Ai­re pa­ra Igua­cel.

Se hi­cie­ron vi­si­bles enojos e in­ter­nas con los mi­nis­tros Du­jov­ne, su su­pe­rior; Die­trich y Fri­ge­rio. An­tes, irri­tó al di­rec­to­rio de YPF. La ban­ca de Capu­to, el ami­go del Pre­si­den­te.

Perfil (Sabado) - - PORTADA - EZE­QUIEL SPILLMAN

Mien­tras su­ma de­trac­to­res, in­clu­so en­tre mi­nis­tros, tras el con­flic­to por el gas, el se­cre­ta­rio de Ener­gía ana­li­za un po­si­ble es­que­ma 2019 de ta­ri­fas do­la­ri­za­das con ban­da cam­bia­ria pa­ra evi­tar so­bre­sal­tos.

El in­ten­to del Go­bierno de vol­ver a au­men­tar el gas de­jó en el cen­tro de la tor­men­ta po­lí­ti­ca al fla­man­te se­cre­ta­rio de Ener­gía, Ja­vier Igua­cel. El fun­cio­na­rio que­dó vi­si­ble­men­te gol­pea­do y atra­ve­só su peor se­ma­na des­de que de­jó el área de Via­li­dad na­cio­nal, don­de se cons­tru­yen ru­tas y au­to­pis­tas, y se hi­zo car­go del área ener­gé­ti­ca. Pa­ra peor: se ga­nó la ene­mis­tad de bue­na par­te del ga­bi­ne­te, que nun­ca es­tu­vo al tan­to de la me­di­da, y has­ta los ru­mo­res de re­nun­cia so­na­ron du­ran­te los días pos­te­rio­res al po­lé­mi­co anun­cio.

Hoy, na­da in­di­ca que se ale­je de la fun­ción pú­bli­ca y, una vez que se dio mar­cha atrás con el au­men­to, el pre­si­den­te Mauricio Ma­cri lo re­ci­bió en su des­pa­cho y le dio el aval pa­ra se­guir. Un ges­to que tam­bién de­no­ta que el pro­pio je­fe de Es­ta­do fue el que ava­ló la re­so­lu­ción y se ne­gó, du­ran­te días, a dar mar­cha atrás.

A pe­sar de ello, el epi­so­dio per­mi­tió vi­si­bi­li­zar, una vez más, roces en el in­te­rior del Go­bierno. Una de las in­ter­nas más vi­si­bles se dio con el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Nicolás Du­jov­ne, su je­fe en el or­ga­ni­gra­ma mi­nis­te­rial. Du­jov­ne es­ta­ba fue­ra del país y, se­gún su en­torno, no es­ta­ba al tan­to de la me­di­da. Cer­ca de Igua­cel di­je­ron que, en ri­gor, si bien el mi­nis­tro no par­ti­ci­pó de un en­cuen­tro ofi­cial pa­ra tra­tar el te­ma, sí es­ta­ba al tan­to Gus­ta­vo Lo­pe­te­gui, el aho­ra ase­sor pre­si­den­cial, y “dos asesores de Du­jov­ne”. Es más: afir­ma­ron que el vier­nes del anun­cio el se­cre­ta­rio ha­bló con el mi­nis­tro. La re­la­ción en­tre am­bos no era asi­dua, has­ta los cam­bios de ga­bi­ne­te, pe­ro el te­ma del gas de­jó un ha­lo de re­sen­ti­mien­to en el Pa­la­cio de Ha­cien­da. Los se­pa­ran un par de pi­sos en el mis­mo edi­fi­cio.

Otro de los que se enojó, den­tro del ofi­cia­lis­mo, fue el mi­nis­tro del In­te­rior, Ro­ge­lio Fri­ge­rio, y su ami­go, el ti­tu­lar de la Cá­ma­ra de Diputados, Emi­lio Monzó. No so­lo no es­ta­ban al tan­to del te­ma sino que la de­ci­sión les ge­ne­ró un in­con­ve­nien­te po­lí­ti­co de mag­ni­tud: el PJ ame­na­zó con no acom­pa­ñar el Pre­su­pues­to 2019 si no se da­ba mar­cha atrás. El in­ter­lo­cu­tor na­tu­ral de Igua­cel, in­clu­so cuan­do es­ta­ba en Via­li­dad y de­pen­día de Die­trich, siem­pre fue Lo­pe­te­gui. El ex vi­ce­je­fe de Ga­bi­ne­te, que hoy se ocu­pa de los PPP (el sis­te­ma de con­tra­ta­ción de obra pú­bli­ca con los pri­va­dos co­mo eje) y has­ta par­ti­ci­pa de reunio­nes de ga­bi­ne­te, fue quien con­ven­ció a Ma­cri –por su­ge­ren­cia del mi­nis­tro de Trans­por­te– de lle­var­lo a Ener­gía.

