Ar­gen­ti­na­das

Vol­vi­mos al FMI asus­ta­dos por la corrida. Ma­cri y CFK, siem­pre la ‘pe­lea de Fon­do’.

Perfil (Sabado) - - POLITICA - RO­BER­TO GAR­CÍA

De tan­to in­sis­tir con la ne­ce­si­dad de un Plan B, fi­nal­men­te apa­re­ció el Plan B. Se im­por­tó del ex­te­rior, una ma­triz que el FMI dis­tri­bu­ye des­de ha­ce dé­ca­das, aho­ra con una le­yen­da po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta que la se­ño­ra La­gar­de repite ca­da vez que au­xi­lia a un so­cio: el nue­vo plan co­rres­pon­de al país fir­man­te, a su au­to­ría in­te­lec­tual, no pro­vie­ne del or­ga­nis­mo. Ob­vio: le im­por­ta el re­sul­ta­do, se pres­cin­de de las me­di­das pa­ra al­can­zar­lo. Ca­si la fi­lo­so­fía del chino Deng Xiao Ping: “No me im­por­ta si el ga­to es ro­jo o ne­gro, lo que me im­por­ta es que cap­tu­re ra­to­nes”. De ahí que, en el com­pro­mi­so del FMI, se per­mi­tan ex­cep­cio­nes co­mo el des­tino de una re­ser­va pa­ra emer­gen­cias so­cia­les, ca­ba­lli­to so­bre el que ji­ne­tea­rá Ma­cri pa­ra no mos­trar­se in­sen­si­ble an­te la po­bla­ción. Na­da nue­vo: has­ta al Plan Aus­tral de Raúl Al­fon­sín se le ad­mi­tió un des­vío en apa­rien­cia in­to­le­ra­ble pa­ra la ideo­lo­gía del da­dor del prés­ta­mo: el con­trol de pre­cios. Trai­cio­nes. Lo del Plan B es una trai­ción a la ru­ta del abe­ce­da­rio: ja­más hu­bo un Plan A. Y el nue­vo aco­mo­do a nor­mas in­ter­na­cio­na­les de la eco­no­mía su­po­ne, ade­más, una ex­pe­rien­cia cer­ca­na al mi­la­gro si lo­gra con­cluir con cier­ta de­cen­cia pro­fe­sio­nal: la ape­la­ción al FMI fue pro­duc­to del sus­to cam­bia­rio, de la corrida o “tur­bu­len­cia” –se­gún la jer­ga ofi­cial–, no de la re­fle­xión con­cien­zu­da o del apar­ta­mien­to mi­nu­cio­so de otras al­ter­na­ti­vas. Una ar­gen­ti­na­da más, de acuer­do con la tra­duc­ción al in­glés, dis­fra­za­da co­mo si fue­ra el in­ven­to del dul­ce de le­che o del co­lec­ti­vo, y que el Go­bierno pro­mue­ve co­mo si hu­bie­ra ga­na­do el Mun­dial de Fút­bol.

Cuen­ta con al­gu­nas ven­ta­jas el en­sa­yo: la de­va­lua­ción ya fue he­cha, la caí­da del PBI ya ha­bía em­pe­za­do ha­ce tres me­ses, tam­bién la re­duc­ción del dé­fi­cit pa­ra es­te año, has­ta se re­nue­va el carry tra­de y el hé­roe de la ad­mi­nis­tra­cion se­rá Luis Capu­to por con­se­guir el re­gre­so a los mer­ca­dos celebrando nue­vos cré­di­tos de dos fon­dos pri­va­dos (res­ta, in­clu­si­ve, la ma­te­ria­li­za­ción de un swap con Chi­na). Una co­ber­tu­ra dig­na de Hou­di­ni que ima­gi­na un re­bo­te pa­ra el pró­xi­mo año, sin fe­cha pre­ci­sa, lue­go de atra­ve­sar un lar­go y agi­ta­do de­sier­to de aus­te­ri­dad, o el in­vierno al­so­ga­ra­yano, dos me­ses con al­ta in­fla­ción ( ju­nio y ju­lio) y gen­te cla­man­do en las ca­lles por las con­di­cio­nes si­nies­tras que im­po­ne el FMI. Otra ar­gen­ti­na­da, es­ta vez del ban­do con­tra­rio: nun­ca des­de ese sec­tor se pre­gun­ta­ron por las con­di­cio­nes que an­tes exi­gían los ban­cos y a ta­sas obs­ce­na­men­te su­pe­rio­res.

La cri­sis por la suba del

Se­gui­rá el re­cla­mo so­cial y se te­men acon­te­mien­tos gra­ves en otro di­ciem­bre ar­dien­te

dó­lar mo­vi­li­zó sue­ños en la opo­si­ción an­te las elecciones de 2019, desató can­di­da­tu­ras dor­mi­das y pos­tu­lan­tes re­di­vi­vos, enér­gi­cos, que guia­dos por las en­cues­tas fa­vo­ra­bles a la con­ti­nui­dad de Ma­cri los obli­ga­ban a pac­tar con el ofi­cia­lis­mo. Se di­lu­yó esa su­pre­ma­cía, el Pre­si­den­te se des­plo­mó y has­ta el me­nos re­le­van­te de los cuz­qui­tos se ani­mó a par­ti­ci­par del asa­do.

