­cían las reunio­nes. ¿Por qué ra­zón? Pues por­que el je­fe de man­za­na, de­la­tor pro­fe­sio­nal del par­ti­do pe­ro­nis­ta, los de­nun­cia­ba a la po­li­cía de in­me­dia­to, an­te lo cual la po­li­cía ve­nía y los me­tía pre­sos a to­dos. “To­do es­to mu­cho an­tes de que vos na­cie­ras”, le di­ce Gel­blung a la ex pre­si­den­ta con evi­den­te iro­nía, pues lo di­ce co­mo si no exis­tie­ran ni los li­bros ni la his­to­ria. “To­do es­to mu­cho an­tes de que el Par­ti­do Co­mu­nis­ta se hi­cie­ra kirch­ne­ris­ta”, agre­ga a con­ti­nua­ción, con evi­den­te iro­nía tam­bién, pues no de­ja de re­sul­tar­le iró­ni­co un en­sam­ble se­me­jan­te des­pués de tan­ta per­se­cu­ción, tan­ta cár­cel, tan­to ata­que.

Cris­ti­na se mues­tra in­tere­sa­dí­si­ma, co­mo si es­tu­vie­se en­te­rán­do­se re­cién aho­ra de to­das es­tas co­sas, en Cró­ni­ca TV, y gra­cias a Chi­che Gel­blung. Le pro­po­ne in­clu­so pa­sar a ser ella la que ha­ga la en­tre­vis­ta, y que Gel­blung pa­se a ser el en­tre­vis­ta­do: le pro­po­ne ser ella la que pre­gun­ta, y no la que res­pon­de, ser ella la que in­da­ga, ser la que no sa­be. Por­que Chi­che ha pues­to el de­do en la lla­ga, o en una lla­ga: la del hos­ti­ga­mien­to an­ti­iz­quier­dis­ta por par­te del pe­ro­nis­mo, la de las to­mas de po­si­ción po­si­bles de la iz­quier­da an­te esos he­chos.

Pa­re­ció un seg­men­to de me­ro anec­do­ta­rio ba­nal en el trans­cur­so de la en­tre­vis­ta, pe­ro no lo era. In­clu­so a Cris­ti­na Kirch­ner pu­do pa­re­cer­le un seg­men­to de me­ro anec­do­ta­rio ba­nal. Pe­ro no lo fue. El pe­ro­nis­mo a ve­ces se pien­sa a sí mis­mo (Cris­ti­na lo di­jo ex­pre­sa­men­te, sien­do pre­si­den­ta to­da­vía) co­mo la úni­ca iz­quier­da po­si­ble. Y a la iz­quier­da se le plan­tea a me­nu­do el man­da­to de ser pe­ro­nis­ta (el pe­ro­nis­mo co­mo obli­ga­ción, ni si­quie­ra co­mo al­ter­na­ti­va). Pa­ra mí fue la par­te más ur­ti­can­te de to­da la en­tre­vis­ta. Mu­cho más que la de las pre­gun­tas so­bre la co­rrup­ción, que Cris­ti­na sor­teó sin in­mu­tar­se, ad­mi­tien­do ca­sos pun­tua­les y dán­do­se por per­se­gui­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.