Nues­tra ver­da­de­ra grie­ta es la so­cial, no la ideo­ló­gi­ca

El au­tor ad­vier­te que, más allá del rui­do de la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca, vi­vi­mos en un país con de­socu­pa­ción es­truc­tu­ral, pre­ca­ri­za­ción la­bo­ral y des­va­lo­ri­za­ción del tra­ba­ja­dor, ade­más de mi­llo­nes de po­bres.

Perfil (Sabado) - - EL OBSERVADOR -

Se ha vuel­to ha­bi­tual usar ex­pre­sio­nes co­mo “po­la­ri­za­ción” o “grie­ta” pa­ra des­cri­bir las ac­ti­tu­des con que los ar­gen­ti­nos pla ntea mos o de­ba­ti­mos los pro­ble­mas de nues­tro país. Es una si­tua­ción que preo­cu­pa, por­que dis­cu­tir des­de po­si­cio­nes ce­rra­das y an­ta­gó­ni­cas no con­tri­bu­ye a en­con­trar so­lu­cio­nes que de­ben ser co­mu­nes a to­dos. Más preo­cu­pan­te to­da­vía es que, tras esas di­vi­sio­nes po­lí­ti­cas o ideo­ló­gi­cas, se ocul­tan otras más pro­fun­das que tie­nen que ver con lí­neas de frac­tu­ra en nues­tra so­cie­dad. Una in­quie­tud le­gí­ti­ma. La po­la­ri­za­ción y el an­ta­go­nis­mo no son fe­nó­me­nos no­ve­do­sos en nues­tra his­to­ria. Sin pre­ten­der de­ta­llar to­dos los ca­sos, bas­ta re­cor­dar las di­vi­sio­nes que re­co­rren nues­tro pa­sa­do, des­de la de saa­ve­dris­tas y mo­re­nis­tas en nues­tros orí­ge­nes co­mo na­ción, has­ta la de pe­ro­nis­mo y an­ti­pe­ro­nis­mo, más cer­ca­na a nues­tros tiem­pos. De­ma­sia­das ve­ces los ar- gen­ti­nos nos he­mos en­fren­ta­do, con al­tos cos­tos pa­ra nues­tra con­vi­ven­cia. In­clu­so, no han fal­ta­do oca­sio­nes en las cua­les, en vez de en­ca­rar los pro­ble­mas con so­lu­cio­nes crea­ti­vas, se pre­ten­dió tra­zar una ba­rre­ra fí­si­ca en­tre un “ellos” y un

“no­so­tros”, co­mo la tris­te­men­te cé­le­bre y cos­to­sa Zan­ja de Al­si­na del te­rri­to­rio bo­nae­ren­se.

Al­gu­nos sa­bios lí­de­res ar­gen­ti­nos, tras lar­gos des­en­cuen­tros, su­pie­ron sa- car

las con­clu­sio­nes de nues­tra his­to­ria, y en lu­gar de se­guir ca­van­do zan­jas se de­di­ca­ron a cons­truir puen­tes. Pien­so, por ejem­plo, en el abra­zo his­tó­ri­co en­tre Pe­rón y Bal­bín. Sin em­bar­go, co­mo si no fué­se­mos ca­pa­ces de apro­ve­char esa lec­ción de gran­de­za, nue­va­men­te pa­re­ce­mos vol­ver a las an­da­das.

Dis­tin­tos ana­lis­tas vie­nen ex­pre­san­do una le­gí­ti­ma preo­cu­pa­ción por la ma­ne­ra de in­ter­pre­tar, in­for­mar y de­ba­tir so­bre nues­tro pre­sen­te. Las ac­ti­tu­des an­te los pro­ble­mas apa­re­cen mar­ca­das por la ad­he­sión a una pos­tu­ra gru­pal pre­de­ter­mi­na­da, ce­rra­da a es­cu­char otros ar­gu­men­tos y pre­dis­pues­ta a des­ca­li­fi­car­los de an­te­mano. Nos mos­tra­mos di­vi-

