What­sApp y la cam­pa­ña de odio

Perfil (Sabado) - - IDEAS - LU­CAS MALASPINA Y DIE­GO CANO*

LBol­so­na­ro hi­zo pie en las re­des so­cia­les mu­cho más que en los me­dios tra­di­cio­na­les

a abru­ma­do­ra vic­to­ria de Jair Bol­so­na­ro en las elecciones bra­si­le­ñas le de­be mu­cho a una es­tra­te­gia agre­si­va de vi­ra­li­za­ción en What­sApp. La figura de Bol­so­na­ro, cu­ya con­fir­ma­ción en el ba­llot­ta­ge pa­re­ce inevi­ta­ble, ha si­do asi­mi­la­da a la que pro­ta­go­ni­zó en su mo­men­to Do­nald Trump en múl­ti­ples as­pec­tos. No so­lo el candidato se im­pu­so por so­bre la co­rrec­ción po­lí­ti­ca y bue­na par­te del es­ta­blish­ment me­diá­ti­co y cul­tu­ral so­bre am­plios sec­to­res de la po­bla­ción a fuer­za de vi­ru­len­cia ver­bal, ra­cis­mo y so­li­da­ri­dad con tó­pi­cos de­re­chis­tas, sino que hi­zo pie en las re­des so­cia­les mu­cho más que en los me­dios tra­di­cio­na­les. Un te­rreno fér­til, por otra par­te, pa­ra la pro­li­fe­ra­ción de fake news.

Si Fa­ce­book fue el me­dio pre­di­lec­to pa­ra la cam­pa­ña trum­pis­ta de ate­mo­ri­za­ción pú­bli­ca, Bol­so­na­ro se hi­zo fuer­te en What­sApp. Así, mu­chos vo­tan­tes com­pra­ron noticias fal­sas cuan­do re­ci­bie­ron la no­ve­dad de que Had­dad se ha­bía re­ti­ra­do de la com­pe­ten­cia pre­si­den­cial, o de que gran­des em­pre­sas se pre­pa­ra­ban pa­ra des­pe­dir a un mi­llón de per­so­nas an­te un even­tual triun­fo del pe­tis­ta. En In­dia, las re­cien­tes elecciones tam­bién fue­ron lla­ma­das “las elecciones del What­sApp”. Ar­gen­ti­na, con una cam­pa­ña elec­to­ral en cier­nes, tie­ne en es­tos ca­sos un es­pe­jo in­tere­san­te pa­ra ob­ser­var lo que pue­de lle­gar a pa­sar.

Los es­cán­da­los que in­vo­lu­cra­ron a Fa­ce­book a raíz de la úl­ti­ma cam­pa­ña pre­si­den­cial es­ta­dou­ni­den­se ex­pli­can en bue­na par­te los cam­bios de al­go­rit­mo que aho­ra li­mi­tan la cir­cu­la­ción de in­for­ma­ción de ori­gen du­do­so en su pla­ta­for­ma, con los de­ba­tes con­se­cuen­tes en torno a la li­ber­tad de pren­sa y el po­der de cen­su­ra. No so­lo por es­te mo­ti­vo What­sApp se ha con­ver­ti­do en el nue­vo me­dio pri­vi­le­gia­do pa­ra las cam­pa­ñas ofi­cia­les y tam­bién pa­ra las cam­pa­ñas su­cias. Hay que te­ner en cuen­ta que en Bra­sil, por ejem­plo, 122 mi­llo­nes de per­so­nas usan What­sApp (un 60% de la po­bla­ción). Si bien to­da­vía no per­mi­te pu­bli­ci­dad, la pla­ta­for­ma de men­sa­je­ría, ad­qui­ri­da por Fa­ce­book ha­ce cua­tro años, ya se ha per­ca­ta­do de su po­ten­cial: una ac­tua­li­za­ción re­cien­te ha ha­bi­li­ta­do cuen­tas “de em­pre­sa” que per­mi­ten en­viar men­sa­jes a mi­llo­nes de usua­rios con pre­via au­to­ri­za­ción.

En Bra­sil, la uti­li­za­ción de me­dios di­gi­ta­les es­tá re­gu­la­da por la Ley 13.488. Pe­ro más allá de la cam­pa­ña ofi­cial, Bol­so­na­ro ha es­ti­ra­do las nor­mas has­ta el pa­ro­xis­mo por vías in­for­ma­les. En una en­tre­vis­ta te­le­vi­si­va, el candidato ha de­cla­ra­do que no se ha­ce responsable por aque­llo que di­fun­den sus se­gui­do­res vo­lun­ta­rios, en quie­nes des­can­sa la cam­pa­ña ne­ga­ti­va so­bre el candidato del PT. Con ese ar­gu­men­to, se cal­cu­la que ha lo­gra­do in­te­grar mi­les de gru­pos de What­sApp y ha lle­ga­do a mi­llo­nes de vo­tan­tes con un mis­mo men­sa­je en cues­tión de se­gun­dos des­de cuen­tas fal­sas. Es­to no po­dría ha­cer­lo sin la con­tra­ta­ción de gran­des ser­vi­do­res que le pro­veen mi­les de chips no iden­ti­fi­ca­dos y enor­mes ba­ses de da­tos seg­men­ta­das so­cio­de­mo­grá­fi­ca­men­te.

Es­ta cam­pa­ña hi­zo pie es­pe­cial­men­te en­tre los evan­ge­lis­tas, se­ña­ló el con­tri­can­te Had­dad en una de­nun­cia que lo­gró que el Tri­bu­nal Su­pe­rior Elec­to­ral man­da­ra a re­mo­ver 35 noticias fal­sas de Fa­ce­book y Goo­gle, una me­di­da evi­den­te­men­te ino­cua.

El po­ten­cial de vi­ra­li­za­ción en What­sApp es in­men­so. Y, co­mo ocu­rre en otras pla­ta­for­mas (Twit­ter, por ejem­plo), los con­te­ni­dos con ma­yor in­ter­ac­ción son los que exal­tan el odio y el en­fren­ta­mien­to so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.