Sa­car a los com­pe­ti­do­res

Perfil (Sabado) - - HOY - JORGE FON­TE­VEC­CHIA*

No só­lo a Ti­ne­lli, tam­bién al pre­si­den­te de San Lo­ren­zo, Matías Lam­mens, le ofre­cie­ron ser can­di­da­to de di­fe­ren­tes par­ti­dos. Lam­mens cuen­ta que no ha­ce mu­cho Ma­cri re­ci­bió a va­rios di­ri­gen­tes de fút­bol y les di­jo que “ser pre­si­den­te de un club es más di­fí­cil que ser pre­si­den­te del país”, re­fi­rién­do­se a to­das las in­tri­gas, in­tere­ses y pa­sio­nes que ge­ne­ra el fút­bol.

Otra de las ca­pa­ci­da­des que de­be desa­rro­llar la ex­pe­rien­cia de pre­si­dir un club de fút­bol es apren­der a con­vi­vir con la fac­ti­ci­dad más des­car­na­da: se pue­de

“Pre­si­dir un club de fút­bol es más di­fí­cil que pre­si­dir un país.” (Ma­cri)

ga­nar o per­der por lo for­tui­to de un ins­tan­te y, co­mo el que ga­na se lle­va to­da la glo­ria y el que pier­de, has­ta el es­car­nio, ga­nar im­por­ta más que la fi­de­li­dad a cual­quier cues­tión del mun­do de las ideas.

El pre­si­den­te del Ban­co Cre­di­coop, Car­los He­ller, que fue vi­ce­pre­si­den­te de Bo­ca de 1985 a 1995 y per­dió fren­te a Ma­cri, re­cuer­da que cuan­do acon­se­jó al jo­ven Mauricio de en­ton­ces su­mar­se a la co­mi­sión di­rec­ti­va, el ac­tual Pre­si­den­te le di­jo que iba a ser “nú­me­ro uno o na­da”. Ya a los trein­ta y po­cos años te­nía cla­ra su de­ter­mi­na­ción y la di­fe­ren­cia en­tre el pri­me­ro y el se­gun­do lu­gar.

Pro­yec­tan­do la po­lí­ti­ca ha­cia 2019 des­de la hi­pó­te­sis de un am­plio triun­fo de Cam­bie­mos en las elec­cio­nes na­cio­na­les de es­te mes, los com­pe­ti­do­res pa­ra la re­elec­ción de Ma­cri o de uno de su delfines, al­go que nun­ca hay que des­car­tar por­que Ma­cri no es­tu- vo acos­tum­bra­do a una vi­da muy es­for­za­da, exis­ten dos ame­na­zas: que el pe­ro­nis­mo lo­gre unir­se de­trás de un can­di­da­to fuer­te sin una Cris­ti­na Kirch­ner re­le­van­te por­que se va­ya in­sig­ni­fi­can­do en los pró­xi­mos dos años, o que emer­ja un nue­vo out­si­der de la po­lí­ti­ca que, gra­cias al re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co que ya ten­ga por otra ac­ti­vi­dad, en po­cos me­ses pue­da ar­mar una alian­za com­pe­ti­ti­va.

Pa­ra ser un can­di­da­to a pre­si­den­te com­pe­ti­ti­vo es con­di­ción ne­ce­sa­ria, aun­que no su­fi­cien­te, ser co­no­ci­do por la po­bla­ción de to­do el país, y po­cos po­lí­ti­cos del pan­pe­ro­nis­mo cum­plen hoy esa con­di­ción: Mas­sa, Ur­tu­bey y no mu­chos más. La con­ti­nui­dad de Cris­ti­na Kirch­ner con cier­ta re­le­van­cia se­ría la va­cu­na ideal con­tra esa po­si­ble unión del pan­pe­ro­nis­mo pe­ro, ¿có­mo ha­rían pa­ra cu­brir­se de un cis­ne ne­gro po­lí­ti­co: la emer­gen­cia ex­plo­si­va de un Trump más jo­ven y más pro­gre­sis­ta que pue­da con­tras­tar con el po­si­cio­na­mien­to de Cam­bie­mos?

Hay una ten­den­cia mun­dial a la apa­ri­ción de can­di­da­tos por fue­ra de la po­lí­ti­ca, que son mu­cho más con­vo­can­tes que los sur­gi­dos de evo­lu­ción par­ti­da­ria. Lo de­mues­tran las di­fi­cul­ta­des de Ran­daz­zo de uti­li­zar las he­rra­mien­tas tra­di­cio­na­les de las in­ter­nas par­ti­da­rias pa­ra con­ti­nuar su ca­rre­ra po­lí­ti­ca o la cre­cien­te li­mi­ta­ción de los go­ber­na­do­res del in­te­rior del país pa­ra ha­cer­se co­no­ci­dos na­cio­nal­men­te, a par­tir de la na­cio­na­li­za­ción de los me­dios de Buenos Aires por el ca­ble y los ca­na­les de noticias que po­nen fo­co só­lo en los pro­ta­go­nis­tas del Gran Buenos Aires (Ma­ría Eu­ge­nia Vidal y Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta por Cam­bie­mos hoy, y Scio­li y Mas­sa por el pan­pe­ro­nis­mo en la elec­ción an­te­rior).

