Pi­dió no cru­zar­se con su ex je­fe

Perfil (Sabado) - - POLITICA - P.B.

Ju­lio De Vi­do fue su je­fe du­ran­te to­da la era kirch­ne­ris­ta, pe­ro Ló­pez pi­dió no cru­zár­se­lo en la al­cai­día de tri­bu­na­les cuan­do es­ta ma­ña­na lle­ga­ron pa­ra de­cla­rar. La anéc­do­ta fue la co­mi­di­lla de Tri­bu­na­les. Tam­bién su com­por­ta­mien­to du­ran­te una de­cla­ra­ción en don­de mu­chos apos­ta­ban a que se ven­ga­ría des­pués de pa­sar dos años tras la cár­cel. Es que el pe­nal de Ezei­za se trans­for­mó en su ho­gar. Cuan­do uno de los jue­ces le pre­gun­tó cuál era su do­mi­ci­lio, dio la di­rec­ción del pe­nal y el juez tu­vo que acla­rar­le que le pre­gun­ta­ba la di­rec­ción de don­de vi­vía has­ta que fue arres­ta­do. Tal co­mo ha­bía con­ta­do PER­FIL en ju­nio de 2017, Ló­pez con­tó que en el pe­nal se de­di­ca a ha­cer bol­sas. Y con­tó que por esa ta­rea recibe en mano un suel­do de $ 4.900, que sir­ve pa­ra com­prar ali­men­to y ar­tícu­los de lim­pie­za. “No ten­go nin­gún otro aho­rro por­que han si­do em­bar­ga­dos to­dos mis bie­nes”, aña­dió. El ex se­cre­ta­rio de Obras Pu­bli­cas apro­ve­chó ade­más pa­ra dis­pa­rar con­tra Fer­nan­da He­rre­ra, la “abo­ga­da hot” que lo ha­bía re­pre­sen­ta­do ape­nas cayó pre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.