El nú­me­ro de Avo­ga­dro

Perfil (Sabado) - - ESCRITORES - RA­FAEL SPRE­GEL­BURD

El pro­ble­ma es que vivimos en mu­chos mun­dos. Las lí­neas que se­pa­ran es­tos mun­dos, de ma­ne­ra mu­cho más ta­jan­te que lo que es­ta­mos dis­pues­tos a asu­mir, son de ma­triz de­fi­ni­ti­va­men­te in­fan­til. Se for­jan se­gu­ra­men­te en la in­fan­cia, en los re­cuer­dos e im­pre­sio­nes bá­si­cos con los que for­ma­mos nues­tra iden­ti­dad. Allí de­ci­di­mos –cre­yen­do que so­mos li­bres en esa elección y no lo so­mos– en qué cree­re­mos co­mo ver­da­de­ro, a qué lla­ma­re­mos ho­nes­ti­dad, o a dón­de van las co­sas que­ri­das cuan­do mue­ren. To­do es afec­ti­vo. Se pue­de vi­vir en la po­lí­ti­ca, o en el mun­do iló­gi­co de la re­li­gión, o en el prag­ma­tis­mo, o en la lo­cu­ra; tam­bién en el ar­te. La vi­da des­pués lo su­per­po­ne to­do.

Tal vez lo más prís­tino de los ar­tis­tas Pool & Ma­ria­ne­la en la mues­tra Kids­tia­nis­mo, en FACA, sea esa bru­ta­li­dad desem­bo­za­da pa­ra mos­trar la re­li­gión tal co­mo si fue­ra –co­mo si hu­bie­ra po­di­do ser– una co­sa cons­trui­da por la men­te de unos ni­ños. Un He-Man for­ni­do cla­va­do en una cruz, muscu­loso y ABC1 co­mo las re­pre­sen­ta­cio­nes y fal­sas imá­ge­nes que la pro­pia Igle­sia Ca­tó­li­ca ha con­de­na­do al­gu­na vez en la voz de su au­tor prin­ci­pal y que sin em­bar­go ta­pi­zan la ico­no­lo­gía oc­ci­den­tal; ver­sio­nes de Bar­bie en ca­ji­tas ca­rac­te­ri­za­da co­mo Ma­ría Mag­da­le­na o Vir­gen de Lu­ján en una con­fu­sión de su­per­hé­roes, ca­te­cis­mos, ju­gue­tes y pe­lu­ches pro­tec­to­res de las no­ches de te­rror co­mo un Ave­ma­ría; o un biz­co­chue­lo he­cho del cuer­po de Cris­to (o con la for­ma siem­pre un po­co Fa­cun­do Arana de esa idea abs­trac­ta y gol­pe­tea­da que po­dría ser el cuer­po de Cris­to, la imagen de una idea, oh, paradoja) y que reúne en ac­to con­fu­so la hos­tia, la co­mu­nión y el me­ren­gue; to­dos es­tos sig­nos, es­tos ec­ce­mas culturales, es­ta bús­que­da for­mal tan lí­ci­ta co­mo cual­quie­ra, po­drían no ha­ber pa­sa­do a ma­yo­res o sim­ple­men­te ha­ber que­da­do co­mo agra­da­ble sen­sa­ción de pi­car­día en el mun­do amo­ro­so y per­mi­si­vo del ar­te con­tem­po­rá­neo, tan ja­quea­do por sus pro­pias es­tra­te­gias co­mo en al­gún mo­men­to la ico­no­lo­gía re­na­cen­tis­ta o las vanguardias del si­glo XX.

Sin em­bar­go, el cho­que de mun­dos en­cen­dió la me­cha cor­ta: el mi­nis­tro de Cul- tu­ra de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, En­ri­que Avo­ga­dro, pre­sen­te en el even­to por­que –da­do su ran­go– vi­ve de al­gún mo­do en el mun­do del ar­te y la cul­tu­ra, se co­mió –jun­to a los de­más asis­ten­tes, que no im­por­ta­ron– una por­ción del biz­co­chue­lo cho­co­la­to­so y san­gui­no­len­to, y co­mo –da­do su ran­go, una vez más– vi­ve en el mun­do de la po­lí­ti­ca, las con­se­cuen­cias son so­bre­di­men­sio­na­das. El abo­ga­do ca­tó­li­co Pe­dro An­de­reg­gen –es­pe­cia­lis­ta en li­ber­tad re­li­gio­sa pe­ro mi­li­tan­te an­ti­abor­tis­ta– im­pul­só una de­man­da for­mal con­tra el mi­nis­tro an­te la Le­gis­la­tu­ra con pe­di­do de jui­cio po­lí­ti­co in­clui­do. Ho­ras des­pués, to­do muy rá­pi­do, el ar­zo­bis­po Po­li pre­sen­tó una car­ta a La­rre­ta, ar­gu­men­tan­do que “el Cuer­po de Cris­to ya­cen­te es ob­je­to de de­vo­ción y ado­ra­ción por la ma­yo­ría de nues­tro pue­blo (…). El mi­nis­tro no tu­vo en cuen­ta el res­pe­to a los hom­bres y mu­je­res que pro­fe­sa­mos la fe de los cris­tia­nos”. Aque­llo que me­ses atrás, con las vehe­men­tes de­cla­ra­cio­nes del otro mi­nis­tro, Darío Lo­per­fi­do, quien cues­tio­na­ba el nú­me­ro de des­apa­re­ci­dos, no mo­vie­ra la fe de los cris­tia­nos, aho­ra lo ha­ce pa­ra pe­dir una re­nun­cia in­de­cli­na­ble por una es­tu­pi­dez. Es que la fe de los cris­tia­nos es –en su pro­pia de­fi­ni­ción– una co­sa inex­pli­ca­ble pa­ra el res­to de los mortales, que –cui­da­do– so­mos mu­chos.

La­rre­ta pi­dió dis­cul­pas, se mos­tró do­li­do y sor­pren­di­do, ale­gó ser cre­yen­te, etc., to­dos asun­tos de quien vi­ve en el mun­do de la po­lí­ti­ca: obró en con­se­cuen­cia. El pro­pio Avo­ga­dro tu­vo que pe­dir per­dón a los ofen­di­dos pa­ra po­der se­guir vi­vien­do en ese mun­do. Pe­ro en el mun­do del ar­te, don­de tam­bién vi­ven mu­chas per­so­nas que tie­nen que so­por­tar es­te ti­po de ofen­sas a la in­te­li­gen­cia, re­tro­ce­di­mos va­rios ca­si­lle­ros. Es ló­gi­co que quie­nes vi­ven en el mun­do de la re­li­gión se ofen­dan. Que vi­van allí fe­li­ces y con­te­ni­dos por sus la­be­rin­tos de sím­bo­los y con­tra­dic­cio­nes. Pe­ro en­ton­ces que no le­gis­len, que no go­bier­nen so­bre el mun­do real y –so­bre to­do– que ejer­zan fé­rrea­men­te ha­cia los ateos esa mis­ma to­le­ran­cia que re­cla­man pa­ra sí de to­das par­tes, to­do el tiem­po, de to­do ac­to del pen­sa­mien­to, de to­do ac­to crí­ti­co fun­da­do en la ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.