Fría aco­gi­da de los jue­ces fe­de­ra­les al nue­vo ti­tu­lar del má­xi­mo tri­bu­nal

Perfil (Sabado) - - POLITICA - CECILIA DEVANNA

Es­ta se­ma­na, en uno de los sa­lo­nes del Ho­tel Al­vear Icon de Puer­to Ma­de­ro, Car­los Ro­sen­krantz dio su pri­mer dis­cur­so pú­bli­co co­mo pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma. Fue en el mar­co del J20, el en­cuen­tro que reúne a los mi­nis­tros de otros paí­ses, y que se da en el mar­co de la cum­bre del G20. El even­to se dio en me­dio de la po­lé­mi­ca con su an­te­ce­sor, Ri­car­do Lo­ren­zet­ti, y quien te­nía to­do lis­to pa­ra ser el an­fi­trión del en­cuen­tro, ya que la vo­ta­ción pa­ra re­no­var el car­go es­ta­ba pre­vis­ta pa­ra no­viem­bre.

Lo­ren­zet­ti es­tu­vo en el es­ce­na­rio, en el que tam­bién es­tu­vie­ron los res­tan­tes cor­te­sa­nos, y has­ta el pre­si­den­te Mauricio Ma­cri. Pe­ro par­te de la aten­ción se la lle­va­ron los asis­ten­tes y au­sen­tes al ac­to. Allí es­ta­ban in­vi­ta­dos los jue­ces de Co­mo­do­ro Py, el fue­ro más po­de­ro­so del país, pe­ro no to­dos los ma­gis­tra­dos di­je­ron pre­sen­te. El de­ta­lle no pa­só inad­ver­ti­do te­nien­do en cuen­ta que sep­tiem­bre pa­sa­do, tras co­no­cer­se el cam­bio de man­do, en los tri­bu­na­les de Re­ti­ro hu­bo una fuer­te con­mo­ción, por­que Lo­ren­zet­ti era un pre­si­den­te con fuer­te pre­sen­cia allí.

Las au­sen­cias más im­por­tan­tes se die­ron en­tre los jue­ces de pri­me­ra ins­tan­cia, en­tre los que so­lo es­tu­vie­ron tres de los on­ce que hay en la ac­tua­li­dad. Pa­ra mu­chos se tra­tó de una pri­me­ra y cla­ra se­ñal pa­ra con el hom­bre que se­rá ca­be­za del Po­der Ju­di­cial por los pró­xi­mos tres años y que ten­drá, en su re­la­ción con el

fue­ro, uno de los gran­des desafíos de su ges­tión. Y que se pre­vé que en­ca­ra­rá cam­bios que Lo­ren­zet­ti no hi­zo.

En­tre quie­nes sí acu­die­ron al ac­to es­tu­vie­ron los jue­ces Se­bas­tián Ca­sa­ne­llo, Da­niel Ra­fe­cas y Mar­ce­lo Mar­tí­nez De Gior­gi. De los ca­ma­ris­tas fue­ron Leo­pol­do Bru­glia y Ma­riano Llo­rens y va­rios de los in­te­gran­tes de la Cá­ma­ra Fe­de­ral de Ca­sa­ción Pe­nal co­mo Ma­riano Bo­rinsky, Gus­ta­vo Hor­nos, Li­lia­na Ca­tuc­ci, Ana Ma­ría Fi­gue­roa y Die­go Ba­rroe­ta­ve­ña y jue­ces de los Tri­bu­na­les Ora­les Fe­de­ra­les.

El dis­cur­so de Ro­sen­krantz fue ce­le­bra­do por va­rios de ellos, quie­nes des­ta­ca­ron el cor­te ins­ti­tu­cio­na­lis­ta que tu­vo. “Ser un juez in­de­pen­dien­te exi­ge mu­cho más que ser in­de­pen­dien­te de los po­de­res. Hay que ser in­de­pen­dien­te de nues­tras con­di­cio­nes ideo­ló­gi­cas y po­lí­ti­cas. Hay que es­tar mo­ti­va­do por res­pe­tar úni­ca­men­te las re­glas de la co­mu­ni­dad. Pa­ra ser ver­da­de­ra­men­te in­de­pen­dien­te un juez de­be ser in­de­pen­dien­te de sí mis­mo”, di­jo Ro­sen­krantz.Q

CEDOC PER­FIL

PRE­SEN­TE. Da­niel Ra­fe­cas es­tu­vo en Puer­to Ma­de­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.