Predicciones

Có­mo se pro­yec­tan Go­bierno, PJ y kirch­ne­ris­mo pa­ra la elección 2019.

Perfil (Sabado) - - POLITICA - CARLOS DE AN­GE­LIS

Pre­de­cir el f utu­ro es el de­seo per­ma­nen­te de los se­res hu­ma­nos, por al­go se si­guen con­sul­tan­do horóscopos y ta­ro­tis­tas. Mo­vi­do por un de­seo si­mi­lar, Au­gus­to Com­te en el si­glo XIX pre­ten­dió cons­truir una so­cio­lo­gía to­man­do co­mo mo­de­lo la fí­si­ca –una “fí­si­ca de lo so­cial”– pa­ra crear le­yes que per­mi­tie­ran la pre­dic­ción de los fe­nó­me­nos so­cia­les, y el po­si­ti­vis­mo se trans­for­ma­ría en el pa­ra­dig­ma do­mi­nan­te du­ran­te el si­glo XX. Sin em­bar­go, en el te­rreno po­lí­ti­co pre­de­cir es un ejer­ci­cio riesgoso pe­ro ne­ce­sa­rio pa­ra cons­truir es­ce­na­rios que or­ga­ni­zan a los ac­to­res en el plano elec­to­ral, ta­rea pa­ra la cual las en­cues­tas son ins­tru­men­tos vi­ta­les.

Cam­bios en el cam­bio. En no­viem­bre del año pa­sa­do se des­con­ta­ba la “tri­ple re­elec­ción”, se dis­cu­tía si en 2023 o en 2027 po­dría re­tor­nar el peronismo al po­der, y en mar­zo se de­ba­tían las de­cla­ra­cio­nes de Ni­co­lás Mas­sot so­bre que el ma­cris­mo es­ta­ría en el po­der unos diez años más pa­ra de­jar­le el lu­gar a un nue­vo peronismo pre­pa­ra­do pa­ra con­ti­nuar las po­lí­ti­cas del ma­cris­mo. Si ese es­que­ma triun­fa­lis­ta zo­zo­bró tras los acon­te­ci­mien­tos del Con­gre­so a fi­nes de 2017 con mo­ti­vo de la re­for­ma de la ley pre­vi­sio­nal, ex­plo­tó por los ai­res en el ma­yo úl­ti­mo tras la corrida cam­bia­ria, la de­va­lua­ción y el des­em­bar­co del FMI en las pla­yas eco­nó­mi­cas del Go­bierno. Tras es­to, el Go­bierno de­be­rá cons­truir una nue­va na­rra­ti­va pa­ra ex­pli­car que ya no es una al­ter­na­ti­va po­si­deo­ló­gi­ca, sino un go­bierno de cen­tro­de­re­cha clá­si­co, que ten­drá que li­diar con el sig­ni­fi­can­te “ajus­te” por un lar­go tiem­po. Aho­ra sí es la eco­no­mía. La imagen del Pre­si­den­te y de su go­bierno se fue de­va­luan­do du­ran­te es­te año en con­so­nan­cia con la mo­ne­da, pa­ra en­con­trar un nue­vo pi­so. Sin em­bar­go, se pue­de con­tra­ar­gu­men­tar que 1) el nue­vo pi­so de Ma­cri se ubi­ca ac­tual­men­te en­tre el 25 y el 35% de imagen po­si­ti­va, se­gún la en­cues­ta que se con­si­de­re, y po­dría ser peor tras los acon­te­ci­mien­tos eco­nó­mi­cos, 2) nin­gún po­lí­ti­co es­ta­ría cap­tu­ran­do (por aho­ra) el es­pa­cio va­cío de­ja­do por el ofi­cia­lis­mo, lo que abre una es­pe­ran­za pa- ra el ma­cris­mo de re­cap­tu­rar­lo cuan­do real­men­te “lo peor ha­ya pa­sa­do”. El pro­ble­ma es que no se sa­be cuán­do la eco­no­mía va a re­pun­tar, ade­más, el prés­ta­mo de US$ 50 mil millones acor­da­do con el FMI no so­lo com­pro­me­te al pró­xi­mo go­bierno, sino que es­ta­ble­ce pau­tas de muy di­fí­cil cum­pli­mien­to, co­mo la ra­di­cal re­duc­ción del dé­fi­cit fis­cal pa­ra lle­gar a ce­ro en 2020. Lue­go, el re­do­ble de las apues­tas de las me­tas de in­fla­ción (17% pa­ra 2019; 13% pa­ra 2020 y 9% pa­ra 2021) so­lo se lo­gra­ría ba­jo una fuer­te re­duc­ción de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, que ten­drá cos­to elec­to­ral. No obs­tan­te, los cons­truc­to­res de la na­rra­ti­va gu­ber­na­men­tal tra­ba­jan a des­ta­jo pa­ra ela­bo­rar una tra­duc­ción po­si­ti­va del acuer­do que con­di­cio­na­rá al go­bierno de Ma­cri has­ta el fin de su man­da­to. Es­ce­na­rios. Los mo­vi­mien­tos elec­to­ra­les del ofi­cia­lis­mo son me­dia­na­men­te pre­de­ci­bles y van des­de la tri­ple re­elec­ción Na­ción, Ciu­dad de Bue­nos Ai­res y pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res has­ta la po­si­bi­li­dad de con­cen­trar to­da la ar­ti­lle­ría en la elección na­cio­nal con la fór­mu­la Ma­criVidal y con Horacio Ro­drí­guez La­rre­ta co­mo fu­tu­ro jefe de Ga­bi­ne­te. Cla­ro que de­ci­sio­nes de esas ca­rac­te­rís­ti­cas abri­rían la ca­ja de Pan­do­ra pa­ra la su­ce­sión en los dos dis­tri­tos de igual nom­bre. Es­to co­rre tam­bién pa­ra el plan C, si el des­gas­te de Ma­cri se pro­fun­di­za­ra y otra per­so­na del PRO ter­mi­na­ra sien­do el o la can­di­da­ta.

