La eco­no­mía de las pla­ta­for­mas ya tie­ne su pri­mer sin­di­ca­to en el país

En pleno au­ge de Rap­pi, Glo­vo y Pe­di­do­sYa, na­ció la Aso­cia­ción del Per­so­nal de Pla­ta­for­mas (APP). Lle­ga un de­ba­te glo­bal: có­mo se­rán los nue­vos víncu­los la­bo­ra­les.

Perfil (Sabado) - - ECONOMIA - JUAN PA­BLO ALVAREZ

Des­de prin­ci­pios de es­te año, el Cen­tro por­te­ño es­tá te­ñi­do por dos co­lo­res: bi­ci­cle­tas na­ran­jas fluo­res­cen­tes y ama­ri­llas van y vie­nen en­tre­gan­do pe­di­dos. Se tra­ta de los ser­vi­cios de de­li­very de las apli­ca­cio­nes Rap­pi y Glo­vo, que per­mi­ten que el usua­rio re­ci­ba en su do­mi­ci­lio pro­duc­tos de su­per­mer­ca­dos, res­tau­ran­tes o de to­do ti­po de co­mer­cios.

El cre­ci­mien­to de es­tas pla­ta­for­mas fue acom­pa­ña­do de un con­flic­ti­vi­dad pro­gre­si­va en­tre la em­pre­sa y los en­car­ga­dos de en­tre­gar los pe­di­dos. De he­cho, tres me­ses atrás, los rap­pi­ten­de­ros (así se lla­ma a los re­par­ti­do­res de Rap­pi) hi­cie­ron su pri­me­ra jor­na­da de protesta. Es­ta se­ma­na, avan­za­ron un ca­si­lle­ro más: pre­sen­ta­ron la Aso­cia­ción del Per­so­nal de Pla­ta­for­mas (APP), el pri­mer sin­di­ca­to de tra­ba­ja­do­res del ru­bro, que nu­clea a quie­nes se desem­pe­ñan en las pla­ta­for­mas Rap­pi, Glo­vo y Uber.

PER­FIL se co­mu­ni­có con Ro­ger Ro­jas, uno de los fun­da­do­res y se­cre­ta­rios pro­vi­sio­na­les del sin­di­ca­to, quien ex­pli­có los mo­ti­vos del sur­gi­mien­to.

—¿Por qué de­ci­die­ron nu- clear­se co­mo sin­di­ca­to?

—Por la fal­ta de res­pues­tas de las em­pre­sas, res­pec­to a to­dos los re­cla­mos que he­mos he­cho los tra­ba­ja­do­res. Es­tas pla­ta­for­mas lo que ha­cen es di­vi­dir y ha­cer com­pe­tir a los tra­ba­ja­do­res. Nos man­tie­nen se­pa­ra­dos. Con es­to que­re­mos unir­nos y que to­das las per­so­nas que se quie­ran or­ga­ni­zar, pa­ra que las con­di­cio­nes de tra­ba­jo sean me­jo­res, ten­gan un me­dio.

—¿Có­mo fue el pro­ce­so de con­for­ma­ción?

—A raíz del con­flic­to que tu­vi­mos ha­ce tres me­ses, cuan­do de­ci­di­mos ha­cer una protesta, mu­chas per­so­nas que tra­ba­jan pa­ra es­tas pla­ta­for­mas se acer­ca­ron a pe­dir­nos ase­so­ra­mien­to y em­pe­za­mos a crear la­zos es­pon­tá­neos. Uti­li­za­mos las re­des so­cia­les y What­sApp pa­ra jun­tar­nos. Somos mu­chos los tra­ba­ja­do­res de pla­ta­for­mas los que nos sen­ti­mos iden­ti­fi­ca­dos con los mis­mos re­cla­mos.

—¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les plan­teos?

