Un plan que pue­de fa­llar

Perfil (Sabado) - - IDEAS - AN­GEL NU­ÑEZ*

Que la Ar­gen­ti­na es­tá en un mo­men­to di­fí­cil pa­re­ce ser una opi­nión com­par­ti­da por la to­ta­li­dad de sus ha­bi­tan­tes. Con ma­yor o me­nor dra­ma­tis­mo, al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les ha­blan de “es­tar en pe­li­gro”, y el CEO de Te­chint, Pao­lo Rocca, con pru­den­cia, sin em­bar­go, se­ña­la que es­te “se­rá un año di­fí­cil en el que ha­brá que dar al­gu­nas no­ti­cias ‘no bue­nas’ por­que hay que re­cu­pe­rar el equi­li­brio”. To­dos pa­re­ce­mos con­cor­dar en las di­fi­cul­ta­des de la eta­pa.

Más co­mo run­rún que co­mo pro­pues­ta só­li­da, aso­ma des­de el Go­bierno un lla­ma­do a un “acuer­do” con la opo­si­ción, que al­gu­nos de­no­mi­nan so­lem­ne­men­te “gran acuer­do na­cio­nal”.

Que la idea sea bue­na y has­ta sal­va­do­ra no im­pi­de ana­li­zar­la en detalle pa­ra ver real­men­te de qué se tra­ta. Ha­bló del te­ma el jefe de Ga­bi­ne­te de mi­nis­tros, Marcos Pe­ña, en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, lu­gar ins­ti­tu­cio­nal­men­te bien ele­gi­do, pe­ro que hu­bie­ra exi­gi­do al­gu­nas con­ver­sa­cio­nes pre­vias y otro ti­po de con­vo­ca­to­ria.

Co­mo pri­me­ra cues­tión, el lla­ma­do, si se pre­ten­de un gran acuer­do en una si­tua­ción de emer­gen­cia, de­be for­mu­lar­se des­de el más al­to ni­vel, des­de la fi­gu­ra del pre­si­den­te de la Na­ción.

El lla­ma­do de Marcos Pe­ña, que apa­re­ció en las pá­gi­nas in­te­rio­res de los gran­des dia­rios, ha­bló de un en­ten­di­mien­to pa­ra lo­grar el equi­li­brio fis­cal.

Bueno, se tra­ta de al­go ins­tru­men­tal, dis­cu­ti­ble con el en­fo­que pu­ra­men­te mo­ne­ta­ris­ta del Go­bierno, y de ba­jo vue­lo. Tam­po­co se sa­be quié­nes han si­do o se­rán con­vo­ca­dos, apa­ren­te­men­te es un lla­ma­do a los po­lí­ti­cos del Con­gre­so, a los em­pre­sa­rios que re­ci­bió el Pre­si­den­te, y a al­gu­nos go­ber­na­do­res que tam­bién con­ver­sa­ron con él. Es­to no es un acuer­do na­cio­nal, al cual de­be­rían ser lla­ma­dos to­dos los sec­to­res so­cia­les y po­lí­ti­cos, co­men­zan­do por la cla­se tra­ba­ja­do­ra, que es la que pa­sa una si­tua­ción de ex­tre­mo aprie­te, cuan­do se les ofre­cen au­men­tos muy in­fe­rio­res al cos­to de la vi­da (12-15% con­tra al me­nos 25%).

Pe­ro ad­mi­ta­mos que po­co a po­co to­dos se­rán con­vo­ca­dos y lla­ma­dos al diá­lo­go, por­que jus­ta­men­te los opo­si­to­res po­lí­ti­cos y los sec­to­res so­cia­les en si­tua­ción crí­ti­ca son los pri­me­ros que de­ben vi­sua­li­zar una es­pe­ran­za, una vía de sa­li­da, y lo­grar un prin­ci­pio de con­ve­nio con el Go­bierno. A los del pro­pio pa­lo no hay que con­ven­cer­los, por­que ya lo es­tán.

Y aquí vie­ne el pro­ble­ma: ¿tie­ne el Go­bierno ca­pa­ci­dad ideo­ló­gi­ca pa­ra for­mu­lar un lla­ma­do creí­ble, abar­ca­dor, su­pe­ra­dor de con­tra­dic­cio­nes y con ca­pa­ci­dad de en­tu­sias­mar al pue­blo?

Por­que con­vo­car a que po­da­mos pa­gar­le en su mo­men­to al Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal no en­tu­sias­ma a na­die. ¿Qué pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio pue­de ba­sar­se en po­der am­pliar nues­tra deu­da ex­ter­na, acep­tan­do ajus­tes en sa­la­rios y ju­bi­la­cio­nes? Por­que al FMI en es­te país ya lo co­no­ce­mos, y ve­nir­nos con el cuen­to de la mo­der­ni­za­ción y ac­tua­li­za­ción del or­ga­nis­mo es al­go que na­die cree.

¿Ten­drá el Go­bierno ca­pa­ci­dad ideo- ló­gi­ca pa­ra su­pe­rar su en­fo­que mo­ne­ta­ris­ta, de traer ca­pi­ta­les go­lon­dri­na y de ase­gu­rar­les ga­nan­cias de pa­go se­gu­ro con las Le­bac y equi­va­len­tes? Es­ta es la du­da, por­que ten­dría que abrir un diá­lo­go sin­ce­ro y ha­cer una plan eco­nó­mi­co in­ser­to en un pro­yec­to po­lí­ti­co de in­clu­sión de las gran­des ma­yo­rías. De eso se tra­ta. Un plan­teo va­go y ge­né­ri­co no tie­ne fu­tu­ro en nues­tro país, y me­nos en una eta­pa de con­mo­ción so­cial, de pro­tes­tas y ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­si dia­rias en to­do el te­rri­to­rio.

¿No ve el Go­bierno el gra­do de in­sa­tis­fac­ción y re­cla­mos? ¿No le pres­ta aten­ción? No se tra­ta de asus­tar a na­die, pe­ro un go­bierno de­be aten­der al pro­ce­so so­cial, má­xi­me en una eta­pa de cri­sis co­mo la ac­tual.

La du­da es la ca­pa­ci­dad po­lí­ti­ca que ten­ga el ma­cris­mo pa­ra com­pren­der el es­ta­do del país con ojos que abar­quen al con­jun­to de la na­ción, y no li­mi­tán­do­se a vie­jos cli­chés neo­li­be­ra­les pro­pios de una cla­se so­cial de vi­sión sec­ta­ria y li­mi­ta­da. Go­ber­nar es crear tra­ba­jo, de­cía el ge­ne­ral Pe­rón. De eso se tra­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.