Acuer­do con el FMI: ¿un ‘plan mor­fi­na’?

Pa­ra el au­tor, el Go­bierno pa­ga con el re­cien­te stand-by el cos­to de sus erro­res. In­gre­sa­rá di­ne­ro, pe­ro se po­ne en ries­go la re­elec­ción de 2019, a par­tir de la dis­mi­nu­ción de la obra pú­bli­ca. Los fon­dos que in­gre­san son cla­ves pa­ra la go­ber­na­bi­li­dad.

Perfil (Sabado) - - PROTAGONISTAS - SAN­TIA­GO MON­TO­YA*

La cri­sis cam­bia­ria de ma­yo mar­có el fi­nal de la “fa­se fi­nan­cie­ra dul­ce” del go­bierno na­cio­nal, y pu­so pa­tas pa­ra arri­ba su es­tra­te­gia po­lí­ti­ca de ca­ra a 2019. Es­ta es­ta­ba, has­ta esa cri­sis, ba­sa­da en que la eco­no­mía, si bien por su desem­pe­ño más bien me­dio­cre no se­ría un pi­lar po­lí­ti­co pa­ra la re­elec­ción pre­si­den­cial y de las fi­gu­ras ofi­cia­lis­tas en los prin­ci­pa­les dis­tri­tos que go­bier­nan, tam­po­co se­ría fuen­te de muy ma­las no­ti­cias. Dan­do así am­plio mar­gen al pro­ba­da­men­te efec­ti­vo mar­ke­ting po­lí­ti­co elec­to­ral de Cam­bie­mos, y a la obra pú­bli­ca, co­mo he­rra­mien­tas pa­ra lo­grar otro triun­fo elec­to­ral a pe­sar de los au­men­tos de ta­ri­fas y la in­fla­ción (que ve­nía es­ti­ran­do las me­tas del 28-D pe­ro sin ga­lo­par). Re­elec­ción. Pe­ro la cri­sis cam- bia­ria le mos­tró al Go­bierno dos cla­ras ame­na zas a sus pre­ten­sio­nes de re­elec­ción. Se in­si­nua­ron ries­gos de in­go­ber­na­bi­li­dad a cau­sa de la cri­sis cam­bia­ria en cier­nes, con el

con­se­cuen­te des­ma­dre eco­nó­mi­co que im­pli­ca­ría, por un la­do, y de “la calle” (por com­bi­na­ción de pro­ble­má­ti­cas so­cia­les, la­bo­ra­les, sin­di­ca­les), por otro la­do. Am­bos fe­nó­me­nos no es­tán des­co­nec­ta­dos, pe­ro a efec­tos de es­tas lí­neas con­vie­ne con­si­de­rar­los por se­pa­ra­do.

En cuan­to a lo cam­bia­rio, cla­ra­men­te, el im­por­tan­tí­si­mo blin­da­je fi­nan­cie­ro anun­cia­do por el FMI, así co­mo el con­tun­den­te apo­yo de la co­mu­ni­dad fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal, tie­nen un efec­to bal­sá­mi­co so­bre el ries­go se­ve­ro de in­go­ber­na­bi­li­dad ori­gi­na­da en la di­ná­mi­ca de los mer­ca­dos cam­bia­rio y fi­nan­cie­ro. Los mer­ca­dos no ol­vi­dan que el dó­lar ha ma­lo­gra­do va­rios go­bier­nos ar­gen­ti­nos, y de­be­rán acu­sar en al­gún pun­to el men­sa­je del blin­da­je lo­gra­do.

Aun­que de­be no­tar­se que las me­di­das in­clui­das en el acuer­do, de nin­gu­na ma­ne­ra ga­ran­ti­zan que la co­ti­za­ción del dó­lar aban­do­ne las pri­me­ras pla­nas en lo in­me­dia­to ni –por su­pues­to– que eso de­je de im­pac­tar en la in­fla­ción, in­sis­ti­mos en que la mag­ni­tud del blin­da­je en prin­ci­pio di­lu­ye sus­tan­cial­men­te, anes­te­sia po­de­ro­sa­men­te al mo­do de la mor­fi­na, la ame­na­za ver­de que en­fren­ta­ba el Go­bierno en la se­gun­da fa­se de su man­da­to. Ade­más, la apa­ri­ción del FMI en es­ce­na ha obli­ga­do al Go­bierno a co­rre­gir o pu­lir cier­tos erro­res gro­se­ros de ges­tión eco­nó­mi­ca, lo que tam­bién es po­si­ti­vo pa­ra los mer­ca­dos.