—Que­re­mos una me­sa de ne­go­cia­ción, en las que es­tén los due­ños de las em­pre­sas, los tra­ba­ja­do­res y la Se­cre­ta­ría de Tra­ba­jo. Te men­ti­ría si te di­je­se “pe­di­mos tal o cual ré­gi­men”. Lo que que­re­mos es sen­tar­nos a ne­go­ciar. Por­que ellos di­cen que somos independientes, pe­ro no es ver­dad. Por­que si yo soy in­de­pen­dien­te, fi­jo mi ta­ri­fa. Y no es así. Es­ta­mos su­bor­di­na­dos, ellos nos dan el tra­ba­jo, nos fi­jan el pre­cio que co­bra­mos, nos san­cio­nan y nos bloquean un par de días si no ha­ce­mos ca­so y nos pue­den ha­cer ba­jar en un ran­king se­gún el cual el al­go­rit­mo de­sig­na los en­car­gos. Por otra par­te, na­die nos cu­bre si te­ne­mos un ac­ci­den­te y ade­más, te­ne­mos que pa­gar las bi­cis o las mo­tos, los ce­lu­la­res y los abo­nos. Por eso que­re­mos ne­go­ciar. Que­re­mos un pro­ce­so li­bre, de­mo­crá­ti­co y par­ti­ci­pa­ti­vo. Si quie­ren que sea­mos independientes, sen­té­mo­nos a ver las con­di­cio­nes. Ya hi­ci­mos la pre­sen­ta­ción for­mal del sin­di­ca­to an­te la Se­cre­ta­ría de Tra­ba­jo y es­ta­mos es­pe­ran­do la res­pues­ta.

—¿Có­mo son las con­di­cio­nes de tra­ba­jo des­de tu ex­pe­rien­cia?

—Al prin­ci­pio, re­ci­bía más en­car­gos, tra­ba­ja­ba un par de ho­ras y ya te­nía al­go de di­ne­ro. Pe­ro Rap­pi, por ejem­plo, ca­pa­ci­ta 150 per­so­nas nue­vas dia­ria­men­te pa­ra que se in­cor­po­ren y hoy ya hay 13 mil ID ha­bi­li­ta­dos y la can­ti­dad de pe­di­dos que hay por día no al­can­za pa­ra to­dos. La se­ma­na pa­sa­da es­tu­ve tres ho­ras en la zo­na de Bel­grano es­pe­ran­do que me lle­ga­ra un pe­di­do, hi­ce una so­la en­tre­ga y la em­pre­sa me pa­gó $ 40 y el clien­te me dio $ 10 de pro­pi­na. ¡Es­tu­ve tres ho­ras por $ 50! Des­de el sin­di­ca­to que­re­mos pe­dir una au­di­to­ría de sis­te­mas, ya que el al­go­rit­mo lo ma­ne­jan ellos y les da prio­ri­dad a las per­so­nas que re­cién se in­cor­po­ran, pa­ra en­gan­char­las.

—¿El in­gre­so per­mi­te sol­ven­tar cos­tos básicos?

—Ca­da vez es me­nor. Hay gen­te que tra­ba­ja has­ta 16 ho­ras dia­rias y no se to­man ni un día, por­que el día que no tra­ba­jan no co­men. El 80% de los tra­ba­ja­do­res de es­tas apli­ca­cio­nes somos ex­tran­je­ros, y mu­chos se en­deu­dan pa­ra po­der com­prar una bi­ci o un ce­lu­lar. Y en­ci­ma, co­mo el di­ne­ro no al­can­za pa­ra te­ner la ali­men­ta­ción que re­quie­ren es­tos ti­pos de tra­ba­jos, sur­gen le­sio­nes, des­ga­rros y son días que no tra­ba­ja­mos. A no­so­tros nos gus­tan es­te ti­po de pla­ta­for­mas, las apo­ya­mos y nos gus­ta nues­tro tra­ba­jo. So­lo que­re­mos que se es­ta­blez­can con­di­cio­nes dig­nas, por­que no somos ro­bots.

FO­TOS: NESTOR GRASSI

Al me­nos tres em­pre­sas ya co­pan el de­li­very y la men­sa­je­ría a tra­ves de pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas, con nue­vos mé­to­dos.

NUE­VA POS­TAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.