Vie­jas in­ter­nas en­tre di­plo­má­ti­cos y la Ro­sa­da por el fa­lli­do par­ti­do en Israel

No ce­de el ma­les­tar en­tre los fun­cio­na­rios de ca­rre­ra. Acu­san al Go­bierno de “de­jar ha­cer” a la AFA, con­tra­rio a la tra­di­ción del país de neu­tra­li­dad en Orien­te Me­dio.

Perfil (Sabado) - - POLITICA - MA­RIANO BELDYK

Israel y Ar­gen­ti­na ha­brán ce­rra­do el cor­to­cir­cui­to que pu­do desatar­se tras la sus­pen­sión del amis­to­so en Je­ru­sa­lén, pe­ro al­gu­nas he­ri­das aún su­pu­ran en la di­plo­ma­cia lo­cal por có­mo se con­du­jo la Ca­sa Ro­sa­da. En for­ma so­la­pa­da den­tro de la Can­ci­lle­ría y más abier­ta en­tre al­gu­nos ex em­ba­ja­do­res, cir­cu­ló un in­di­si­mu­la­do ma­les­tar por la fal­ta de aten­ción del Go­bierno a las aler­tas diplomáticas que se dis­pa­ra­ron se­ma­nas an­tes del des­plan­te. Le­jos de un pe­ca­do de in­ge­nui­dad, al­gu­nos lo atri­bu­yen a un “de­jar ha­cer” pre­si­den­cial a la AFA que pu­do da­ñar la tra­di­ción di­plo­má­ti­ca ar­gen­ti­na en Me­dio Orien­te.

“Si el Go­bierno hu­bie­se ver­da­de­ra­men­te que­ri­do que el par­ti­do de fút­bol con­tra Israel no se ju­ga­ra en Je­ru­sa­lén, la AFA no hu­bie­ra tar­da­do diez mi­nu­tos en obe­de­cer. Un lla­ma­do de cual­quier au­to­ri­dad bas­ta­ba. El Go­bierno fue el prin­ci­pal res­pon­sa­ble, no (Clau­dio) Ta­pia”, tui­teó Cé­sar Ma­yo­ral, ex re­pre­sen­tan­te en Naciones Uni­das. Sus ca­rac­te­res, a man­sal­va, re­fle­ja­ron la in­dig­na­ción que otros com­par­tie­ron en pri­va­do.

“Creo que es­te go­bierno hi­zo al­go muy bueno al re­to­mar la amis­tad con los paí­ses ade­cua­dos, por va­lo­res y cul­tu­ra ade­más de in­tere­ses”, co­men­tó un di­plo­má­ti­co que cir­cu­ló por Washington, en­tre otros des­ti­nos. “En el día a día, en cam­bio, la po­lí­ti­ca ex­te­rior si­gue hoy un úni­co prin­ci­pio: ‘hay que so­lu­cio­nar la eco­no­mía’. Co­mo fa­bu­lan que no se pue­de ha­cer sin la ayu­da de la Ca­sa Blan­ca, es­tán dis­pues­tos a to­do por ello”. In­tere­ses. Es­ta­dos Uni­dos e Israel son so­cios en el jue­go geo­po­lí­ti­co de Orien­te Me­dio y la Ar­gen­ti­na ha pro­cu­ra­do en es­tos úl­ti­mos dos años no he­rir las sus­cep­ti­bi­li­da­des de am­bos me­dian­te ges­tos –abs­ten­cio­nes en or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les– y si­len­cios –an­te epi­so­dios co­mo el tras­la­do de la em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se a Je­ru­sa­lén–. Lo hi­zo a cos­ta de tor­cer su pro­pia tra­di­ción de equi­dis­tan­cia y ce­ñi­mien­to a las re­so­lu­cio­nes de la ONU en es­te con­flic­to.

Fren­te a lo ocu­rri­do, la Can­ci­lle­ría cul­pó a la AFA. Lo hi­zo en for­ma re­ser­va­da pri­me­ro y lue­go el pro­pio can­ci­ller Jorge Fau­rie ofi­ció de pun­ta de lan­za. “Chi­qui” Ta­pia ab­sor­bió el gol­pe cuan Ca­bral pos­mo­derno. A los ojos del mun­do, no obs­tan­te, la can­ce­la­ción se apro­xi­ma más a una vic­to­ria de la cam­pa­ña pa­les­ti­na, lo que con­tra­di­ce, en for­ma tá­ci­ta la postura de Trump e Israel en es­te asun­to. Al­gu­nos de los di­plo­má­ti­cos con­sul­ta­dos lo atri­bu­yen a un error de cálcu­lo po­lí­ti­co. “Ni Ta­pia ni nin­gún otro di­ri­gen­te re­sis­te un lla­ma­do que le di­ga que es in­con­ve­nien­te rea­li­zar el par­ti­do allí”, re­mar­có uno de ellos.

Con­sul­ta­do al res­pec­to, un ex vi­ce­can­ci­ller se mos­tró más con­des­cen­dien­te con la ver­sión ofi­cial so­bre cul­pa­bi­li­dad de la AFA, aun­que re­co­no­ció que la di­plo­ma­cia pre­si­den­cial, “inevi­ta­ble en es­tos tiem­pos”, pue­de cons­ti­tuir un pro­ble­ma si no se ar­ti­cu­la con la es­cue­la de los fun­cio­na­rios de ca­rre­ra. “No veo que ha­ya una in­ter­fe­ren­cia sino una re­la­ción de equi­pos. Pre­si­den­cia siem­pre tie­ne un ojo en te­mas cen­tra­les de po­lí­ti­ca ex­te­rior, no es ex­clu­si­vo de es­te go­bierno”, zan­jó.

“Nin­gún di­ri­gen­te re­sis­te un lla­ma­do que di­ga que hoy es in­con­ve­nien­te ju­gar en Je­ru­sa­lén”

CEDOC PERFIL

AFI­NI­DAD. En 2017, Ne­tan­yahu se con­vir­tió en el pri­mer jefe de go­bierno is­rae­lí que vi­si­tó el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.