Una mues­tra gratis de amor

Perfil (Sabado) - - IDEAS - MI­GUEL ROIG* *Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta.

En sus films En­tre los oli­vos y Co­pia cer­ti­fi­ca­da, Ab­bas Kia­ros­ta­mi abor­da el amor. En el pri­me­ro, en una pe­que­ña po­bla­ción del cam­po ira­ní, un equi­po de fil­ma­ción es­co­ge a dos jó­ve­nes, un chi­co y una chi­ca, pa­ra par­ti­ci­par en el ro­da­je. El chi­co es­tá per­di­da­men­te enamo­ra­do de la chi­ca, pe­ro el pa­dre de ella no au­to­ri­za la bo­da por­que el jo­ven ca­re­ce de una pro­pie­dad. De­bi­do a que en la zo­na un te­rre­mo­to de­vas­tó los po­bla­dos, el jo­ven es­pe­cu­la con el he­cho de que co­mo na­die con­ser­va su ca­sa to­dos es­tán en su mis­ma con­di­ción. El pro­ble­ma de cla­se que obs­ta­cu­li­za­ba su re­la­ción ha si­do sol­ven­ta­do gra­cias al apo­yo es­pon­tá­neo de la na­tu­ra­le­za. En una so­cie­dad rural, afe­rra­da a nor­mas an­ces­tra­les pe­ro con una con­cep­ción del amor que lle­ga de ex­tra­mu­ros, los dos jó­ve­nes son re­clu­ta­dos pa­ra ac­tuar en la pe­lí­cu­la co­mo pa­re­ja, dán­do­le al chi­co una po­si­ción de ven­ta­ja pa­ra al­can­zar su fin sen­ti­men­tal.

Du­ran­te un des­can­so en el ro­da­je, lue­go de fil­mar la es­ce­na en la que le re­cri­mi­na a la chi­ca, de ma­las formas y al­zan­do la voz, su in­ca­pa­ci­dad pa­ra las la­bo­res de la ca­sa, el chi­co le di­ce: “Quie­ro de­jar cla­ro que de ca­sar­nos, es­to no se­ría así. No soy yo quien reclama, és­te es el per­so­na­je que de­bo in­ter­pre­tar. Pe­ro quie­ro que es­tés se­gu­ra, nun­ca se­ría tan irres­pon­sa­ble. Yo ha­ría to­do en ca­sa y tú es­tu­dia­rías”. Es­tá cla­ro que es­ta vi­sión vie­ne de Oc­ci­den­te a tra­vés de quie­nes fil­tran su exis­ten­cia en los me­dios lo­ca­les.

Kia­ros­ta­mi vuel­ve a abor­dar el te­ma años des­pués, pe­ro des­de una pers­pec­ti­va ines­pe­ra­da. Sus per­so­na­jes son eu­ro­peos y el es­ce­na­rio don­de trans­cu­rre su his­to­ria es un pue­blo de la Tos­ca­na. Du­ran­te una ho­ra y me­dia, la ac­triz Ju­liet­te Bi­no­che y el ba­rí­tono Wi­lliam Shi­mell dia­lo­gan a tra­vés de dos per­so­na­jes que cru­zan una jor­na­da com­ple­ta, en­tre dos pue­blos tos­ca­nos, pa­ra dar cuen­ta del es­ta­do de los sen­ti­mien­tos de una pa­re­ja de edad in­ter­me­dia en el es­ce­na­rio eu­ro­peo ac­tual. El es es­cri­tor y pa­sa la ma­yor par­te del tiem­po en Lon­dres; ella po­see una pe- que­ña ga­le­ría en uno de los pue­blos en que trans­cu­rre la ac­ción de la pe­lí­cu­la don­de vi­ve con el hi­jo ado­les­cen­te de am­bos. La pe­lí­cu­la cuen­ta la im­po­si­bi­li­dad de com­pa­ti­bi­li­zar los in­tere­ses afec­ti­vos y pro­fe­sio­na­les de am­bos per­so­na­jes des­pués de más de tres lus­tros de ma­tri­mo­nio. Ella, en un ac­to de en­tre­ga, in­ten­ta de­po­ner las di­fe­ren­cias y bus­car una y otra vez in­ter­sec­cio­nes des­de las que in­yec­tar vi­da y pa­sión a la pa­re­ja, en tan­to que él lu­cha en­tre el de­seo aún la­ten­te y su pul­sión por dar pro­ta­go­nis­mo a su in­di­vi­dua­li­dad, que anu­la to­do acer­ca­mien­to. En un mo­men­to de la pe­lí­cu­la de Kia­ros­ta­mi, el per­so­na­je que in­ter­pre­ta Ju­liet­te Bi­no­che cuen­ta la re­la­ción de pro­fun­do amor de su her­ma­na con el ma­ri­do tar­ta­mu­do, que cuan­do se di­ri­ge a ella le di­ce “Ma-Ma-Ma­rie”. A su her­ma­na, se­gún nos cuen­ta la pro­ta­go­nis­ta, le fas­ci­na el mo­do en el que su ma­ri­do la lla­ma. Su­til­men­te, con es­ta anéc­do­ta in­ge­nua y sim­ple, Kia­ros­ta­mi nos mar­ca la cla­ve de un amor al que no pue­den ac­ce­der sus per­so­na­jes: la di­fe­ren­cia, in­clu­so la de una pa­to­lo­gía, sir­ve pa­ra in­cor­po­rar al otro a la vi­da pro­pia y así con­ce­bir una re­la­ción po­si­ble, cons­truir el amor. Ha­cer el amor y no su fan­tas­ma, el “pro­duc­to” que cir­cu­la en el mer­ca­do y des­de el cual pre­ten­de­mos re­di­mir to­das las de­más frus­tra­cio­nes. Un amor que lin­da con la per­fec­ción, con la idea que de él se cons­tru­ye.

Des­de es­ta pers­pec­ti­va, la imagen del amor que nos lle­ga es co­mo un free sam­ple, una mues­tra gratis que vie­ne ad­he­ri­da a la ta­pa de una re­vis­ta. ¿Quién no es­tá dis­pues­to a con­su­mir esa cla­se de amor? El pro­ble­ma es que no se ven­de. Hay que ha­cer­lo y po­cos es­tán dis­pues­tos a fu­sio­nar sus com­po­nen­tes exis­ten­cia­les con los de un se­me­jan­te. Se ig­no­ra al Sar­tre que afir­ma­ba que so­lo exis­ti­mos en la mi­ra­da de los de­más pa­ra reivin­di­car al que de­fi­nió a los otros co­mo el in­fierno. Se­rá por­que nues­tra cul­tu­ra na­ció en el pa­raí­so cris­tiano con una ex­pe­rien­cia amo­ro­sa po­co fe­liz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.