Alan Fae­na mos­tró sus te­so­ros y se­cre­tos al ‘New York Ti­mes’

En una no­ta con el me­dio es­ta­dou­ni­den­se, el em­pre­sa­rio abrió las puer­tas de su ca­sa en Mia­mi, don­de co­lec­cio­na pie­dras, ob­je­tos y un bu­da do­ra­do.

Perfil (Sabado) - - PROTAGONISTAS - AGUSTIN GA­LLAR­DO

El gus­to por el ar­te pues­to al ser­vi­cio del ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio. La ora­ción po­dría te­ner nom­bre y ape­lli­do: Alan Fae­na. En el último tiem­po, des­de que pu­so un pie en Mia­mi con el Dis­tri­to Fae­na el em­pre­sa­rio ha al­can­za­do már­ge­nes que se­gu­ra­men­te siem­pre so­ñó con tras­pa­sar. Y con su­pro­pues­ta es­té­ti­ca, es uno de los im­pul­so­res in­dis­cu­ti­dos de Mia­mi co­mo epi­cen­tro de la mo­vi­da co­mer­cial y cul­tu­ral del mun­do.

Aho­ra, con su tra­ba­jo, Fae­na ga­na lu­gar en la pren­sa de Es­ta­dos Uni­dos. Es­ta se­ma­na brin­dó un re­por­ta­je al New York Ti­mes en su ca­sa en Mia­mi, una pro­pie­dad –así lo de­ta­lla el me­dio es­ta­dou­ni­den­se– que per­te­ne­ció a Ro­bert Grey, quien fue­ra ase­sor de cua­tro pre­si­den­tes re­pu­bli­ca­nos. Dis­ten­di­do, Fae­na con­ce­dió una no­ta des­de su es­pa­cio pre­fe­ri­do de la ca­sa, ani­mán­do­se a mos­trar de­ta­lles con cien­tos de cris­ta­les y una ima­gen de Bu­da fir­ma­da por Michael Be­nisty, y has­ta a po­sar en me­dio de unos gran­des co­mi­llos– fal­sos– de ele­fan­te.

“Me gus­tan los lu­ga­res ex­hu­be­ran­tes, los co­lo­res, las su­per­po­si­cio­nes. Cuan­tas más ca­pas ha­ya en al­go, más pro­fun­do se­rá el lu­gar. Pe­ro no soy un de­co­ra­dor, soy un crea­ti­vo; ge­ne­ró lu­ga­res don­de real­men­te pue­do pen­sar y crear. No es lo que ve­rías en otros lu­ga­res”, di­jo el em­pre­sa­rio, quien fue se­lec­cio­na­do re­cien­te­men­te co­mo una de las cien per­so­nas más crea­ti­vas en el mun­do de los ne­go­cios por la pu­bli­ca­ción nor­te­ame­ri­ca­na Fast Com­pany.

Al res­pec­to, de­cla­ró: “Me sien­to hon­ra­do de ha­ber si-

do nom­bra­do y de unir­me al gru­po de per­so­nas que tra­ba­jan ca­da día po­si­ti­va­men­te. Siem­pre creí que si uno ha­ce lo que ama, to­do es po­si­ble. En se­guir mi co­ra­zón ra­di­ca mi fuer­za”. Esa pre­mia­ción lle­ga des­pués del debut de Fae­na Fo­rum, Fae­na Ba­zaar y Fae­na Park, mar­can­do la fi­na­li­za­ción de Fae­na Dis­trict Mia­mi Beach, un nue­vo ba­rrio en la ciu­dad de Mia­mi con la cul­tu­ra co­mo eje cen­tral del desa­rro­llo.

Cre­cer. Dar un vuel­co a va­rias in­dus­trias –la ho­te­le­ra, la mo­da, el ar­te, los em­pren­di­mien­tos in­mo­bi­lia­rios– no es al­go que su­ce­da to­do el tiem­po. Y mu­cho me­nos, en si­mul­tá­neo. Des­de que, en 2004, Fae­na se hi­zo fa­mo­so por crear el Fae­na Ho­tel Buenos Aires, el éxi­to de Fae­na Group hi­zo que des­em­bar­ca­ra en Mia­mi, don­de ha trans­for­ma­do los ho­te­les y con­do­mi­nios des­co­lo­ri­dos de la zo­na, un pro­yec­to de seis cua­dras que com­pren­de el ho­tel de 169 ha­bi­ta­cio­nes, el ho­tel Ca­sa Cla­rid­ge’s, de cin­cuen­ta ha­bi­ta­cio­nes, tres edi­fi­cios de con­do­mi­nios, un cen­tro cul­tu­ral y un com­ple­jo de co­mer­cios. El Dis­tri­to Fae­na, que re­ci­bió la de­no­mi­na­ción ofi­cial co­mo dis­tri­to de Mia­mi Beach en 2014, es­tá a diez minutos a pie, al nor­te de South Beach, y es la pie­za cen­tral de la con­di­ción emer­gen­te de Mi­dBeach co­mo des­tino de mo­da.

Cu­rio­so y em­pren­de­dor, Fae­na con­fe­só ser una per­so­na que vie­ne del mun­do de aque­llos que usan la ro­pa que les gus­ta. “Te­ner mis pie­dras y mi bas­tón, y usar lo que real­men­te me gus­ta, me per­mi­te ser más crea­ti­vo y co­nec­ta­do con­mi­go mis­mo”, ex­pre­só. “¿Es us­ted un cre­yen­te en el po­der de los cris­ta­les?”, le pre­gun­ta­ron. Ha­ce dos años, de­ta­lló Fae­na, se es­ta­ba ven­dien­do una co­lec­ción ita­lia­na del 1800, a la que ac­ce­dió y pu­do com­prar. “La ener­gía del lu­gar es real­men­te po­de­ro­sa”, des­cri­bió. Cuan­do lo con­sul­ta­ron por un ga­to de por­ce­la­na que tie­ne, ase­gu­ró que es la fan­ta­sía de la ca­sa. “Que­ría po­ner es­tos ti­gres. Me gus­tan. Ellos son mis guar­dia­nes de la ca­sa”, di­jo. Fae­na mos­tró, ade­más, otra de sus pie­zas fa­vo­ri­tas: una si­lla egip­cia de una vie­ja pe­lí­cu­la: “La en­con­tré en Los An­ge­les, en un in­tere­san­te lu­gar de an­ti­güe­da­des. Me gus­ta la mez­cla de co­sas in­tere­san­tes y her­mo­sas, de lo vie­jo a lo nue­vo, de los co­lo­res a las pie­dras”.

EN­TRE­VIS­TA. El em­pre­sa­rio dio una no­ta en la que, por pri­me­ra vez, de­jó ver su ca­sa en Mia­mi.

DE­TA­LLES. Fae­na com­pró una co­lec­ción de pie­dras. Tie­ne una si­lla egip­cia de una vie­ja pe­lí­cu­la y un bu­da de co­lec­ción.

FOTOS: AFP

IM­PO­NEN­TE. Vis­ta de par­te de su “reino” en Mia­mi. El edi­fi­cio que con­tie­ne una es­truc­tu­ra cir­cu­lar es el fa­mo­so mu­seo que Fae­na abrió pa­ra po­ten­ciar el ar­te mun­dial.

FAN. Fae­na tu­vo a Ma­don­na en la fies­ta inau­gu­ral de su ho­tel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.