di­dos en par­cia­li­da­des, ca­da una de las cua­les se cree due­ña de la ver­dad y re­cha­za, “por prin­ci­pio”, cual­quier opinión que pro­ven­ga de “afue­ra” del gru­po pro­pio. Sus in­te­gran­tes, vol­ca­dos ha­cia aden­tro, se abro­que­lan en sus creen­cias y las de­fien­den co­mo un dog­ma in­cues­tio­na­ble: nu­clea­dos al­re­de­dor de un li­de­raz­go que na­die pue­de po­ner en du­da, tie­nen un com­por­ta­mien­to de clan, de tri­bu ce­rra­da, que a la cor­ta o a la lar­ga ac­túa de ma­ne­ra po­co de­mo­crá­ti­ca.

Cuan­do una so­cie­dad fun­cio­na así, la pri­me­ra víc­ti­ma es la po­lí­ti­ca. Con los cla­nes o sec­tas no hay in­ter­cam­bio de ideas, ni de­ba­te, ni bús­que­da de opi­nio­nes, mu­cho me­nos so­lu­cio­nes co­mu­nes.

Des­de sus orí­ge­nes, en el ágo­ra o pla­za pú­bli­ca de las po­lis, los an­ti­guos grie­gos des­cu­brie­ron la po­lí­ti­ca y la ló­gi­ca pa­ra su­pe­rar los en­fren­ta­mien­tos en­tre cla­nes, cons­tru­yen­do una co­mu­ni­dad ca­paz de in­te­grar­los. En el ágo­ra, los ciu­da­da­nos ex­pre­sa­ban sus pen­sa­mien­tos pro­pios, co­mo hom­bres li­bres, y de to­dos ellos sur­gía la sín­te­sis co­lec­ti­va, a par­tir de quie­nes eran ca­pa­ces de con­du­cir. La con­duc­ción, con­vie­ne re­cor­dar­lo, es el ar­te de guiar a los di­fe­ren­tes, a par­tir del de­ba­te y el con­ven­ci­mien­to en un pro­yec­to. En las sec­tas y en los cla­nes, no hay con­duc­ción, sino un sis­te­ma de obe­dien­cia, que ex­clu­ye a los de­más y ca­va una pro­fun­da di­vi­so­ria en el te­rreno que de­be­ría ser co­mún.

Co­mo si no hu­bié­se­mos apren­di­do na­da de nues­tra his­to­ria, más de un di­ri­gen­te re­cu­rre a la po­la­ri­za­ción y la fo­men­ta, con la mi­ra­da pues­ta en los re­sul­ta­dos que pue­da lo­grar elec­to­ral­men­te. Es una he­rra­mien­ta que tan­to unos co­mo otros han esgr imi­do y esgr imen, en una ac­tit ud que, más a llá de los dis­tin­tos ré­di­tos que les otor­gue, re­sul­ta de muy cor­to vuelo y, so­bre to­do, es con­tra­pro­du­cen­te pa­ra re- sol­ver los pro­ble­mas de los ar­gen­ti­nos.

Y más gra­ve aún es que esa “grie­ta” dis­cur­si­va o de “re­la­tos” ahon­da los an­ta­go­nis­mos y des­vía la aten­ción de la ver­da­de­ra frag­men­ta­ción que su­fri­mos: la so­cial.

La “grie­ta” más pe­li­gro­sa. En un país don­de uno de ca­da tres ha­bi­tan­tes es po­bre; don­de de ca­da diez per­so­nas en edad de tra­ba­jar, una es­tá com­ple­ta­men­te de­socu­pa­da, otras dos so­bre­vi­ven, en el me­jor de los ca­sos, con “chan­gas” y otras tres tie­nen tra­ba- jos “in­for­ma­les” o “en ne­gro”; en una Ar­gen­ti­na en la que ca­si 6 mi­llo­nes de ni­ños pa­de­cen po­bre­za y, en­tre ellos, más de un mi­llón per­te­ne­cen a fa­mi­lias que no llegan a cu­brir sus ne­ce­si­da­des de ali­men­ta­ción, es de­ma­sia­do evi­den­te que la so­cie­dad es­tá, más que “agrie­ta­da”, frac­tu­ra­da. Es es­ta “po­la­ri­za­ción” la que de­be preo­cu­par­nos an­te to­do y por so­bre to­das las co­sas.

