Fal­ta el Bol­so­na­ro na­cio­nal

Perfil (Sabado) - - IDEAS - FE­LI­PE FRYDMAN* *Embajador.

Los elec­to­res bra­si­le­ños tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de ele­gir en­tre tre­ce can­di­da­tos y le die­ron 46% de los vo­tos a Jair Bol­so­na­ro y 29% a Fernando Had­dad. De los tre­ce can­di­da­tos, so­lo Hen­ri­que Mei­re­lles, quien ob­tu­vo 1,2%, reivin­di­có al pre­si­den­te Mi­chel Te­mer, quien fue­ra vi­ce­pre­si­den­te des­de enero de 2011 has­ta el 31 de agos­to 2016 y pre­si­den­te a par­tir de esa fe­cha. Los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos de Bra­sil y las di­fi­cul­ta­des pa­ra im­ple­men­tar po­lí­ti­cas que pu­die­ran sa­car­lo de la re­ce­sión lle­va­ron a to­dos los can­di­da­tos a pro­nun­ciar­se con­tra el go­bierno. Las pe­nu­rias y los sa­cri­fi­cios im­pues­tos pa­ra en­con­trar una sa­li­da al dé­fi­cit fis­cal ra­di­ca­li­za­ron las pro­pues­tas de los can­di­da­tos.

El PT cen­tró su cam­pa­ña en de­nos­tar al sis­te­ma po­lí­ti­co que des­ti­tu­yó a Dil­ma Rous­seff y al sis­te­ma ju­di­cial que con­de­nó y en­car­ce­ló a Lu­la da Sil­va. Los dos he­chos fue­ron ad­ju­di­ca­dos a una cons­pi­ra­ción na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. El PT sos­tie­ne que las acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción que im­pli­can a las prin­ci­pa­les em­pre­sas tu­vie­ron el pro­pó­si­to de sa­car­le los be­ne­fi­cios y su­mer­gir al pue­blo otra vez en la po­bre­za. El dis­cur­so de Jair Bol­so­na­ro, si bien te­ñi­do de un len­gua­je vio­len­to ob­vian­do las so­fis­ti­ca­cio­nes, des­car­gó la res­pon­sa­bi­li­dad en los par­ti­dos po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les, don­de to­dos eran sos­pe­cho­sos de ha­ber si­do en un mo­men­to u otro par­te del es­que­ma de co­rrup­ción. La an­gus­tia fue el co­mún de­no­mi­na­dor en es­tas elecciones.

Es­te plan­teo con­tra el sis­te­ma re­me­mo­ra a Sil­vio Ber­lus­co­ni y Do­nald Trump. El pri­me­ro no tu­vo du­das y de­nos­tó a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les. El aho­ra pre­si­den­te Trump se pre­sen­tó a las elecciones co­mo un out­si­der y con­vo­có a lim­piar los pan­ta­nos y ter­mi­nar con la po­dre­dum­bre en Was­hing­ton. La iz­quier­da del Par­ti­do De­mó­cra­ta re­pre­sen­ta­da por Ber­nie San­ders uti­li­zó sus mis­mos ar­gu­men­tos pa­ra ata­car a Hi­llary Clin­ton, quien tu­vo po­co mar­gen pa­ra di­fe­ren­ciar­se por­que fue par­te del go­bierno de Oba­ma. Con­clui­do el pro­ce­so elec­to­ral, tan­to Ber­lus­co­ni co­mo Trump con­fir­ma­ron en la prác­ti­ca su per­te­nen­cia al sis­te­ma.

En Bra­sil es­tá cla­ro que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca em­peo­ró des­de el se­gun­do man­da­to de Dil­ma Rous­seff y las re­for­mas im­ple­men­ta­das por Te­mer han te­ni­do un cos­to al­to acom­pa­ña­do por un au­men­to de la ta­sa de de­socu­pa­ción. Bol­so­na­ro no so­lo pro­me­te un fu­tu­ro me­jor sino que re­cu­rre al na­cio­na­lis­mo de los bra­si­le­ños pa­ra in­su­flar es­pe­ran­za. Had­dad reivin­di­ca un pa­sa­do, pe­ro Lu­la es­tá en pri­sión y Dil­ma so­lo ob­tu­vo 15% en la elec­ción pa­ra se­na­dor de Mi­nas Ge­rais.

El elec­to­ra­do res­pal­dó a Jair Bol­so­na­ro por­que re­pre­sen­ta una rup­tu­ra con un sis­te­ma fa­lli­do y co­rrup­to que no su­po res­pon­der a las de­man­das de la po­bla­ción. El len­gua­je no­ci­vo pa­ra des­ca­li­fi­car a sus opo­nen­tes, sus po­si­cio­nes so­bre las mi­no­rías y la reivindicación del ré­gi­men mi­li­tar au­gu­ra tiem­pos di­fí­ci­les pa­ra la vi­gen­cia de los de­re­chos hu­ma­nos. El 46% del elec­to­ra­do ha si­do in­di­fe­ren­te o ig­no­ra los ries­gos del des­pre­cio por cues­tio­nes bá­si­cas de la democracia. El vo­to a Bol­so­na­ro atra­ve­só to­dos los es­ta­dos y clases so­cia­les; el PT so­lo ga­nó en los es­ta­dos pos­ter­ga­dos del Nor­des­te.

La democracia y los de­re­chos hu­ma­nos no cons­ti­tu­yen va­lo­res acep­ta­dos por to­dos. Es­ta fa­len­cia no pue­de ad­ju­di­car­se a la ig­no­ran­cia o es­ló­ga­nes re­pe­ti­dos so­bre la trai­ción de la cla­se me­dia. En el 46% de Bol­so­na­ro hay más que cla­se me­dia: es­tán los de­cep­cio­na­dos de la po­lí­ti­ca y de la fal­ta de com­pro­mi­so de los par­ti­dos pa­ra va­lo­ri­zar y res­pe­tar las ins­ti­tu­cio­nes, di­se­ñar po­lí­ti­cas pa­ra com­ba­tir la vio­len­cia y la co­rrup­ción. El ries­go es que Bol­so­na­ro no so­lo lle­gue a la pre­si­den­cia en la se­gun­da vuel­ta sino que sus po­lí­ti­cas con­ven­zan a la po­bla­ción de la va­li­dez del na­cio­na­lis­mo y la re­pre­sión.

La Ar­gen­ti­na no es­tá exen­ta del mis­mo pe­li­gro. El des­pres­ti­gio de las ins­ti­tu­cio­nes, el cues­tio­na­mien­to a la democracia, los lla­ma­dos a las re­vuel­tas, la obs­truc­ción y la fal­ta de con­sen­so pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes son com­po­nen­tes que van mi­nan­do la es­pe­ran­za y crean­do las con­di­cio­nes pa­ra un Bol­so­na­ro na­cio­nal.

AP

LEN­GUA­JE VIO­LEN­TO. Res­pon­sa­bi­li­zó a los po­lí­ti­cos de co­rrup­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.