Ese vér­ti­go re­pen­tino, sin em­bar­go, aho­ra se os­cu­re­ce: el acuer­do con el FMI mo­di­fi­ca en par­te el trán­si­to de esa ecua­ción y ga­ran­ti­za otro mo­de­lo de com­pe­ten­cia más res­tric­ti­va, me­nos abier­ta: re­nue­va la grie­ta, po­la­ri­za de nue­vo en­tre dos di­ri­gen­tes, Ma­cri y Cristina, tal vez ex­clu­ya a la mul­ti­tud de as­pi­ran­tes que se ha­bían he­cho los ru­los con un pro­ta­go­nis­mo inesperado. Pe­ro la lis­ta se cons­ti­tu­yó en el in­ter­regno: De la So­ta pro­me­tió lan­zar­se en un mes, a su vuel­ta de una tem­po­ra­da sa­ni­ta­ria en Es­pa­ña, un Mas­sa tí­mi­do se com­pro­me­tió a ano­tar­se, ha­ce dos no­ches, si reúne los con­sen­sos. Apa­re­ce tan hu­mil­de y com­pren­si­vo que has­ta pro­vo­ca sos­pe­chas. Ur tu­bey re­co­no­ce que se atra­só en plan­tear su vo­lun­tad de can­di­da­to, al me­nos fren­te a Pi­chet­to, el pri­me­ro que se atre­vió a rom­per el cas­ca­rón. El más re­cien­te de los pos­tu­lan­tes ha si­do La­vag­na pa­dre, quien con­sin­tió el anuncio de Eduar­do Duhal­de pro­pi­cian­do esa aven­tu­ra. Has­ta le cos­ta­ba de­cir­lo por su cuen­ta. Bai­lan­do. L a fór mu la de Duhal­de se com­ple­ta con el ani­ma­dor Ti­ne­lli co­mo pos­tu­lan­te a la go­ber­na­ción de Bue­nos Ai­res. No es lo que desea el con­duc­tor de “Bai­lan­do”: si de­ci­dió pre­sen­tar­se, si lo acom­pa­ñan los ha­dos de los son­deos, si to­ma cla­ses so­bre po­lí­ti­cas de Es­ta­do y reite­ra con­sul­tas a es­pe­cia­lis­tas, con­si­de­ra que su des­tino po­lí­ti­co de­be ser su­pe­rior, sin de­te­ner­se en el ám­bi­to bo­nae­ren­se. To­dos, a pe­sar de dis­cre­pan­cias per­so­na­les, dis­pues­tos a ins­cri­bir­se en una in­ter­na que de­ter­mi­ne al ga­na­dor. Ca­si nin­guno acep­ta que en esa con­fron­ta­ción in­ter­ven­ga Cristina. El ar­gu­men­to: no per­te­ne­ce al peronismo. Más: mu­chos con­si­de­ran su pros­crip­ción, lo cual me­di­do en an­te­ce­den­tes favorece a la da­ma, ya que el pro­pio Pe­rón se for­ta­le­ció en el apart­heid. Al rol de víc­ti­ma siem­pre le sa­có ju­go.

Sin em­bar­go, es­ta ex­plo­sión de postu-

lan­tes tro­pie­za aho­ra con una pin­za, las de­ri­va­cio­nes del acuer­do con el FMI. Por un la­do, el ban­do que in­vi­ta a sos­te­ner el Plan (Ma­cri) y, por el otro, aque­llos que pug­na­rán por de­rrum­bar­lo (Cristina). Dos nú­cleos sin es­pa­cios pa­ra los gri­ses, de­rren­ga­dos unos con el or­den y la es­ta­bi­li­dad, los otros des­hi­la­cha­dos en la ca­res­tía con mo­vi­li­za­cio­nes, pa­ros y pi­que­tes. Dos mun­dos, dos per­so­nas, aje­nos abs­te­ner­se. In­clu­si­ve, con la po­si­bi­li­dad de que cier­ta vio­len­cia ur­ba­na –epi­cen­tros pre­vis­tos pa­ra la ci­ta del G20 o un di­ciem­bre ar­dien­te pa­ra las fies­tas– se en­ma­ra­ñe, in­tran­si­gen­te, en­tre am­bas tendencias y des­pla­ce al res­to que pre­di­ca amor, paz y en­ten­di­mien­to.

Pa­ra el G20 y las fies­tas de fin de año se sos­pe­chan acon­te­ci­mien­tos gra­ves, cla­ve que ani­ma al Go­bierno pa­ra otor­gar­le prio­ri­dad a la se­gu­ri­dad (más gen­dar­mes, por ejem­plo, o com­pra de so­fis­ti­ca­do ma­ter ia l telefónico se­me­jan­te al que le atri­buían a Mi­la­ni, aquel mi­li­tar pre­fe­ri­do de la viu­da de K irch­ner). A Cristina pa­re­ce se­guir­la en la protesta so­cial una iz­quier­da con uto­pías pre­rre­vo­lu­cio­na­rias y gru­pos ve­ci­na­les al Pa­pa que se que­jan de que a Ella la per­si­guen tri­bu­na­les con­di­cio­na­dos por el Go­bierno con el ca­so Nisman. Es­ti­man que no hay fe­chas fi­jas pa­ra el re­cla­mo so­cial, que se­rá un con­ti­nua­do en lo que­da del año. Cu­rio­sa­men­te, en­ton­ces, vol­ve­rían al en­fren­ta­mien­to una Cristina del 30% co­mo pi­so y un Ma­cri con pro­por­cio­nes se­me­jan­tes. El FMI lo hi­zo y, en ese di­le­ma elec­to­ral, am­bos des­ta­can un mis­mo te­mor, se in­quie­tan por una Jus­ti­cia que los aguar­da de­trás de la es­qui­na, an­gus­tia per­pe­tua de los que no es­tán en el po­der. En eso tam­bién es­tán jun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.