Sin em­bar­go, den­tro del Pa­la­cio de Ha­cien­da, Die­trich sin­tió un fuer­te dis­gus­to cuan­do se en­te­ró de que el fun­cio­na­rio que ha­bía lle­va­do des­de Ca­pi­tán Sar­mien­to en 2015 (tras per­der por ape­nas 200 vo­tos la in­ten­den­cia) a su área le ha­bía so­li­ci­ta­do a Ma­cri y a Pe­ña que la Se­cre­ta­ría de Ener­gía no es­té ba­jo su ór­bi­ta.

Cer­ca de Igua­cel ex­pli­ca­ron que, si bien el da­to es cer­te­ro, “no le pa­re­cía que co­rres­pon­da ir a Trans­por­te por­que Ener­gía su­po­ne te­mas ma­cro­eco­nó­mi­cos”. Agre­ga­ron, ade­más, que la re­la­ción en­tre ellos hoy es “bue­ní­si­ma”. En­tre sus ín­ti­mos, Die­trich evi­ta ha­blar mal del se­cre­ta­rio, pe­ro no son­ríe al ha­blar de él.

Otra in­ter­na que libra Igua­cel es con YPF. Allí el di­rec­to­rio vie­ne re­sis­tien­do cam­bios y, ade­más, ge­ne­ró bron­ca que el se­cre­ta­rio de Ener­gía, en una reunión ha­ce po­co más de un mes, pi­dió rear­mar el plan de tra­ba­jo de la pe­tro­le­ra. Ayer es­tu­vie­ron más de tres ho­ras reuni­dos los di­rec­ti­vos de la em­pre­sa con el se­cre­ta­rio. Por aho­ra, for­mal­men­te, Igua­cel no pro­pu­so a na­die en el di­rec­to­rio pe­ro en YPF es­tán aler­tas: el nom­bre del co­rre­dor del Da­kar Orly Te­rra­no­va, de es­tre­cho víncu­lo con Igua­cel, re­sue­na en las ofi­ci­nas de Ma­cha­ca Güe­mes. Te­rra­no­va, di­cen en el sec­tor, cuen­ta con el apo­yo de la em­pre­sa To­tal. Pa­ra peor: en­tre los di­rec­to­res de YPF es­tá el abo­ga­do per­so­nal del Pre­si­den­te, Fa­bián Ro­drí­guez Si­món, quien des­po­tri­ca por lo ba­jo con­tra la po­lí­ti­ca de Igua­cel.

En­tre quie­nes apo­ya­ron al se­cre­ta­rio es­tá el je­fe de Ga­bi­ne­te. A pe­sar de que fue uno de los que sos­tu­vo la de­ci­sión de au­men­tar el gas tam­bién le pi­dió que lo ex­pli­que en una con­fe­ren­cia de pren­sa. Otro apo­yo im­por­tan­te es el de Nicolás Capu­to, el me­jor e ín­ti­mo ami­go de Ma­cri. Su ape­nas 2% de ac­cio­nes en Ede­sur y el in­sig­ni­fi­can­te 4% de TGLT (la ge­ne­ra­do­ra eléc­tri­ca) fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra en­ta­blar un víncu­lo asi­duo y de­ci­si­vo pa­ra el fu­tu­ro.

Lue­go de la mar­cha atrás, Ma­cri lo re­ci­bió en su des­pa­cho y le dio el aval pa­ra se­guir

INS­TA­GRAM

ENER­GIA. Otra de las in­ter­nas del fun­cio­na­rio es con la pe­tro­le­ra es­ta­tal, don­de so­bre­vo­ló el nom­bre de Orly Te­rra­no­va, cer­cano a Igua­cel.

MI­NIS­TE­RIO DE HA­CIEN­DA

MI­NIS­TROS. El anun­cio de la suba de­jó re­ce­los con Du­jov­ne. Die­trich fue quien lo su­mó al Go­bierno.

INS­TA­GRAM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.