Do­lor de Má­xi­ma en el adiós a su her­ma­na

La rei­na can­ce­ló su agen­da pú­bli­ca y via­jó pa­ra el se­pe­lio. En la ce­re­mo­nia, ella y sus tres her­ma­nos can­ta­ron Knoc­kin’on the heaven door, de Bob Dy­lan.

Perfil (Sabado) - - PORTADA - AGUS­TIN GA­LLAR­DO

“¡Con mi her­ma­na no te me­tas!”, le di­jo Má­xi­ma a un in­ter­lo­cu­tor crí­ti­co, uno de los con­se­je­ros de la co­ro­na que lla­mó la aten­ción so­bre la ves­ti­men­ta que lle­va­ba Inés Zo­rre­guie­ta. La me­nor de la fa­mi­lia, “la mi­ma­da por to­dos”, la psi­có­lo­ga con al­ma de can­tan­te, ha­bía lle­ga­do a Ho­lan­da en una de sus pri­me­ras vi­si­tas con lo pues­to: un look dark y acor­de pa­ra aque­llos tiem­pos don­de su­fría ha­cia aden­tro por no es­tar con­for­me con su cuer­po. Y ahí es­tu­vo su her­ma­na ma­yor, la rei­na, re­ci­bién­do­la en ese, su nue­vo mun­do, el de los pro­to­co­los.

Acom­pa­ña­da de Gui­ller­mo, el rey y sus hi­jas, las prin­ce­sas Ca­ta­li­na, Ama­lia, y Ariadna, Má­xi­ma lle­gó ayer mis­mo a las 5:30 am en un avión de la ae­ro­lí­nea KLM que ate­rri­zó en Ezei­za. Des­pués del me­dio­día to­da la fa­mi­lia y ami­gos des­pi­die­ron a Inés en el Ce­men­te­rio La fa­mi­lia real posando en 2007 cuan­do Inés fue nom­bra­da ma­dri­na de Ariadna. 2. Má­xi­ma avan­za jun­to a Gui­ller­mo en el Ce­men­te­rio Me­mo­rial. 3. Los res­tos de Ia her­ma­na de Má­xi­ma son lle­va­dos por los fa­mi­lia­res. 4. La lle­ga­da de la rei­na al Ce­men­te­rio. 5. Ma­ría del Car­men Ce­rru­ti, la ma­dre do­li­da por la pér­di­da de su hi­ja. 6. Ariadna, la ahi­ja­da de Inés, con su pa­dre. 7. Mar­tín, uno de sus her­ma­nos, jun­to a su ma­dre Ma­ría del Car­men y Ama­lia, la ma­yor de las prin­ce­sas y he­re­de­ra al trono.

Má­xi­ma y Juan Zo­rre­guie­ta, que vi­ve en Aus­tria, acom­pa­ña­rán a su ma­dre.

Me­mo­rial. En la ce­re­mo­nia, Má­xi­ma y sus her­ma­nos can­ta­ron Knoc­kin’on the heaven’s door, de Bob Dy­lan.

En un co­mu­ni­ca­do, la co­ro­na ho­lan­de­sa ha­bía in­for­ma­do el jue­ves que la fa­mi­lia real sus­pen­día su agen­da pa­ra los pró­xi­mos días y se tras­la­da­ba a la Ar­gen­ti­na, pa­ra des­pe­dir los res­tos de Inés. Tras par­ti­ci­par de la ce­re­mo­nia, el rey Gui­ller­mo vol­ve­rá a su país pa­ra con­ti­nuar con su agen­da, que pre­vé un via­je de Es­ta­do el lu­nes 11 a los paí­ses bál­ti­cos, Le­to­nia, Li­tua­nia y Es­to­nia, don­de per­ma­ne­ce­rá has­ta el vier­nes 15. En tan­to Má­xi­ma tie­ne pen­san­do que­dar­se unos días más pa­ra acom­pa­ñar a su ma­dre, Ma­ría del Car­men Ze­rru­ti, quien vi­vió la peor par­te: fue ella quien en­con­tró muer­ta a su hi­ja en su ca­sa de Ca­ba­lli­to, ubi­ca­da en la calle Río de Ja­nei­ro al 200.

