Nau­fra­gio

Perfil (Sabado) - - ESCRITORES - ANGELICA GO­RO­DIS­CHER

Ven­go des­de ha­ce ra­to so­ñan­do con una is­la de­sier­ta. Es fá­cil. Eso de so­ñar, di­go. Lo que es di­fí­cil es tra­tar de con­ver­tir el sue­ño en reali­dad. Otros te­mas son más... no di­go fá­ci­les, pe­ro fac­ti­bles. Us­ted sue­ña con ser mi­llo­na­rio y cuan­do se des­pier­ta em­pie­za a aho­rrar, ha­ce una lis­ta de sus pa­rien­tes ri­cos y com­pra el cianuro o pien­sa a cuál se va a lle­var de pa­seo a la cum­bre del Acon­ca­gua: esos pro­yec­tos di­fí­ci­les, si no im­po­si­bles, de con­cre­tar. Pe­ro lo de la is­la de­sier­ta es mu­cho más com­pli­ca­do. Una, yo, una no tie­ne gui­ta pa­ra pa­gar el pa­sa­je en trans­atlán­ti­co y me­nos pa­ra com­prar un bar­co ad hoc. Qué ha­cer, en­ton­ces. Quién sa­be, en una de esas al­gún ig­no­ra­do pa­rien­te ri­co que vi­ve en New Or­leans o en Ruan­da me de­ja esa pe­que­ña su­ma pa­ra que yo cum­pla mis en­so­ña­cio­nes. Di­fí­cil, pe­ro ya se sa­be que la vi­da es ra­ra y a ca­da ra­to nos da una sor­pre­sa. Yo ha­go co­mo que vi­vo en una is­la de­sier­ta y le ju­ro que me sir­ve, me es útil, me ha­ce sen­tir me­jor, un ca­chi­to me­jor. Por­que por su­pues­to en una is­la de­sier­ta no ten­go que ha­cer di­li­gen­cias en ofi­ci­nas pú­bli­cas por­que no hay ofi­ci­nas pú­bli­cas, ale­lu­ya. Sí, es­ti­ma­do se­ñor, adi­vi­nó. Tu­ve que de­di­car dos días y me­dio a vi­si­tar las an­te­di­chas ofi­ci­nas, son­reír, ser ama­ble, ex­pli­car y, lo que es peor, aguan­tar las ex­pli­ca­cio­nes de los y las em­plea­dos/as pú­bli­cos/as. Lo peor de to­do fue eso de “ah, no, pe­ro an­tes ne­ce­si­ta el cer­ti­fi­ca­do de su­per­vi­ven­cia”. Y yo in­sis­tía: “Se­ño­ri­ta, ¿no bas­ta con que yo es­té aquí vi­va y sa­lu­da­ble char­lan­do con us­ted?”. Y, no. Tie­ne que ir a tal se­cre­ta­ría, pe­dir el for­mu­la­rio, ha­cer­lo se­llar en la Mu­ni­ci­pa­li­dad, ad­jun­tar co­pia de su par­ti­da de na­ci­mien­to y diez úl­ti­mos re­ci­bos de suel­do más cons­tan­cia de lo que gas­tó ayer en el su­per­mer­ca­do y fo­to de su pa­pá, de su ma­má, de su ma­dri­na, de su etc., etc., y traer to­do pa­ra cer­ti­fi­car y des­pués se ve­rá. Us­ted me di­rá que es­toy exa­ge­ran­do y ju­ro que no. Por al­go sue­ño con la is­la de­sier­ta. O ca­si de­sier­ta. Si ten­go que sa­lir a ca­zar pa­ra co­mer tal vez ne­ce­si­te un cer­ti­fi­ca­do del je­fe de la tri­bu pa­ra ca­zar co­ne­jos, que son sen­sa­cio­na­les a la ca­ce­ro­la con pa­pas y ce­bo­lla mo­ra­da, pe­ro eso se arre­gla: mi­re se­ñor je­fe, ne­ce­si­to ca­zar co­ne­jos, va­ya m’hi­ja que acá los co­ne­jos son pla­ga. En Ro­sa­rio de­be ha­ber co­ne­jos en al­gu­na par­te su­pon­go, y tam­bién je­fes de tri­bu, pe­ro yo pa­sé dos días vi­si­tan­do ofi­ci­nas pú­bli­cas to­do por­que ne­ce­si­té pro­bar que es­toy vi­va. Al fi­nal, le con­fie­so, es­tu­ve du­dan­do de mi pro­pia exis­ten­cia. Ca­ram­ba, ¿y si no lo es­toy? ¿Y si quien es­cri­be es mi fan­tas­ma? Dis­cul­pe, ter­mino acá por­que ten­go que pe­dir un turno ur­gen­te con mi psi­coa­na­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.