El sue­ño de Mo­ro, la pe­sa­di­lla del país

Perfil (Sabado) - - IDEAS - MAR­CE­LO BERMOLEN* *Di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de Ca­li­dad Ins­ti­tu­cio­nal de la Uni­ver­si­dad Aus­tral.

Tu­vo una vi­sión lu­mi­no­sa, mez­cla –a la vez– de sen­sa­cio­nes en­con­tra­das (sa­tis­fac­ción, res­pon­sa­bi­li­dad, pru­den­cia, or­gu­llo, y has­ta mie­do). Fue en el mo­men­to en que co­men­zó a vis­lum­brar que aque­lla in­ves­ti­ga­ción ini­cia­da en un pe­que­ño la­va­de­ro de au­tos se trans­for­ma­ba, po­co a po­co, en una me­ga­cau­sa que lo lle­va­ba de lleno a las en­tra­ñas de la co­rrup­ción y del po­der po­lí­ti­co de Bra­sil.

Tal vez, la his­to­ria qui­sie­ra que él fue­ra pro­ta­go­nis­ta de un cam­bio de pa­ra­dig­mas en la opa­ca re­la­ción del po­der y los ne­go­cios. Qui­zás le per­mi­ti­ría ha­cer de su pro­fe­sión de juez y de los es­fuer­zos de su equi­po y de un gru­po com­pro­me­ti­do de fis­ca­les una con­tri­bu­ción sus­tan­cial a la me­jo­ra de la ca­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes bra­si­le­ñas, des­nu­dan­do el es­ta­do de des­com­po­si­ción de la po­lí­ti­ca y de los po­lí­ti­cos que las evi­den­cias de su ca­so mos­tra­ban.

No era un sue­ño im­po­si­ble, por­que en su in­te­rior Ser­gio Mo­ro se sen­tía pre­pa­ra­do. Sa­bía que la atrac­ción que lo ha­bía lle­va­do a es­tu­diar con de­ta­lle el desa­rro­llo y las téc­ni­cas de in­ves­ti­ga­ción del Ma­ni Pu­li­te –li­de­ra­do por el fis­cal An­to­nio Di Pie­tro– le da­ría la po­si­bi­li­dad de re­crear aquel pro­ce­so re­so­nan­te en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción en te­rri­to­rio ver­de ama­re­lo.

De a po­co, su no­to­rie­dad lo lle­vó a con­ver­tir­se en el enemi­go in­ti­mo de Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va, y no se de­tu­vo has­ta ver­lo pre­so y con­de­na­do, ha­cien­do jus­ti­cia con el mis­mo ri­gor apli­ca­do a gran­des em­pre­sa­rios o de­ce­nas de po­lí­ti­cos de las más va­ria­das ex­trac­cio­nes par­ti­da­rias.

Has­ta allí, lo que po­dría ser un frag­men­to de la his­to­ria no­ve­la­da. Pe­ro la his­to­ria real im­po­ne sus con­se­cuen­cias. Ser­gio Mo­ro en­car­nó pa­ra mi­llo­nes de bra­si­le­ños, el an­ti­lu­lis­mo, el an­ti­pe­tis­mo, la jus­ti­cia, y la re­com­po­si­ción que Bra­sil ne­ce­si­ta­ba pa­ra emer­ger de aquel fan­go. Pe­ro así co­mo Lu­la no po­día ser candidato, es­tan­do con­de­na­do en do­ble ins­tan­cia y pre­so, Ser­gio Mo­ro tam­po­co po­dría ser­lo, sal­vo que re­nun­cia­ra a su car­go y tu­vie­ra as­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas. La lu­cha ju­di­cial por im­pe­dir la can­di­da­tu­ra de Lu­la lo man­tu­vo le­jos de esa po­si­bi­li­dad. Y en la ne­ce­si­dad de un candidato, el ima­gi­na­rio de una por­ción de la so­cie­dad bra­si­le­ña que con­si­de­ra a los pe­tis­tas “cri­mi­na­les” en­con­tró en las as­pi­ra­cio­nes de Jair Bol­so­na­ro del Par­ti­do So­cial Li­be­ral (PSL) el sus­ti­tu­to per­fec­to des­de su con­di­ción de ex mi­li­tar, con un dis­cur­so na­cio­na­lis­ta que les ha­bla­ba de mano du­ra, lu­cha con­tra la in­se­gu­ri­dad y la co­rrup­ción, y el fi­nal de­fi­ni­ti­vo de las as­pi­ra­cio­nes de Lu­la de re­tor­nar al po­der. La res­tau­ra­ción del “or­den y pro­gre­so” que for­ma par­te de la in­sig­nia de Bra­sil y fue­ra el sím­bo­lo de su cam­pa­ña.

Bol­so­na­ro se­rá, se­gu­ra­men­te, el pró­xi­mo pre­si­den­te. Des­de 1988 en que ri­ge la nue­va Cons­ti­tu­ción, nin­gún candidato que lle­gó en se­gun­do lu­gar en la pri­me­ra vuel­ta, al­can­zó la pre­si­den­cia de Bra­sil tras un ba­llot­ta­ge.

Tal vez aho­ra, Mo­ro re­cuer­de que la Ita­lia del fis­cal Di Pie­tro abrió en 1994 –sin pro­po­nér­se­lo– el ac­ce­so a una era de po­der del po­lé­mi­co lí­der de de­re­cha Sil­vio Ber­lus­co­ni, quien di­vi­dió a la so­cie­dad ita­lia­na y fue acu­sa­do de co­rrup­ción, abu­so de po­der e in­ci­ta­ción a la pros­ti­tu­ción, en las an­tí­po­das de las as­pi­ra­cio­nes de los im­pul­so­res del Ma­ni Pu­li­te.

Bol­so­na­ro ha rea­li­za­do mu­chos y cues­tio­na­bles co­men­ta­rios de cor­te ho­mo­fó­bi­co, ra­cis­ta, machista, con­tra­rios a la ideo­lo­gía de gé­ne­ro, y de reivindicación de la dic­ta­du­ra mi­li­tar, ex­tre­mos que po­dría pro­fun­di­zar si al­can­za­ra el po­der.

El an­he­lo de re­cons­truir la ca­li­dad ins­ti­tu­cio­nal del juez que enfrentó con va­lor a los po­de­ro­sos co­rre el ries­go de rom­per­se. Ser­gio Mo­ro tal vez sien­ta –el 28 de oc­tu­bre– que de­jó atrás a un enemi­go y a su pa­so en­con­tró otro ca­paz de ex­plo­rar los lí­mi­tes de la ley, res­trin­gir li­ber­ta­des y abusar del po­der.

Tal vez el sue­ño de Mo­ro se des­pier­te y co­mien­ce el sue­ño del “Mes­sias” (su se­gun­do nom­bre) Bol­so­na­ro. Oja­lá, pa­ra el bien de los bra­si­le­ños –y de sus ve­ci­nos– la pu­ja de am­bos sue­ños no ter­mi­ne sien­do la pe­sa­di­lla de Bra­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.