Sor­pre­sa y per­de­do­res

Perfil (Sabado) - - IDEAS - FA­CUN­DO CRUZ* *Coor­di­na­dor Aca­dé­mi­co de la Li­cen­cia­tu­ra en Go­bierno y Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les de UADE.

Hoy pa­so el tiem­po de­mo­lien­do ho­te­les, mien­tras los chi­cos allá en la es­qui­na, pe­gan car­te­les”, arran­ca Charly Gar­cía. El domingo pa­sa­do Jair Mes­sias Bol­so­na­ro de­mo­lió el sis­te­ma de par­ti­dos bra­si­le­ño al que nos ha­bía­mos acos­tum­bra­do en los úl­ti­mos 30 años. Bueno, al me­nos una de sus mi­ta­des. Y sí, se lla­ma Mes­sias. Sor­pre­sa.

El efec­to del hu­ra­cán se sin­tió en el elec­to­ra­do de cen­tro­de­re­cha. El prin­ci­pal par­ti­do que ha­bía do­mi­na­do ese es­pec­tro ideo­ló­gi­co, el PSDB de Fernando Hen­ri­que Car­do­so, se des­plo­mó. Per­dió ca­si 30 mi­llo­nes de vo­tos a ni­vel na­cio­nal (30%) y pa­só de ocu­par los pri­me­ros dos lu­ga­res de la com­pe­ten­cia de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da des­de 1994 a un có­mo­do cuar­to lu­gar. De he­cho, no per­día tan­to por­cen­ta­je de vo­tos des­de la pri­me­ra vic­to­ria del PT con Lu­la da Sil­va en el año 2002. Cim­bro­na­zo.

El otro gran per­de­dor na­cio­nal de la elec­ción fue el MDB, he­re­de­ro del PMDB que su­po ba­lan­cear to­das las coa­li­cio­nes de go­bierno que se for­ma­ron des­de la caí­da de Co­llor de Me­llo a fi­nes de 1992. Pri­me­ra vez que com­pi­tió con candidato pre­si­den­cial pro­pio des­de 1989. Apos­ta­ron, per­die­ron y les fue peor en es­te se­gun­do in­ten­to: 1,20%. Una de­ci­sión es­tra­té­gi­ca.

El vo­tan­te no es ren­co­ro­so, pe­ro de al­gu­nas no se ol­vi­da. To­dos los par­ti­dos más im­por­tan­tes con re­pre­sen­ta­ción en el Con­gre­so per­die­ron ban­cas. PSDB y PMDB fue­ron los prin­ci­pa­les im­pul­so­res del jui­cio po­lí­ti­co con­tra Dil­ma Rous­seff (PT) du­ran­te 2016. Lue­go de una rees­truc­tu­ra­ción del go­bierno, li­de­ra­do por un ver­du­go y apo­ya­do por el otro, la con­ti­nui­dad del man­da­to pre­si­den­cial a car­go de Mi­chel Te­mer tam­ba­leó más de lo que hi­zo pie. El La­va Ja­to que vino des­pués arras­tró a la cla­se po­lí­ti­ca bra­si­le­ña en su con­jun­to. Y Bol­so­na­ro lle­nó ese va­cío.

Ju­ga­das las car­tas, los desafíos es­tán en el fu­tu­ro. Es al­ta­men­te pro­ba­ble que Fernando Had­dad, he­re­de­ro lu­lis­ta y úl­ti­ma es­pe­ran­za de los de­mó­cra­tas, no lo­gre re­ver­tir el re­sul­ta­do en la se­gun­da vuel­ta. Tra­ba­jos aca­dé­mi­cos co­mo los de Aní­bal Pé­rez Li­ñán y Da­niel Chas­quet­ti mues­tran que son ma­gras las po­si­bi­li­da­des. En ca­so de que se res­pe­te es­ta ló­gi­ca, Bol­so­na­ro tie­ne que for­mar un go­bierno. Tie­ne que ne­go­ciar. Y tie­ne que go­ber­nar.

¿Có­mo po­drá? Ser­gio Abran­ches y Oc­ta­vio Amo­rim Ne­to mues­tran que la cla­ve de la go­ber­na­bi­li­dad bra­si­le­ña ra­di­ca en la for­ma­ción de go­bier­nos de coa­li­ción. Los par­ti­dos po­lí­ti­cos en el con­gre­so pres­tan su apo­yo al pre­si­den­te a cam­bio de cargos en el ga­bi­ne­te, re­par­tién­do­se fun­cio­nes de go­bierno e in­ter­cam­bian­do apo­yos por re­cur­sos po­lí­ti­cos. Es­to es ne­ce­sa­rio en un país con uno de los ni­ve­les de frag­men­ta­ción le­gis­la­ti­va más al­ta del mun­do. Bol­so­na­ro ne­ce­si­ta­rá de es­te in­ter­cam­bio: tie­ne 10% de los diputados y el 5% de los se­na­do­res. Hay olor a Co­llor.

Pe­ro es­to de­pen­de­rá de tres fac­to­res cen­tra­les. Pri­me­ro, de los acuer­dos elec­to­ra­les que se ge­ne­ren en es­tos días pre-ba­llot­ta­ge en­tre los par­ti­dos de de­re­cha y el vic­to­rio­so no­va­to pre­si­den­cial. Se­gun­do, la dis­po­si­ción a ne­go­ciar (y mo­de­rar­se) del pro­pio Bol­so­na­ro. Ter­ce­ro, del co­no­ci­mien­to que él mis­mo ten­ga so­bre las he­rra­mien­tas ins­ti­tu­cio­na­les de que dis­po­ne un pre­si­den­te bra­si­le­ño pa­ra dis­ci­pli­nar le­gis­la­do­res.

¿Qué po­de­mos es­pe­rar no­so­tros acá en el sur? En un es­ce­na­rio don­de la in­te­gra­ción re­gio­nal es­tá sien­do cues­tio­na­da, los in­ter­cam­bios co­mer­cia­les se han re­du­ci­do a cau­sa de la re­ce­sión y la ines­ta­bi­li­dad gol­pea la puer­ta a dia­rio, el fu­tu­ro so­lo pa­re­ce más os­cu­ro. El es­pe­jo pa­ra mi­rar es el im­pac­to que su­fri­mos con la vic­to­ria de Do­nald Trump en EE.UU. Las dos prin­ci­pa­les eco­no­mías alia­das de la Ar­gen­ti­na tie­nen co­mo lí­de­res po­lí­ti­cos a in­no­va­do­res de­fen­so­res de la se­gu­ri­dad a to­da cos­ta, de­trac­to­res de la he­te­ro­ge­nei­dad so­cial y aman­tes de las eco­no­mías ce­rra­das. Con quién vin­cu­lar­se se­rá un desafío de cam­pa­ña pa­ra las coa­li­cio­nes ar­gen­ti­nas de 2019.

“Yo que cre­cí con los que es­ta­ban bien, pe­ro a la no­che es­ta­ba to­do mal”, cie­rra Charly.

INS­TI­TU­TO LU­LA

HAD­DAD. “Es pro­ba­ble que el he­re­de­ro lu­lis­ta no lo­gre re­ver­tir los re­sul­ta­dos” di­ce el au­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.