Pe­ro es muy dis­tin­to el pa­no­ra­ma que sur­ge de con­si­de­rar la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble al mo­men­to so­bre el acuer­do con el FMI, en re­la­ción con el de­sa­fío de go­ber­na­bi­li­dad que emer­ge des­de “la calle”.

Al res­pec­to, con­vie­ne con­si­de­rar la si­tua­ción de par­ti­da de la eco­no­mía real al mo­men­to del acuer­do con el FMI. Los grá­fi­cos que se pre­sen­tan a con­ti­nua­ción mues­tran, de dos formas dis­tin­tas y com­ple­men­ta­rias, que la eco­no­mía ar­gen­ti­na, que prác­ti­ca­men­te no cre­ce des­de 2010, y que en tér­mi­nos de PBI per cá­pi­ta pre­sen­ta una le­ve caí­da en el pe­río­do, ha ve­ni­do sien­do im­pul­sa­da fun­da­men­tal­me por el con­su­mo pú­bli­co.

El con­te­ni­do del acuer­do con el FMI im­pac­ta des­de lo in­me­dia­to y con fuer­te al­can­ce en 2019, en los gas­tos de ca­pi­tal, in­clu­so li­mi­tan­do las prác­ti­cas del ti­po “con­ta­bi­li­dad crea­ti­va” pa­ra dis­fra­zar ru­bros de obra pú­bli­ca co­mo PPPs.

Es­to, sin en­trar a va­lo­rar la sus­ten­ta­bi­li­dad o ra­cio­na­li­dad de di­cha po­lí­ti­ca de con­su­mo pú­bli­co co­mo im­pul­sor prin­ci­pal de la eco­no­mía, equi­va­le a des­ac­ti­var el prin­ci­pal “mo­tor” de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca que fun­cio­nó en los úl­ti­mos años, cuan­do aún no han lo­gra­do en­cen­der­se con su­fi­cien­te fuer­za los mo­to­res al­ter­na­ti­vos que per­si­gue en­cen­der el Go­bierno (ver IBIF en los dos úl­ti­mos años, en los grá­fi­cos de cur­vas).

Obras pú­bli­cas. Ade­más, Cam­bie­mos pier­de de es­ta for­ma, de ca­ra a 2019, gran par­te de su úni­co ca­ba­lli­to de ba­ta­lla en el cam­po de la eco­no­mía real, que im­pac­tó has­ta aho­ra po­si­ti­va­men­te en el em­pleo y el bie­nes­tar con­cre­to de los be­ne­fi­cia­rios de las obras pú­bli­cas y con­su­mo pú­bli­co en ge­ne­ral. En sín­te­sis, en el plano de lo la­bo­ral y ocu­pa­cio­nal, so­cial, pro­duc­ti­vo, py­mes, eco­no­mía fa­mi­liar, cli­ma sin­di­cal y po­bre­za en ge­ne­ral, re­dun­dan­do en lo que de­no­mi­na­mos “la calle”, los dis­tin­tos ele­men­tos co­no­ci­dos al mo­men­to acer­ca del acuer­do con el FMI no pre­sa­gian una di­ná­mi­ca po­si­ti­va.