La gran in­de­ter­mi­na­ción se da en el con­ti­nen­te opo­si­tor, par­ti­cu­lar­men­te en el ar­chi­pié­la­go pe­ro­nis­ta, a sa­bien­das de que si jue­ga mal sus car­tas pue­de trans­for­mar­se en una pe­que­ña is­la. La gran pre­gun­ta es si la frac­tu­ra kirch­ne­ris­mo/ Peronismo Fe­de­ral tie­ne al­gu­na vía de su­tu­ra, o sim­ple­men­te se­rán dos par­ti­dos rea­li­zan­do una gran pri­ma­ria en la pri­me­ra vuel­ta pa­ra ver cuál de los dos tie­ne la chan­ce de lle­gar al ba­llot­ta­ge. Aquí por su­pues­to co­bra relevancia nue­va­men­te si Cristina Kirch­ner se pre­sen­ta o no, pe­ro lle­ga­do el pun­to en que no exis­ta otro can­di­da­to o can­di­da­ta en con­di­cio­nes de con­ser­var sus vo­tos esa de­ci­sión po­dría

re­vi­sar­se. Las hi­pó­te­sis. Así se lle­ga a la pri­me­ra hi­pó­te­sis, ima­gi­nan­do una fór­mu­la PRO pu­ra con Mau­ri­cio Ma­cri y Ca­ro­li­na Stan­ley al­can­zan­do los 35-38 pun­tos en­fren­tan­do a Cristina acom­pa­ña­da por Fe­li­pe So­lá o Agus­tín Ros­si sa­can­do 25-28% de los vo­tos y una ter­ce­ra fór­mu­la com­pues­ta por Juan Ma­nuel Ur­tu­bey y Mi­guel An­gel Pi­chet­to al­can­zan­do los 20-22 pun­tos. Un es­que­ma pa­re­ci­do al de 2015 pe­ro con otro fi­nal, cam­bian­do el or­den y los ac­to­res. Es un es­ce­na­rio fa­vo­ra­ble a Cam­bie­mos, por­que es ima­gi­na­ble que bue­na par­te de los vo­tan­tes de Ur­tu­bey vuel­quen sus vo­tos a Ma­cri an­tes que a Cristina.

La se­gun­da hi­pó­te­sis par­te de otra ba­se, y es que el peronismo “ra­cio­nal”, “blan­co”, “dia­lo­guis­ta”, o “co­la­bo­ra­dor” –se­gún quien lo juz­gue– acep­te ir a unas PA­SO con el kirch­ne­ris­mo. Es­to pue­de lle­var a que, con los mis­mos ac­to­res del mo­de­lo an­te­rior, Cam­bie­mos que­de con los 35-38 pun­tos, pe­ro la nue­va “alian­za” al­can­ce el 45-48%, a un pa­so de ga­nar en pri­me­ra vuel­ta. Pe­ro cla­ro que de­pen­de de có­mo se ha­yan desa­rro­lla­do las pri­ma­rias, y de que los vo­tan­tes del se­gun­do si­gan al pri­me­ro, pues los acuer­dos cu­pu­la­res no son ne­ce­sa­ria­men­te se­gui­dos por los vo­tan­tes. An­te el ries­go de que es­to no ocu­rra y que en el Peronismo Fe­de­ral se es­ti­me que no con­vie­ne acor­dar con los K por­que a Cristina no le pue­den ga­nar en las PA­SO, po­dría exis­tir la po­si­bi­li­dad de que la ex pre­si­den­ta eli­ja no pre­sen­tar­se y que en cam­bio con­cu­rran Ros­si, So­lá o al­gún go­ber­na­dor afín re­pre­sen­tan­do al kirch­ne­ris­mo. Allí las hues­tes que or­ga­ni­za Pi­chet­to, si lo­gra­ran te­ner un apo­yo efec­ti­vo de los go­ber­na­do­res y al­gu­nos in­ten­den­tes, po­drían dar vuel­ta las pri­ma­rias, y con­si­de­ran­do que los vo­tan­tes K pre­fie­ran vo­tar a cual­quier pe­ro­nis­ta an­tes que a Ma­cri, el Peronismo Fe­de­ral in­ten­ta­ría cons­truir un go­bierno de coa­li­ción con el kirch­ne­ris­mo, si lo­gra­ra acor­dar un pro­gra­ma de mí­ni­ma.

Tam­bién se de­be eva­luar que apa­rez­can al­gu­nos “cis­nes ne­gros”, por ejem­plo, que una par­te del ra­di­ca­lis­mo se re­be­le y eli­ja cons­truir una re­ma­ke del Fren­te Am­plio Pro­gre­sis­ta, con los so­cia­lis­tas, Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer y Mar­tín Lous­teau. Un es­pa­cio de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas pes­ca­ría vo­tos del re­dil cam­bie­mis­ta. Tam­bién se pue­de pre­ver la pre­sen­cia de al­gu­na otra lis­ta al­ter­na­ti­va pe­ro­nis­ta con pe­so li­viano –¿La­vag­na?–. En am­bos ca­sos la cap­tu­ra de al­gu­nos pun­tos les com­pli­ca­ría la vi­da a los de­más.

Más allá de los aná­li­sis, to­dos los es­ce­na­rios bai­la­rán en torno a la mú­si­ca de la eco­no­mía que po­ne el FMI.

La in­de­ter­mi­na­ción se da en el con­ti­nen­te opo­si­tor, en el ar­chi­pié­la­go pe­ro­nis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.