Al­re­de­dor de las 22, la ma­dre y una ami­ga de Zo­rre­guie­ta acor­da­ron ir has­ta el de­par­ta­men­to de Inés, por­que no ha­bían po­di­do co­mu­ni­car­se con ella en to­do el día. Al que­rer in­gre­sar al dor­mi­to­rio, la ami­ga ad­vir­tió que la puer­ta no po­día abrir­se por lo que ejer­ció fuer­za so­bre ella y en­con­tró a Inés Zo­rre­guie­ta fa­lle­ci­da. Su ma­dre en­tró en shock y tu­vo que re­ci­bir ahí mis­mo, y más tar­de en un hos­pi­tal, asis­ten­cia psi­co­ló­gi­ca. La Fis­ca­lía Na­cio­nal en lo Cri­mi­nal y Co­rre­cio­nal Nº 19, es­tá a car­go de la in­ves­ti­ga­ción. To­do in­di­ca que fue un sui­ci­dio.

“Re­cor­da­ré tu ca­li­dez, sen­si­bi­li­dad y de­di­ca­ción”, es­cri­bió la mi­nis­tra Ca­ro­li­na Stan­ley

Ba­jo perfil. Inés era la me­nor de cua­tro her­ma­nos, fru­to del ma­tri­mo­nio que tu­vo su pa­dre Jorge Zo­rre­guie­ta – fa­lle­ci­do en 2017– con Ce­rru­ti Ca­rri­cart. En 2008 se gra­duó en Psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Bel­grano, don­de pre­sen­tó la te­sis ti­tu­la­da: “Di­fe­ren­cias de gé­ne­ro en el sui­ci­dio y con­duc­tas vin­cu­la­das”. Al año si­guien­te co­men­zó a tra­ba­jar en la ONU en Pa­na­má en Re­cur­sos Hu­ma­nos y Co­mu­ni­ca­cio­nes. En 2012 se co­no­ció que la jo­ven su­fría de anore­xia y de­pre­sión, y tu­vo en­ton­ces que ser in­ter­na­da una clí­ni­ca neu­ro­psi­quiá­tri­ca. En fe­bre­ro de 2016 fue no­ti­cia al ser de­sig­na­da con un pues­to en la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ad­mi­nis­tra­ción de la Se­cre­ta­ría Eje­cu­ti­va del Con­se­jo Na­cio­nal de Coor­di­na­ción de Po­lí­ti­cas So­cia­les de la Pre­si­den­cia de la Na­ción. “Es­tu­vo unos me­ses y se fue. No se re­la­cio­na­ba mu­cho con la gen­te”, con­ta­ron a PERFIL des­de esa car­te­ra. Tiem­po más tar­de, con­si­guió tra­ba­jo en la Se­cre­ta­ría de In­te­gra­ción So­cio Ur­ba­na, en el Mi­nis­te­rio de Ac­ción So­cial. “Es­tu­vo en la di­rec­ción de desa­rro­llo hu­mano ar­man­do las es­tra­te­gias y en el área de su­mi­nis­tros”, con­ta­ron a PERFIL. “Re­cor­da­ré tu ca­li­dez, sen­si­bi­li­dad y de­di­ca­ción”, es­cri­bió en su adiós la mi­nis­tra de esa caer­te­ra Ca­ro­li­na Stan­ley.

Inés ama­ba la mú­si­ca y de­jó gra­ba­das más de trein­ta can­cio­nes. “Ha­ce unos años se acer­có a mí una per­so­na pa­ra de­cir­me que ella que­ría que le gra­be unos te­mas, pe­ro que no te­nia de­ma­sia­do di­ne­ro pa­ra pa­gar­los. Des­pués su­pe que era la her­ma­na de Má­xi­ma”, con­tó a PERFIL un pro­duc­tor mu­si­cal que la co­no­ció.

Fue una des­pe­di­da ín­ti­ma en un ce­men­te­rio de Pi­lar. La rei­na y su fa­mi­lia vo­la­ron de in­me­dia­to des­de Ho­lan­da.

FOTOS: CEDOC PERFIL

1

ALBUM. 1.

PÀBLO CUARTEROLO

3

FOTOS: SERGIO PIEMONTE

2

FOTOS: AFP

6

7

5

4

ALBUM. 1. Inés du­ran­te una char­la que dio Má­xi­ma ha­ce unos años. 2. Ves­ti­da de ga­la en Aus­tria, du­ran­te el ca­sa­mien­to de Juan, su her­mano. 3. En 2007, en el bau­tis­mo de su ahi­ja­da en Ho­lan­da. 4. Ha­ce unos me­ses, en una de sus úl­ti­mas imá­ge­nes ha­cien­do mú­si­ca. 5. Acom­pa­ñan­do a su pa­dre, Jorge. 6. En el funeral de su pa­dre. 7. En el po­lo con su her­mano. 6

7

5

2

1

3

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.