La me­nor in­cer­ti­dum­bre en los mer­ca­dos y la me­jor or­ga­ni­za­ción de ges­tión eco- nó­mi­ca, que re­dun­da­rían en me­nor ta­sa de in­te­rés, jun­to a la pre­vi­sión –no­ve­do­sa pa­ra el FMI– de la po­si­bi­li­dad de des­ple­gar po­lí­ti­cas de emer­gen­cia so­cial in ex­tre­mis en ca­so ne­ce­sa­rio, apa­re­cen co­mo ele­men­tos alen­ta­do­res y con­sis­ten­tes con un me­nor cli­ma de con­flic­ti­vi­dad. Sin em­bar­go, es­tos ele­men­tos po­si­ti­vos apa­re­cen muy in- su­fi­cien­tes pa­ra neu­tra­li­zar los efec­tos de la po­lí­ti­ca res­tric­ti­va de in­gre­sos en ge­ne­ral y so­bre el em­pleo pú­bli­co en par­ti­cu­lar, las ta­ri­fas, la in­fla­ción, el re­cor­te de la obra pú­bli­ca. Es­to, en un es­ce­na­rio en el que se bus­ca equi­li­brio fis­cal en ni­ve­les as­fi­xian­te­men­te ele­va­dos de pre­sión im­po­si­ti­va y gas­to pú­bli­co, que li­mi­tan la po­si­bi­li­dad de la eco­no­mía de in­gre­sar en una fa­se de cre­ci­mien­to vi­go­ro­so y sos­te­ni­do, re­qui­si­to ne­ce­sa­rio pa­ra as­pi­rar a di­luir “la calle” co­mo fo­co de in­go­ber­na­bi­li­dad.

En con­se­cuen­cia, con el al­can­ce que de­fi­ne lo in­for­ma­do has­ta el mo­men­to so­bre el acuer­do con el FMI, se es­ta­ría de­fi­nien­do pa­ra la eco­no­mía ar­gen­ti­na una suerte de “plan mor­fi­na”, un blin­da­je que ten­dría la ca­pa­ci­dad de evi­tar ca­tás­tro­fes en los mer­ca­dos cam­bia­rio y fi­nan­cie­ro, pe­ro que no re­suel­ve prác­ti­ca­men­te nin­guno de los pro­ble­mas de fon­do de la eco­no­mía. El acuer­do con el FMI trans­cu­rre ex­clu­si­va­men­te en el plano de lo fi­nan­cie­ro, cuan­do pre­ci­sa­men­te hoy Do­nald Trump em­pie­za la reunión del G7, con una agen­da muy dis­tin­ta: aper­tu­ra de mer­ca­dos de ex­por­ta­ción pa­ra los sec­to­res pro­duc­ti­vos ame­ri­ca­nos.

En sín­te­sis, pe­se al im­por­tan­te ali­vio cam­bia­rio y fi­nan­cie­ro re­ci­bi­do, que en prin­ci­pio –y si el acuer­do trans­cu­rre den­tro de los mo­ni­to­reos de ri­gor por par­te del FMI– re­du­ce drás­ti­ca­men­te la pro­ba­bi­li­dad de que el dó­lar se des­con­tro­le de for­ma que ter­mi­ne sen­ten­cian­do al ofi­cia­lis­mo, aún per­sis­te y se com­ple­ji­za en pers­pec­ti­va “la calle”, co­mo se­rio de­sa­fío de go­ber­na­bi­li­dad, y lí­mi­te a la es­tra­te­gia elec­to­ral de Cam­bie­mos, en la me­di­da en que vuel­va a ha­cer eje pri­mor­dial en el mar­ke­ting po­lí­ti­co a tal efec­to.

Fi­nal­men­te, re­cu­pe­ran­do la vi­sión in­ter­ac­ti­va en­tre am­bos fo­cos de in­go­ber­na­bi­li­dad pre­sen­ta­dos al co­mien­zo, el ries­go de un des­bor­de en di­ná­mi­ca dó­lar-ca­nas­ta ali­men­ta­ria po­dría te­ner efec­tos muy ne­ga­ti­vos so­bre la po­bre­za, con to­do lo que ello im­pli­ca.

La me­nor in­cer­ti­dum­bre de los mer­ca­dos re­dun­da­rá en me­nor ta­sa de in­te­rés jun­to a la po­si­bi­li­dad de des­ple­gar po­lí­ti­cas so­cia­les El acuer­do trans­cu­rre ex­clu­si­va­men­te en el plano de lo fi­nan­cie­ro, mien­tras EE.UU. abre mer­ca­dos pa­ra sus em­pre­sa­rios

PERPLEJOS. El Go­bierno apli­có po­lí­ti­cas, a par­tir del 28 de di­ciem­bre pa­sa­do, que co­lap­sa­ron en un ma­yo con pro­ble­mas de fi­nan­cia­ción.

AGEN­DA. Los tuits de Do­nald Trump de­mues­tran que va a pro­fun­di­zar las ba­rre­ras co­mer­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.