Es una frag­men­ta­ción so­cial que, sin du­da, no sur­gió de la no­che a la ma­ña­na ni es res­pon­sa­bi­li­dad ex­clu­si­va de los ac­tua­les go­ber­nan­tes; sin em­bar­go, ten­go la im­pre­sión de que es­ta­mos an­te un Es­ta­do que no cui­da de la so­cie­dad.

¿Có­mo es po­si­ble que en la Ar­gen­ti­na de 2017, tras to­do lo que he­mos pa­de­ci­do y lu­cha­do pa­ra que no su­ce­die­ra, des­apa­rez­can per­so­nas y el Es­ta­do sea in­ca­paz de dar si­quie­ra una res­pues­ta?

Me re­fie­ro a la de­sa­pa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do, des­de lue­go, pe­ro tam­bién a tan­tas otras, que no siem­pre llegan a las ta­pas de los dia­rios, co­mo las de jó­ve­nes mu­je­res, in­clu­so ni­ñas, en mu­chos ca­sos víc­ti­mas de las re­des de tra­ta de per­so­nas.

¿Có­mo lla­mar, si no, a los ha­be­res de ju­bi­la­dos y pen­sio­na­dos que ape­nas re­pre­sen­tan un ter­cio de lo que los pro­pios or­ga­nis­mos ofi­cia­les con­si­de­ran la “ca­nas­ta bá­si­ca” pa­ra no ser po­bre?

Hom­bres y mu­je­res a los que, tras to­da una vi­da de tra­ba­jo, se los re­le­ga a la mi­se­ria, tra­tán­do­los co­mo “des­car­ta­bles”. Y co­mo si eso no fue­se su­fi­cien­te, se les re­cor­ta la co­ber­tu­ra de sa­lud, li­mi­tan­do los des­cuen­tos en los re­me­dios, por­que su­pues­ta­men­te “no cie­rran las cuen­tas” del PAMI.

¿Qué cui­da­do tie­ne el Es­ta­do y te­ne­mos co­mo so­cie­dad ha­cia mi­llo­nes de nues­tros chi­cos?

Las con­di­cio­nes de po­bre­za y has­ta de in­di­gen­cia de sus fa­mi­lias no só­lo los es­tán con­de­nan­do hoy a la mi­se­ria y la ex­clu­sión, sino a una te­rri­ble fal­ta de ho­ri­zon­te. Cuan­do pa­ra un ni­ño o un ado­les­cen­te la pers­pec­ti­va más “re­di­tua­ble” no es edu­car­se, tra­ba­jar y cons­truir una fa­mi­lia, sino con­ver­tir­se en “sol­da­di­to” de los nar­cos, co­mo ya es­tá ocu­rrien­do en más de un ba­rrio, es­ta­mos des­tru­yen­do nues­tro futuro.

Hoy nos ve­mos en la ne­ce­si­dad de pro­te­ger a nues­tra po­bla­ción de uno de los fla­ge­los más an­ti­guos de la hu­ma­ni­dad: el ham­bre. Un re­cien­te in­for­me de las Na­cio­nes Uni­das aler­ta so­bre su au­men­to en to­do el mun­do, co­mo re­sul­ta­do de las gue­rras y sus des­pla­za­mien­tos ma­si­vos de re­fu­gia­dos. Pe­ro en la Ar­gen-

Es evi­den­te que la so­cie­dad es­tá, más que “agrie­ta­da”, frac­tu­ra­da. Es es­ta po­la­ri­za­ción la que de­be preo­cu­par­nos por so­bre to­das las co­sas

ti­na, don­de no pa­de­ce­mos esos con­flic­tos bé­li­cos, re­sul­ta to­da­vía más inad­mi­si­ble que el ham­bre y la des­nu­tri­ción, que ha­ce cin­cuen­ta años no eran ha­bi­tua­les, se es­tén con­vir­tien­do ca­si en un da­to an­tro­po­ló­gi­co más de nues­tra so­cie­dad.

