Fal­sa paz en la Cor­te

Perfil (Sabado) - - POLITICA -

A ve­ces, de­ba­jo de la al­fom­bra se es­con­de la ba­su­ra. Y a ve­ces, cuan­to más re­co­le­ta y dis­tin­gui­da, peor hue­le la ba­su­ra es­con­di­da. Al­go de es­to pu­do olis­quear­se es­ta se­ma­na en el due­lo pú­bli­co que en­cen­die­ron el ac­tual y el ex pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma.

El nue­vo, Car­los Ro­sen­krantz, pre­sen­tó una ve­ne­no­sa re­so­lu­ción en la que exi­gió ac­ce­der a las cla­ves pa­ra reac­ti­var el Cen­tro de In­for­ma­ción Ju­di­cial, un vehícu­lo in­for­ma­ti­vo efi­caz que, co­mo tan­tas co­sas de la Cor­te, Ri­car­do Lo­ren­zet­ti con­vir­tió en su co­to pri­va­do. Des­tem­pla­do, co­mo ca­da vez que mon­ta en có­le­ra, Lo­ren­zet­ti emi­tió una no­ta in­cen­dia­ria con­tra su sucesor.

El fo­go­so e iné­di­to in­ter­cam­bio fue ape­nas una ex­cu­sa de lo que es­tá en jue­go. Ro­sen­krantz, más técnico y con tra­yec­to­ria en es­tu­dios pri­va­dos, de­be de­ci­dir si en­ca­ra la su­ce­sión con gra­dua­lis­mo o shock. Ca­si el mis­mo di­le­ma con el que Ma­cri asu­mió en la Ro­sa­da. So­lo que en vez de la ex­plo­si­va he­ren­cia re­ci­bi­da de CFK, acá se tra­ta de la de Lo­ren­zet­ti.

El “lo­ris­mo”, co­mo al­gu­nos lla­man a los in­con­di­cio­na­les del hom­bre que con­du­jo la Cor­te du­ran­te ca­si 12 años, ase­gu­ra que el le­ga­do es in­me­jo­ra­ble, con aho­rros en cuen­tas ban­ca­rias por más de $ 10 mil mi­llo­nes, por ejem­plo. O el ti­ro­nea­do CIJ. Et­cé­te­ra, cla­ro. Otras vo­ces in­ter­nas más crí­ti­cas se­ña­lan que hay no po­cas zo­nas os­cu­ras: de­sig­na­cio­nes, ma­ne­jos ad­mi­nis­tra­ti­vos (don­de ejer­ció has­ta aho­ra Héctor Mar­chi, mano de­re­cha e iz­quier­da de Lo­ren­zet­ti en esa área) y, so­bre to­do, cier­ta dis­cre­cio­na­li­dad en el ma­ne­jo de qué ex­pe­dien­tes se tra­tan.

En el Go­bierno, un sec­tor de la Cor­te y miem­bros del círculo ro­jo con vie­jas fac­tu­ras pen­dien­tes im­pul­san a Ro­sen­krantz a te­ra­pia de shock con­tra Lo­ren­zet­ti. Que Ca­rrió vo­ci­fe­re es­ta de­man­da no ob­tu­ra que otros y otras bus­quen lo mis­mo sin ha­cer tan­to rui­do. Lo­ren­zet­ti ha­bría con­tac­ta­do a re­fe­ren­tes pe­ro­nis­tas no K en bus­ca de un pa­ra­guas pro­tec­tor.

Es­to no ter­mi­na acá.

JA­VIER CAL­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.