Un con­flic­to elec­to­ral con al­guien fue­ra de los par­ti­dos que ten­ga mu­cho re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co y ha­ya de­mos­tra­do in­te­rés por la po­lí­ti­ca no es una hi­pó­te­sis pa­ra des­con­si­de­rar por par­te del Go­bierno. In­ter­na­men­te, ya hu­bo de- mos­tra­cio­nes de in­te­rrup­ción del cre­ci­mien­to de fi­gu­ras que pu­die­ran ha­cer­le som­bra (a Ma­cri o sus delfines) co­mo Al­fon­so Prat-Gay y Mar­tín Lous­teau. Y de ma­ne­ras me­nos ex­plí­ci­tas, es pro­ba­ble que ha­yan he­cho lo mis­mo con el neu­ró­lo­go Fa­cun­do Ma­nes al ofre­cer­le ir se­gun­do en­tre los can­di­da­tos a dipu­tado po­cos días an­tes del cie­rre de lis­tas, ge­ne­ran­do su au­to­ex­clu­sión de es­tas elec­cio­nes. O mo­vien­do sus in­fluen­cias pa­ra que Mar­ce­lo Ti­ne­lli no fue­ra pre­si­den­te de la AFA. Tan­to en el ca­so de Ma­nes co­mo en el de Ti­ne­lli, sin que pu­die­ran lo­grar ser el “nú­me­ro uno”, re­me­mo­ran­do la im­por­tan­cia que Macr i le asig­na a esa po­si­ción en la re­pues­ta a Car­los He­ller cuan­do co­men­za­ba su ca­rre­ra co­mo di­ri­gen­te de Bo­ca.

Cuan­do las so­cie­da­des quie­ren cam­biar de pre­si­den­tes, no lo ha­cen por al­guien pa­re­ci­do sino por quien re­pre­sen­te otros va­lo­res y cree otras es­pe­ran­zas. Des­pués de un em­pre­sa­rio, un mé­di­co, co­mo hu­bie­ra po­di­do ser Fa­va­lo­ro si hu­bie­ra ha­bi­do de­mo­cra­cia, o co­mo Ar­tu­ro Illia, que lo lo­gró, po­dría ser al­guien desea­ble pa­ra pre­si­den­te. En el ca­so de Ma­nes, co­mo en el de Fa­va­lo­ro, la ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­car crea otra di­fe­ren­cia. Es­te mar­tes 3 él re­ci­bió el Pre­mio Perfil a la In­te­li­gen­cia en la ca­te­go­ría que es ele­gi­da por la au­dien­cia de Perfil.com que, al te­ner un to­tal de 10 mi­llo­nes de usua­rios úni­cos, es bas­tan­te re­pre­sen­ta­ti­va de to­da la so­cie­dad. El dis­cur­so de al­gu­nos minutos que dio Ma­nes al re­ci­bir su pre­mio so­bre qué sig­ni­fi­ca la in­te­li­gen­cia y su di­fe­ren­cia con la vi­ve­za es un buen ejem­plo, y re­co­mien­do ver­lo en e.perfil. com/pre­mio-ma­nes.

El ca­so de Ti­ne­lli es di­fe­ren­te, su cul­tu­ra es más afín con el pe­ro­nis­mo y los va­lo­res que re­pre­sen­ta no es­tán en el as­pi­ra­cio­nal La ten­den­cia mun­dial es a cis­nes ne­gros que, por fue­ra de los par­ti­dos, les ga­nan a los po­lí­ti­cos del pro­gre­so sino en la sa­tis­fac­ción del pre­sen­te, tan fun­cio­nal al pos­mo­der­nis­mo; pe­ro en cual­quie­ra de los ca­sos, am­bos re­pre­sen­tan va­lo­res di­fe­ren­tes a los de Ma­cri.

Si la eco­no­mía des­pe­ga­ra de ver­dad, en 2019 no ha­bría una so­cie­dad que quie­ra cam­biar de ci­clo, pe­ro si la si­tua­ción die­ra pa­ra que la opo­si­ción lle­ga­se a un ba­llot­ta­ge, la si­tua­ción se­ría com­pli­ca­da pa­ra el ofi­cia­lis­mo. Si en 2015 no hu­bie­ra ha­bi­do PA­SO que hi­cie­ran de la elec­ción una es­pe­cie de segunda vuel­ta y, al ser una pre­si­den­cial, hu­bie­ra crea­do la po­si­bi­li­dad de un do­ble ba­llot­ta­ge, Ma­cri no se­ría pre­si­den­te por­que no hu­bie­ra po­di­do ape­lar al vo­to útil de quie­nes vo­ta­ron por Mas­sa en las PA­SO 2015.

Vol­vien­do al fút­bol: el que ga­na por pe­na­les tam­bién es cam­peón, y qui­zá por eso Ma­ci pre­fie­ra cu­brir­se ha­cien­do pro­fi­la­xis elec­to­ral pre­ven­ti­va.

FOTOS: CEDOC PERFIL

MA­NES Y TI­NE­LLI. No pu­die­ron ser Nº 1 de la lis­ta y de la AFA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.