¿Có­mo es po­si­ble que un país ca­paz de pro­du­cir ali­men­tos pa­ra diez ve­ces su po­bla­ción, co­mo es el nues­tro, no ga­ran­ti­ce el ac­ce­so de to­dos sus ha­bi­tan­tes a es­te de­re­cho hu­mano esen­cial?

Es­ta­mos ha­blan­do del de­re­cho más ele­men­tal a la vi­da, sin el cual to­do lo de­más re­sul­ta le­tra muer­ta. ¿Có­mo pue­de ser que co­mo Es­ta­do y co­mo co­mu­ni­dad no le de­mos la prio­ri­dad ur­gen­te que exi­ge, y to­da­vía aguar­de su tra­ta­mien­to en el Con­gre­so el pro­yec­to de ley de emer­gen­cia ali­men­ta­ria, pre­sen­ta­do en agos­to?

Nin­guno de es­tos y otros g rav ísi mos pro­ble­ma s de nues­tra “grie­ta” so­cial se re­suel­ve con “re­la­tos” po­la­ri­za­dos ni con mar­ke­ting elec­to­ral, “son­deos de opinión” ni “fo­cus groups”. Re­quie­ren de po­lí­ti­ca, en el es­tric­to sen­ti­do de la pa­la­bra: me­di­das se­rias y res­pon­sa­bles, in­te­gra­das en un pro­yec­to orien­ta­do a re­sol­ver las ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción y de desa­rro­llo del país. ¿De­mo­ni­zan al sin­di­ca­lis­mo? Es in­du­da­ble que exis­ten sec­to­res de po­der que no sa­ben in­ter­pre­tar ni co­rres­pon­der a las ac­ti­tu­des res­pon­sa­bles y pru­den­tes del mo­vi­mien­to obre­ro or­ga­ni­za­do, en lu­gar de bus­car con­sen­sos, pro­pi­cian dis­cor­dias, cuan­do no pro­vo­ca­cio­nes.

Da­da mi con­di­ción de di­ri­gen­te gre­mial, quie­ro ex- pre­sar­me cui­da­do­sa­men­te al res­pec­to, ya que no se tra­ta de ha­cer una de­fen­sa “cor­po­ra­ti­va”, sino ins­ti­tu­cio­nal.

Des­de su fun­da­ción, en 1930, an­tes del na­ci­mien­to del pe­ro­nis­mo, en la CGT, co­mo prin­ci­pal en­ti­dad re­pre­sen­ta­ti­va de los tra­ba­ja­do­res, con­vi­ven dis­tin­tos com­por­ta­mien­tos, lo mis­mo que su­ce­de en otras or­ga­ni­za­cio­nes de la vi­da nacional. Cier­ta­men­te, es con­de­na­ble cuan­do hay de­li­tos, lo cual no quie­re de­cir que es­ta­mos or­ga­ni­za­dos co­mo una ma­fia.

Aho­ra bien, mu­chos quie­ren un mo­vi­mien­to obre­ro “des­ca­fei­na­do”, ma­nia­ta­do o cas­tra­do; otros pre­ten­den po­ner­nos hoy en esa si­tua­ción. Pe­ro eso, sim­ple­men­te, no va a ocu­rrir.

En las so­cie­da­des mo­der­nas, el sin­di­ca­to es con­si­de­ra­do un fac­tor vi­tal de la de­mo­cra­cia, ¿pue­de la atrac­ción po­de­ro­sa de un ti­tu­lar ig­no­rar el apor­te sus­tan­ti­vo que ha­ce el sin­di­ca­lis­mo?

Si los pro­ble­mas son ex­tre­ma­da­men­te gran­des y com­ple­jos, ¿quién los va a afron­tar?

