La ima­gi­na­ción po­lí­ti­ca

Perfil (Sabado) - - ESCRITORES - DA­NIEL LINK

La se­ma­na pa­sa­da, Bea­triz Sar­lo sin­te­ti­zó (en “Lin­da for­ma de apa­gar fa­ro­les”) par­te de su ex­pe­rien­cia en la mar­cha La Pa­tria Es­tá en Pe­li­gro”, don­de se cru­zó con “mu­je­res kirch­ne­ris­tas que me in­cre­pa­ban co­mo si, por ha­ber si­do opo­si­ción en los años de Nés­tor y Cristina, yo hu­bie­ra per­di­do el de­re­cho de ser opo­si­ción a Ma­cri”.

Me ima­gino la es­ce­na, que yo tam­bién he vi­vi­do va­rias ve­ces, en di­fe­ren­tes re­gis­tros. Una vez me tu­ve que ba­jar de un ta­xi por­que el cho­fer de­ci­dió que mi po­si­ción era “in­sos­te­ni­ble” y me in­cre­pó du­ra­men­te. Fue ha­ce años, via­ja­ba con un ami­go que me pre­gun­tó por mis ad­he­sio­nes fut­bo­lís­ti­cas. Ex­pli­qué que de chi­co ha­bía si­do lle­va­do a sim­pa­ti­zar con Ri­ver Pla­te pe­ro que des­pués, por­que uno de mis hi­jos eli­gió Ri­ver y la otra Bo­ca, pre­fe­rí con­fe­sar­me co­mo par­ti­da­rio de San Lo­ren­zo, pa­ra no he­rir sus sus­cep­ti­bi­li­da­des en un te­ma que, fran­ca­men­te, me im­por­ta más bien po­co. “Eso no se pue­de”, di­jo el ta­xis­ta. Era co­mo si me acu­sa­ra de ju­gar frí­vo­la­men­te con los tras­cen­den­ta­les. El ser es in­mu­ta­ble y no se pue­de cam­biar. Una po­si­ción asu­mi­da en al­gún mo­men­to de­be vi­vir­se co­mo una ca­de­na per­pe­tua (se tra­te de una pre­di­lec­ción de­por­ti­va o po­lí­ti­ca).

Na­tu­ral­men­te, hu­bie­ra po­di­do ex­pli­car­le que se equi­vo­ca­ba y ex­po­ner ar­gu­men­tos es­truc­tu­ra­lis­tas y po­ses­truc­tu­ra­lis­tas que per­mi­ten pen­sar de otro mo­do, pe­ro me pa­re­ció que no te­nía por qué ren­dir cuen­tas an­te un me­te­re­te cual­quie­ra. Y nos ba­ja­mos del ta­xi sin pa­gar un cen­ta­vo.

El otro día, mi ma­má me de­vol­vió una res­pues­ta pa­re­ci­da: “Es cul­pa de us­te­des, que lo vo­ta­ron”. Yo no vo­té a Ma­cri, na­tu­ral­men­te, pe­ro pa­ra mi ma­dre no ha­ber vo­ta­do a ¡Scio­li!, el can­di­da­to un­gi­do por la se­ño­ra Fer­nán­dez, es co­mo ha­ber fi­nan­cia­do su cam­pa­ña.

Las se­ño­ras que in­cre­pa­ron a Bea­triz son co­mo mi ma­dre y co­mo ese ta­xis­ta: no admiten po­si­cio­nes com­ple­jas, no bi­na­rias, que se es­ca­pen de los tras­cen­den­ta­les: el Bien y el Mal que, pa­ra peor, ha­cen en­car­nar en fi­gu­ras ca­pri­cho­sa­men­te ele­gi­das.

Con lu­ci­dez y eco­no­mía de re­cur­sos, Bea­triz sub­ra­yó la “ines­ta­bi­li­dad de la po­lí­ti­ca con­tem­po­rá­nea”. Yo agre­ga­ría que esa ines­ta­bi­li­dad, que no nos per­mi­te abra­zar nin­gu­na cer­te­za pa­ra siem­pre, nos obli­ga a ima­gi­nar en un más allá de lo me­ra­men­te da­do: la po­lí­ti­ca siem­pre fue eso y no se en­tien­de por qué hoy, tan­to los que de­ten­tan el po­der de Es­ta­do co­mo quie­nes lo pre­ten­den, han re­sig­na­do la po­si­bi­li­dad de ima­gi­nar so­lu­cio­nes nue­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.