Tres re­vo­lu­cio­nes

Perfil (Sabado) - - ESCRITORES - ANGELICA GO­RO­DIS­CHER

Cuán­tas ve­ces de­ci­mos u oí­mos eso de “si mi ma­má es­tu­vie­ra aquí...”, “si mi pa­pá oye­ra es­to...”, y cla­ro, por qué no, si mi pa­pá es­cri­bía en una Un­der­wood se­mi­por­tá­til y mi ma­má co­sía en una má­qui­na Sin­ger a pe­dal.

Y yo re­dac­ta­ba mu­chas cartas por día y des­pués me iba al co­rreo con los so­bres en la mano y las man­da­ba a ve­ces sim­ples, a ve­ces cer­ti­fi­ca­das y en oca­sio­nes es­pe­cia­les por ex­pre­so aun­que eran ca­rí­si­mas, cos­ta­ban co­mo trein­ta y cin­co cen­ta­vos ca­da una.

Aho­ra es­cri­bo mails (que tra­ten de per­do­nar­me los pu­ris­tas del idio­ma aun­que les re­sul­te di­fí­cil, pe­ro me es más có­mo­do, más cor­to, más gráfico y más prác­ti­co po­ner mails que po­ner co­rreos elec­tró­ni­cos), de­jo caer

Sé que hay mu­chas co­sas que sir­ven pa­ra cu­rar y otro mon­tón de co­sas que sir­ven pa­ra vi­vir

el de­do so­bre “en­viar” y lo que es­cri­bí apa­re­ce en la pan­ta­lla de la compu­tado­ra de mi ami­ga Su­sa­na pon­ga­mos por ca­so o de mi ase­sor le­gal pon­ga­mos por otro ca­so.

Oh, si mi pa­pá es­tu­vie­ra aquí..., oh si mi ma­má vie­ra es­to..., có­mo se asom­bra­rían.

Una ya no se asom­bra: una ya se acos­tum­bró, y lo que es más in­te­re­san­te, a una se le dis­pa­ra la ima­gi­na­ción y pien­sa en lo mu­cho que to­da­vía es­tá por in­ven­tar­se.

Bueno, sí, ya lo sé, la hu­ma­ni­dad ha in­ven­ta­do co­sas atro­ces y sin du­da lo pa­sa­ría­mos me­jor y dor­mi­ría­mos más tran­qui­los si no hu­bie­ra me­tra­lle­tas, ca­ño­nes, bom­bas ató­mi­cas o no, re­vól­ve­res, pis­to­las y to­do eso que sir­ve pa­ra ma­tar.

Tam­bién sé que hay un mon­tón de co­sas que sir­ven pa­ra cu­rar y otro mon­tón de co­sas que sir­ven pa­ra vi­vir.

So­mos po­li­fa­cé­ti­cos; ma­lin­ten­cio­na­dos pe­ro po­li­fa­cé­ti­cos. Fal­tan co­sas im­pres­cin­di­bles, es cier­to, pe­ro oja­lá las in­ven­te­mos sin ma­la in­ten­ción.

Pa­cí­fi­ca­men­te. No es im­po­si­ble: el si­glo XX nos dio tres re­vo­lu­cio­nes in­cruen­tas, sin san­gre ni ar­mas, no lo ol­vi­de, y por si aca­so les re­cuer­do a los ca­be­ci­llas de esas re­vo­lu­cio­nes, o sea: Pa­blo Pi­cas­so, Sig­mund Freud, Cla­ra Zet­kin, que por si lo ha ol­vi­da­do se lo re­cuer­do, pro­nun­ció por vez pri­me­ra la pa­la­bra que ya ve­nía en la con­cien­cia: fe­mi­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.