¿Aca­so só­lo la de­nun­cia o la con­mo­ción de la in­jus­ti­cia so­cial ha­rá que la po­bre­za des­apa­rez­ca?

¿Los be­ne­fi­cios de las nue­vas tec­no­lo­gías ser­vi­rán pa­ra brin­dar más opor­tu­ni­da­des o van a con­cen­trar más la ri­que­za?

Si hay que ha­blar de de­ca­den­cia, hay que ha­cer­lo den­tro de un con­tex­to más am­plio don­de fi­gu­ren los sis­te­mas de in­for­ma­ción, la jus­ti­cia, los po­lí­ti­cos, el mun­do aca­dé­mi­co y los em­pre­sa­rios.

Si an­te es­ta di­fi­cul­tad al­gu­nos sin­di­ca­tos au­men­tan su du­re­za pa­ra de­mos­trar que no han per­di­do su vo­lun­tad de lu­cha, otros tien­den a ne­go­ciar el efecto de en­con­trar al­ter­na­ti­vas pa­ra sus tra­ba­ja­do­res. Son las dos ca­ras de la mis­ma mo­ne­da, úti­les pa­ra lo­grar los ob­je­ti­vos desea­dos. Por­que los pro­ble­mas es­tán ahí do­lo­ro­sa­men­te pre­sen­tes y no se los pue­de es­qui­var.

Se mi­re por don­de se mi­re, se tra­ta de una pers­pec­ti­va lle­na de in­tere­ses y ade­más irre­nun­cia­ble por­que es­tá en jue­go nues­tra pro­pia vi­da ins­ti­tu­cio­nal.

Más preo­cu­pa­cio­nes. Un mo­ti­vo más de preo­cu­pa­ción es la des­truc­ción del te­ji­do so­cial, que trae apa­re­ja­da la pér­di­da de los víncu­los de so­li­da­ri­dad, la agu­di­za­ción de los con­flic­tos y cre­cien­tes ries­gos pa­ra la con­vi­ven­cia.

Por mu­chas dé­ca­das, un só­li­do ele­men­to de cohe­sión so­cial en la Ar­gen­ti­na es­tu­vo da­do por la exis­ten­cia de una cul­tu­ra del tra­ba­jo, ba­sa­da en con­si­de­rar­lo co­mo un de­re­cho y en re­co­no­cer su dig­ni­dad co­mo crea­dor de la ri­que­za y el desa­rro­llo de la Na­ción.

Hoy, esa cul­tu­ra y la cohe­sión que ge­ne­ra­ba es­tán se­ria­men­te de­te­rio­ra­das por un fe­nó­meno que tie­ne lar­ga da­ta, al me­nos des­de el neo­li­be­ra­lis­mo de los años 90, pe­ro que no ha si­do re­ver­ti­do, sino que se ha agra­va­do. Me re­fie­ro a la frag­men­ta­ción que se ob­ser­va en el mun­do del tra­ba­jo, co­mo pro­duc­to de las mis­mas cau­sas de la “grie­ta” so­cial: de­socu­pa­ción estr uc­tu­ral, pre­ca­ri­za­ción la­bo­ral y des­va­lo­ri­za­ción del tra­ba­ja­dor, acom­pa­ña­das por mar­ca­das di­fe­ren­cias en las con­di­cio­nes de em­pleo, ca­pa­ci­ta­ción, sa­la­rios y ni­ve­les de vi­da en­tre dis­tin­tos sec­to­res.

El re­co­no­ci­do in­ves­ti­ga­dor de la his­to­ria del mo­vi­mien­to obre­ro ar­gen­tino Juan Car­los To­rre des­ta­ca­ba ha­ce po­co que en los úl­ti­mos t iem­pos ven imos per­dien­do la re­la­ti­va ho­mo­ge­nei­dad de las con­di­cio­nes de vi­da y de tra­ba­jo, que por mu­chos años fue un ras­go dis­tin­ti­vo de la Ar­gen­ti­na res­pec­to de otros paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na.

