Ori­gi­na­les y co­pias

Perfil (Sabado) - - ESCRITORES - DA­NIEL GUE­BEL

Re­vi­san­do pa­pe­les vie­jos en­cuen­tro un tex­to que me en­vió Clau­dio Ba­rra­gán. En su mo­men­to creí que la dis­cre­ción lo obli­ga­ba a in­ven­tar un fi­ló­so­fo co­reano y un tí­tu­lo pa­ra jus­ti­fi­car una afir­ma­ción. Tiem­po des­pués me en­te­ré de que Byung-Chul Han y su Shan

zhai exis­tían. La ci­ta es es­ta: “Cuan­do un fal­si­fi­ca­dor to­ma pres­ta­do un cua­dro de una co­lec­ción y al de­vol­ver­lo no en­tre­ga el ori­gi­nal sino una co­pia, no es­ta­mos an­te un en­ga­ño: ca­da uno tie­ne el cua­dro que se me­re­ce. No es la ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va sino el co­no­ci­mien­to lo que le­gi­ti­ma la posesión del cua­dro. Si al­guien es tan cré­du­lo pa­ra com­prar y dis­fru­tar de fal­si­fi­ca­cio­nes, ¿por qué arrui­nar las ilu­sio­nes de ese po­bre hom­bre?”. ¿Por qué me ha­bía pa­re­ci­do un apó­cri­fo? Pri­me­ro, por lo in­ve­ro­sí­mil de la ope­ra­ción re­fe­ri­da. ¿Quién, due­ño de una co­lec­ción pri­va­da, pres­ta­ría un cua­dro? Cla­ro que po­dría pen­sar­se que la ex­pre­sión “to­mar pres­ta­do” era pa­si­ble de ser in­ter­pre­ta­da co­mo una tra­duc­ción eu­fe­mís­ti­ca de ro­bo. Eso ya re­sul­ta­ba más creí­ble. De to­dos mo­dos, el tex­to de­cía “al de­vol­ver­lo”, lo que su­po­nía no la sus­ti­tu­ción frau­du­len­ta sino la res­ti­tu­ción le­gí­ti­ma, so­lo que di­la­ta­da en el tiem­po. Lue­go, el tex­to se com­pli­ca­ba al ha­blar de quien se pre­su­me ad­qui­rió el cua­dro que lue­go ha­bría de pres­tar. Byung-Chun Han pro­po­ne que si el de­frau­da­do pres­ta­dor se con­ten­ta con la sus­ti­tu­ción, en la sa­tis­fe­cha de­lec­ta­ción que no dis­tin­gue ori­gi­nal de co­pia es­tá su pre­mio y no ha­bría que des­as­nar­lo al res­pec­to. Pe­ro la for­mu­la­ción es con­fu­sa, por­que el pá­rra­fo ha­bla de “com­prar y dis­fru­tar de fal­si­fi­ca­cio­nes”, cuan­do pre­via­men­te nos informa que com­pró un ori­gi­nal y lue­go de su ge­ne­ro­so prés­ta­mo le fue en­tre­ga­da una co­pia. ¿En­ton­ces? Des­de mi pun­to de vis­ta, el bur­la­do re­sul­ta en reali­dad un bur­la­dor, por­que la fal­si­fi­ca­ción que aho­ra obra en su po­der ha si­do pro­du­ci­da por un ar­tis­ta lo su­fi­cien­te­men­te há­bil pa­ra re­nun­ciar a los po­de­res del ori­gi­nal y car­gar en cam­bio de nue­vos sen­ti­dos a su co­pia. En cam­bio, la obra ori­gi­nal no es más que una me­ra pin­tu­ra co­mo cual­quier otra.

En la sa­tis­fe­cha de­lec­ta­ción que no dis­tin­gue ori­gi­nal y co­pia es­tá su pre­mio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.