El ha­llaz­go de mo­lé­cu­las or­gá­ni­cas en Mar­te dis­pa­ra in­te­rés por la as­tro­bio­lo­gía

Perfil (Sabado) - - CIENCIA - JO­SÉ G. FU­NES *

Es­ta se­ma­na la NASA anun­ció que su ex­plo­ra­dor Cu­rio­sity ha en­con­tra­do nue­vas prue­bas que su­gie­ren que Mar­te ha­bría al­ber­ga­do vi­da en el pa­sa­do. Si bien, co­mo la mis­ma NASA lo acla­ra, no se tra­ta de evi­den­cias de vi­da, los nue­vos ha­llaz­gos de mo­lé­cu­las or­gá­ni­cas en ro­cas se­di­men­ta­rias de tres mil millones de años cer­ca de la su­per­fi­cie pue­den es­tar aso­cia­dos con la vi­da.

Es­ta no­ti­cia vuel­ve a dis­pa­rar el in­te­rés por la as­tro­bio­lo­gía, que es la dis­ci­pli­na cien­tí­fi­ca que tie­ne por ob­je­to la bús­que­da de vi­da y de vi­da in­te­li­gen­te en el Uni­ver­so. Se tra­ta de un es­tu­dio que re­quie­re com­pe­ten­cias en múl­ti­ples áreas de la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca co­mo as­tro­no­mía, bio­lo­gía y geo­lo­gía. Cuan­do era miem­bro de la Aca­de­mia Pon­ti­fi­cia de las Cien­cias pro­pu­se una se­ma­na de es­tu­dio so­bre As­tro­bio­lo­gía que se reali­zó en 2009 en el Va­ti­cano.

Ya de re­gre­so a Cór­do­ba, con un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca y de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, ini­cia­mos el pro­yec­to Ot­her (Otros Mun­dos, Tie­rra, Hu­ma­ni­dad y Es­pa­cio Re­mo­to). Se tra­ta de un laboratorio de ideas que in­ten­ta dar un en­fo­que mul­ti­dis­ci­pli­nar a la bús­que­da de otros mun­dos ha­bi­ta­dos. La bús­que­da de vi­da in­te­li­gen­te en el cos­mos pre­sen­ta nue­vos desafíos pa­ra la cien­cia, la fi­lo­so­fía y la re­li­gión.

El nue­vo anuncio de NASA su­gie­re que la vi­da po­dría ser un fe­nó­meno co­mún en el uni­ver­so. Sin em­bar­go, co­mo al­gu­nos cien- tí­fi­cos sos­tie­nen, la vi­da te­rrí­co­la po­dría ha­ber lle­ga­do des­de Mar­te y así re­sul­ta­ría que no­so­tros se­ría­mos los mar­cia­nos. Por lo tan­to, se­ría muy in­tere­san­te po­der es­ta­ble­cer si la vi­da mar­cia­na, de exis­tir, fue­ra her­ma­na de la te­rrí­co­la, o, por el con­tra­rio, pu­die­ra ser una pri­ma le­ja­na. Si fue­ra es­te el ca­so, la vi­da en el uni­ver­so po­dría ser más co­mún de lo que pen­sa­mos, y tal vez la in­te­li­gen­cia.

Ha­ce po­cos me­ses par­ti­ci­pé en un ta­ller en Ca­li­for­nia or­ga­ni­za­do en el ins­ti­tu­to SETI, si­gla que en in­glés sig­ni­fi­ca bús­que­da de in­te­li­gen­cia ex­tra­te­rres­tre. El ins­ti­tu­to SETI es­tá re­no­van­do es­fuer­zos pa­ra re­de­fi­nir la ho­ja de ru­ta pa­ra co­mu­ni­car­nos con ex­tra­te­rres­tres (ET). Tam­bién soy miem­bro del con­se­jo ase­sor del ins­ti­tu­to METI, con se­de tam­bién en Ca­li­for­nia, que se ocu­pa de es­tu­diar el en­vío de men­sa­jes a ET. En otras pa­la­bras, se pien­sa qué po­ner en un what­sapp a ET.

Pa­re­ce pa­ra­dó­ji­co que cuan­do el Ho­mo sa­piens tie­ne mu­chos pro­ble­mas pa­ra co­mu­ni­car­se con los de su pro­pia es­pe­cie, se es­fuer­ce por co­mu­ni­car­se con ET. Sin em­bar­go, creo que el em­pe­ño de la bús­que­da de vi­da en Mar­te y de vi­da in­te­li­gen­te en el uni­ver­so pue­de re­ve­lar as­pec­tos de nues­tra pro­pia iden­ti­dad.

El em­pe­ño de la bús­que­da de vi­da en Mar­te pue­de re­ve­lar as­pec­tos de nues­tra pro­pia iden­ti­dad.

AFP

CU­RIO­SITY. El ex­plo­ra­dor ha­lló prue­bas que su­gie­ren que el pla­ne­ta ro­jo ha­bría al­ber­ga­do vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.