Ra­dio­gra­fía del ar­te po­pu­lar ar­gen­tino

Perfil (Sabado) - - CINE / CRITICA - ANA­LÍA MEL­GAR

El guión y la dirección de Te­re­sa Cos­tan­ti­ni en Yo soy así. Ti­ta de Buenos Aires po­ne el acen­to en la vi­da per­so­nal, es­pe­cial­men­te amo­ro­sa, de Ti­ta Me­re­llo. La re­cons­truc­ción fic­cio­na­li­za­da de la carismática ac­triz y can­tan­te, a car­go de una con­vin­cen­te Mer­ce­des Fu­nes, la pre­sen­ta co­mo una ni­ña que ha su­fri­do desamor, mal­tra­to y abu­so se­xual, y co­mo una adul­ta en­fer­mi­za­men­te de­pen­dien­te de su amor por Luis San­dri­ni –Da­mián De San­to, quien re­pro­du­ce la in­con­fun­di­ble dic­ción del có­mi­co– y su an­he­lo nun­ca rea­li­za­do de ca­sar­se con él.

Pe­ro la mis­ma pe­lí­cu­la pue­de ver­se co­mo un re­tra­to de ar­tes y ar­tis­tas po­pu­la­res, des­de fi­nes de la dé­ca­da del 20 has­ta la Ar­gen­ti­na de la Re­vo­lu­ción Li­ber­ta­do­ra. El te­lón de fon­do de es­te film bio­grá­fi­co es, más bien, un per­so­na­je co­lec­ti­vo que sos­tie­ne a la pro­ta­go­nis­ta. Así pues, se ha­ce un re­co­rri­do por tea­tros co­mo el Ba­ta­clán, en el que, en la zo­na por­tua­ria, Me­re­llo ha­bía co­men­za­do su ca­rre­ra co­mo co­ris­ta, en un ám­bi­to en el que la cul­tu­ra fran­ce­sa y el tan­go ar­gen­tino con­vi­vían, con un com­par­ti­do es­pí­ri­tu de ca­ba­ret. El Mai­po, el Ta­ba­rís, el Ave­ni­da, el Smart (don­de ac­tual­men­te fun­cio­na el Mul­ti­tea­tro) son los es­pa­cios don­de se tes­ti­mo­nia el desa­rro­llo del tan­go y del tea- tro nacional. Allí Ti­ta-Fu­nes can­ta éxi­tos co­mo: Qué va­cha­ché (Enrique San­tos Dis­cé­po­lo), Pi­pis­tre­la (Fer­nan­do Ochoa) y, en la re­cons­truc­ción de los Es­tu­dios Buenos Aires de 1954, la in­fal­ta­ble Se di­ce de mí, du­ran­te la fil­ma­ción de Mer­ca­do de Abas­to. Por allí, cir­cu­lan la ga­le­ría de pró­ce­res del tan­go, co­mo Ca­na­ro, Ca­dí­ca­mo, Del Ca­rril y has­ta Gar­del, sin fal­tar una re­cons­truc­ción no mi­mé­ti­ca de Eva y Juan Pe­rón, co­mo par­te de la fre­cuen­te aso­cia­ción ar­gen­ti­na en­tre ar­tis­tas y po­lí­ti­cos.

La ta­len­to­sa Ana Ma­ría Ste­kel­man de­ja su mar­ca en las co­reo­gra­fías del film, en las que, fiel a su es­ti­lo, com­bi­na su ex­per­ti­cia tan­to pa­ra el tan­go co­mo pa­ra otras dan­zas es­cé­ni­cas. La acom­pa­ña un im­pe­ca­ble gru­po de bailarines, li­de­ra­dos por la em­ble­má­ti­ca pa­re­ja de la com­pa­ñía de Ste­kel­man, Tan­go­ki­ne­sis, la pe­que­ña y po­de­ro­sa No­ra Ro­bles, jun­to a su ca­ba­lle­ro­so par­te­nai­re, Pe­dro Cal­vey­ra.

BUE­NA VIS­TA

ELLA. Fu­nes cum­ple en el rol de re­pre­sen­tar a Ti­ta Me­re­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.