Esa ho­mo­ge­nei­dad es­ta­ba da­da por la in­ser­ción de am­plios sec­to­res al tra­ba­jo, con ga­ran­tía de sus de­re­chos la­bo­ra­les, una re­la­ti­va es­ta­bi­li­dad del em­pleo y la pro­tec­ción da­da por la se­gu­ri­dad so­cial. No sig­ni­fi­ca­ba que no hu­bie­ra di­fe­ren­cias, cla­ro que no eran tan mar­ca­das ni per­ma­nen­tes.

Hoy, la men­ta­ble­men­te, asis­ti­mos a una frag­men­ta­ción so­cial que tie­ne, en­tre sus más gra­ves con­se­cuen­cias, una dis­mi­nu­ción del sen­ti­do de so­li­da­ri­dad; por eso, Juan Car­los To­rre de­cía que el papel de la po­lí­ti­ca de­be­ría ser “su­tu­rar lo que la di­ná­mi­ca so­cial agrie­ta y se­pa­ra”.

Esa “su­tu­ra” re­quie­re po­lí­ti­cas que di­ri­jan el rum­bo del país ha­cia una ma­yor equi­dad y jus­ti­cia so­cial, re­cu­pe­ran­do el de­re­cho al tra­ba­jo y su dig­ni­dad. En úl­ti­ma ins­tan­cia, en el tras­fon­do de la “po­la­ri­za­ción” de los com­por­ta­mien­tos po­lí­ti­cos e ideo­ló­gi­cos es­tá esa “grie­ta” so­cial que de­be­mos so­lu­cio­nar, pa­ra constr uir nues­tro des­tino, … el de to­dos los ar­gen­ti­nos.

Na­da de es­to se re­suel­ve con re­la­tos po­la­ri­za­dos ni con mar­ke­ting elec­to­ral, son­deos de opinión o fo­cus groups. Ha­ce fal­ta po­lí­ti­ca, en sen­ti­do es­tric­to Se ne­ce­si­tan po­lí­ti­cas que di­ri­jan el rum­bo del país ha­cia una ma­yor equi­dad y jus­ti­cia so­cial, re­cu­pe­ran­do el de­re­cho al tra­ba­jo y su dig­ni­dad

IN­SUL­TOS. Nos mos­tra­mos di­vi­di­dos en par­cia­li­da­des, ca­da una de las cua­les se cree due­ña de la ver­dad y re­cha­za, “por prin­ci­pio”, cual­quier opinión que pro­ven­ga de “afue­ra” del grup po pro­pio. Se abro­que­lan en sus creen­cias y las de­fien­den co­mo un dog­ma in­cues­tio­na­ble, al­re­de­dor de un li­de­raz­go que na­die pue­de po­ner en du­da.

ORIGENES. Mo­reno y Saa­ve­dra, ca­pí­tu­lo inau­gu­ral, des­de los al­bo­res del país, de an­ti­no­mias que llegan has­ta nues­tros días.

JUAN CAR­LOS SCH­MID*

FOTOS: CEDOC PERFIL

LIMITES. No pue­de ha­ber des­apa­re­ci­dos, co­mo Mal­do­na­do. Y hay que per­se­guir de­li­tos, co­mo aque­llos de los que se acu­sa al Pa­ta Me­di­na, pe­ro evi­tar ver al sin­di­ca­lis­mo co­mo una ma­fia.

EX­TRE­MOS. Un país que pro­du­ce ali­men­tos pa­ra diez ve­ces su po­bla­ción tie­ne uno de ca­da tres ha­bi­tan­tes po­bre. El tra­ba­jo de­be en­fren­tar­se a las nue­vas tec­no­lo­gías.

FOTOS: CEDOC PERFIL

ZAN­JA DE AL­SI­NA. Sím­bo­lo fí­si­co de una ba­rre­ra en­tre "no­so­tros" y "ellos" en te­rri­to­rio bo­nae­ren­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.