BAS­TA

Perfil (Sabado) - - SELECCION NACIONAL - JA­VIER CALVO

En el fút­bol, co­mo en la vi­da, a ve­ces hay que lle­gar al fon­do pa­ra re­na­cer. Pe­ro al fon­do fon­do. Un lu­gar des­de don­de ya no se pue­da caer más. Pa­ra que ha­ya chan­ces de que sur­ja al­go nue­vo y me­jor. Di­fí­cil cons­truir al­go so­bre ci­mien­tos po­dri­dos o contaminados. Es im­po­si­ble, di­gá­mos­lo.

El fút­bol ar­gen­tino, y es­pe­cial­men­te la Se­lec­ción, vie­nen en caí­da li­bre des­de ha­ce tiem­po. Erro­res y ho­rro­res que en es­ta edi­ción de PERFIL se des­cri­ben y ana­li­zan con lujo de de­ta­lles. Son res­pon­sa­bles de ellos gran par­te de los pro­ta­go­nis­tas de un sis­te­ma en­fer­mo: di­ri­gen­tes, ba­rras, ju­ga­do­res, téc­ni­cos, go­bier­nos y em­pre­sas o em­pre­sa­rios que in­ten­tan que el ne­go­cio si­ga y crez­ca co­mo sea.

En un país tan fut­bo­le­ro co­mo el nues­tro es com­pli­ca­do di­na­mi­tar esa es­truc­tu­ra, que lle­va dé­ca­das, sin un alto cos­to so­cial. Una pe­que­ña prue­ba se vi­vió a co­mien­zos de año, cuan­do el tor­neo ofi­cial de pri­me­ra de­mo­ró me­ses en arran­car y no sa­bía­mos có­mo enfrentar la abs­ti­nen­cia.

Por eso, lo más pa­re­ci­do a que ex­plo­te to­do y que sim­bó­li­ca­men­te no que­de na­da pa­ra te­ner la po­si­bi­li­dad de eri­gir al­go dis­tin­to, es que Ar­gen­ti­na no va­ya al Mun­dial de Ru­sia. No se tra­ta de un de­seo, sino de una ne­ce­si­dad. La ne­ce­si­dad de to­car fon­do. Pe­ro fon­do fon­do. Pa­ra que eso nos per­mi­ta de­cir bas­ta y ter­mi­nar con un sta­tus quo ca­da vez más de­gra­dan­te.

Un triun­fo mi­la­gro­so en Ecua­dor (por­que vis­to el desem­pe­ño de jue­go, só­lo se po­dría ex­pli­car des­de el cos­ta­do de la fe) no só­lo nos de­po­si­ta­ría en el Mun­dial. Con ello se alen­ta­ría el “si­ga si­ga” o el “to­do pa­sa” tan nues­tros, no só­lo en el fút­bol. El pro­ce­so in­clu­ye his­tó­ri­ca­men­te una suer­te de fal­sa au­to­crí­ti­ca pa­ra que, en el fon­do, no cam­bie na­da.

Es tris­te la ver­dad de que ne­ce­si­te­mos un dis­pa­ra­dor pa­ra de­cir bas­ta, pe­ro pa­re­ce que no te­ne­mos re­me­dio. Se ha­ce to­do mal y se bus­ca en­men­dar con al­go peor. Sin lí­mi­tes, ade­más. Ape­nas una mues­tra en el par­ti­do cru­cial con Pe­rú: en bus­ca de que el alien­to en­va­len­to­na­ra a nues­tros ali­caí­dos pa­ta­du­ras, se les en­tre­gó el con­trol de la Bom­bo­ne­ra a de­lin­cuen­tes dis­fra­za­dos de hinchas. Ba­rras de Bo­ca que co­bra­ron por eso. La en­tre­ga a la in­dig­ni­dad es to­tal, en nom­bre de ir a Ru­sia co­mo sea. En­ci­ma de in­digno, in­efi­cien­te.

Por eso, pa­ra com­ba­tir y cor­tar de raíz y de una vez por to­das se­me­jan­te des­com­po­si­ción, lo me­jor es que nos que­de­mos fue­ra del Mun­dial. No hay po­si­bi­li­dad de edi­fi­car al­go me­jor so­bre es­to que te­ne­mos. Veo ve­nir la an­da­na­da con­tra es­ta pos­tu­ra tan ex­tre­ma y con­tro­ver­ti­da co­mo ho­nes­ta. Ha­brá en esas crí­ti­cas des­de in­tere­ses crea­dos has­ta ge­nui­nos ar­gu­men­tos más gra­dua­lis­tas. Ello se res­pe­ta pe­ro no nos de­ja caer en la ten­ta­ción de­ma­gó­gi­ca, al­go que re­pli­ca­mos en to­da la lí­nea editorial de PERFIL y no des­de hoy.

Así, por ca­so, en la cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria del lanzamiento de es­te dia­rio ver­sión 1998, el slo­gan prin­ci­pal plan­tea­ba las enor­mes di­fe­ren­cias en­tre lo que se de­cía y lo que se de­bía de­cir. Un ejem­plo fue la ima­gen de Ma­ra­do­na en su pri­mer gol a In­gla­te­rra en el 86, en la que PERFIL plan­tea­ba que don­de de­cía “la mano de Dios” de­bió de­cir “ti­ro li­bre pa­ra los in­gle­ses”.

Vi­vir en ba­se a tram­pas nos ex­po­ne a es­tas si­tua­cio­nes des­hon­ro­sas. Pa­ra que ha­ya al­gu­na es­pe­ran­za de cam­biar, bas­ta.

UN TRIUN­FO EN ECUA­DOR ALENTARIA EL “SI­GA, SI­GA” O EL “TO­DO PA­SA” TAN NUES­TROS

SER­GIO PIEMONTE

CAIDA LI­BRE. No se pue­de cons­tuir al­go só­li­do so­bre ci­mien­tos contaminados. Es im­po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.