Con­mo­ción por el sui­ci­dio del fa­mo­so chef y con­duc­tor Anthony Bour­dain

Es­ta­ba en Fran­cia gra­ban­do pa­ra la CNN y la po­li­cía lo en­con­tró muer­to en el ho­tel. Cua­tro cocineros ar­gen­ti­nos opi­na­ron so­bre su apor­te y legado al uni­ver­so gas­tro­nó­mi­co.

Perfil (Sabado) - - PROTAGONISTAS - AGUS­TIN JAMELE

La muer­te de Anthony Bour­dain cau­só sor­pre­sa den­tro y fue­ra del uni­ver­so gas­tro­nó­mi­co. El chef es­ta­dou­ni­den­se te­nía 61 años y se en­con­tra­ba en Kay­sers­berg, un pe­que­ño pue­blo ubi­ca­do en el nor­te de Fran­cia. Du­ran­te las úl­ti­mas dos dé­ca­das se con­sa­gró en to­do el mun­do gra­cias a sus li­bros y pro­gra­mas te­le­vi­si­vos don­de mos­tra­ba la cul­tu­ra cu­li­na­ria de los paí­ses a los cua­les via­ja­ba de una ma­ne­ra ori­gi­nal y sin pre­jui­cios. “Su amor por las gran­des aven­tu­ras, los nue­vos ami­gos, la co­mi­da gour­met y las his­to­rias lla­ma­ti­vas lo ha­cía un na­rra­dor úni­co”, ex­pli­ca­ron en un es­cri­to los di­rec­to­res del show.

Quien tam­bién emi­tió un co­mu­ni­ca­do pa­ra re­fe­rir­se a lo su­ce­di­do fue su no­via, la di­rec­to­ra y ac­triz ita­lia­na Asia Ar­gen­to. “Da­ba to­do de sí en lo que ha­cía. Su es­pí­ri­tu bri­llan­te e in­tré­pi­do ha ins­pi­ra­do a mu­chos y su ge­ne­ro­si­dad no co­no­cía lí­mi­tes. Era mi amor y mi pro­tec­tor. Es­toy de­vas­ta­da y mis pen­sa­mien­tos es­tán jun­to a su fa­mi­lia por la que pi­do res­pe­to y pri­va­ci­dad”, es­cri­bió. Asia fue una de las pri­me­ras en de­nun­ciar las vio­la­cio­nes y abu­sos de Har­vey Weins­tein y, se­gún ex­pli­ca­ron des­de el en­torno de la pa­re­ja, Bour­dain la ayu­dó e im­pul­só a con­tar su his­to­ria y de­nun­ciar al pro­duc­tor. Co­le­gas ar­gen­ti­nos. Al­gu­nos chefs ar­gen­ti­nos con­tac­ta­dos por PERFIL ha­bla­ron so­bre Bour­dain. “Cambió có­mo el mun­do veía la co­mi­da, la co­ci­na y el co­mer. To­dos se ani­ma­ban más a pro­bar co­sas, mi­ra­ban a la gen­te que tra­ba­ja en la gas­tro­no­mía de otra ma­ne­ra y gra­cias a él has­ta los cocineros em­pe­za­ron a ver a sus equi­pos de for­ma di­fe­ren­te. Su for­ma de es­cri­bir era irre­ve­ren­te, ce­ro hi­pó­cri­ta y fron­tal. Era una mez­cla de Lou Reed e Iggy Pop. Pa­ra mí el úni­co co­ci­ne­ro rocks­tar, si hay al­guno, era él”, di­jo Nar­da Le­pes.

Por su par­te, So­le­dad Nar­de­lli re­cor­dó el día que gra­ba­ron jun­tos pa­ra su pro­gra­ma: “Era una per­so­na muy vi­vi­da, cul­ta, cu­rio­sa y aven­tu­re­ra. En to­do mo­men­to que­ría di­fun­dir esos as­pec­tos al res­to. Abrió ca­mi­nos e ins­pi­ró a mu­chos mos­tran­do con­cep­tos di­fe­ren­tes de es­te mun­do”. Ade­más, agre­gó que Bour­dain “pu­so al des­nu­do al co­ci­ne­ro y al ofi­cio. Mos­tró có­mo vivimos el día a día, con lo bueno y lo ma­lo, re­fle­jan­do la reali- dad en se­rio sin en­mas­ca­rar­la. Ade­más, co­mo con­duc­tor fue ori­gi­nal: en­se­ñó a via­jar, fue un gran na­rra­dor y creo que fue el pri­me­ro en di­vul­gar có­mo via­ja un co­ci­ne­ro y qué co­sas le in­tere­san en esas tra­ve­sías”.

Por su par­te, Mar­tín Pit­ta­lu­ga coin­ci­dió en re­me­mo­rar su ca­pa­ci­dad pa­ra ex­pli­car e in­for­mar. “Des­de mi pun­to de vis­ta, el me­jor co­mu­ni­ca­dor de nues­tro mun­do ya que cap­ta­ba siem­pre dón­de es­ta­ba lo sen­si­ble y ver­da­de­ro. En sus via­jes y en­tre­vis­tas hu­ma­ni­zó e hi­zo co­no­cer el mun­do de los res­tau­ran­tes po­pu­la­res en sen­ti­do de pue­blo”, se­ña­ló el chef de La Hue­lla. “Y ade­más era iró­ni­co, anár­qui­co, rea­cio a las mo­das y un mi­li­tan­te, en to­do sen­ti­do, de la co­mi­da ca­lle­je­ra y ca­na­lla. Me im­pac­tó la no­ti­cia, lo va­mos a ex­tra­ñar”, fi­na­li­zó Pit­ta­lu­ga. Su legado en li­bros. Por úl­ti­mo, el tam­bién fa­mo­so co­ci­ne­ro Fer­nan­do Troc­ca op­tó por ha­blar so­bre la li­te­ra­tu­ra de Anthony Bour­dain. “Era un aman­te de lo que ha­cía y lo­gró tras­cen­der de la co­ci­na pa­ra con­ver­tir­se en es­cri­tor. To­dos los que he­mos leí­do su li­bro Con­fe­sio­nes de un chef nos sen­ti­mos to­tal­men­te iden­ti­fi­ca­dos con lo que él re­la­tó allí”, ex­pli­có.

Sin em­bar­go, tam­bién di­jo que sus pro­gra­mas te­le­vi­si­vos fue­ron de gran ayu­da pa­ra la in­dus­tria gas­tro­nó­mi­ca. “Con su pro­gra­ma de te­le­vi­sión re­vo­lu­cio­nó to­dos los shows don­de la co­ci­na es el eje. De al­gu­na ma­ne­ra hi­zo que via­ja­ra mu­cha gen­te y que co­no­cie­ra otras cul­tu­ras, co­ci­nas y cocineros. Se po­día sen­tar en la me­sa de los me­jo­res res­tau­ran­tes o en la Cos­ta­ne­ra Sur a co­mer un cho­ri­pán”, di­jo Troc­ca, re­cor­dan­do que eso hi­zo Bour­dain cuan­do es­tu­vo en Bue­nos Ai­res.

FOTOS: AFP

TRA­BA­JO. Bour­dain es­ta­ba en un ho­tel de Kay­sers­berg, al nor­te de Fran­cia. Fil­ma­ba allí pa­ra su pro­gra­ma en la CNN, Parts Unk­nown.

CEDOC PERFIL

MO­MEN­TOS. En 2016, Bour­dain y su equi­po en Cos­ta­ne­ra Sur. Con su pa­re­ja, la ac­triz Asia Ar­gen­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.