Más mis­te­rio por la des­apa­ri­ción de un pe­rio­dis­ta opo­si­tor sau­di­ta en Es­tam­bul

Perfil (Sabado) - - INTERNACIONALES -

Día tras día se agra­va el es­cán­da­lo di­plo­má­ti­co por la des­apa­ri­ción de un pe­rio­dis­ta opo­si­tor sau­di­ta en Tur­quía, an­te ver­sio­nes de que po­dría ha­ber si­do asesinado den­tro del con­su­la­do del reino en Es­tam­bul.

Ja­mal Khas­hog­gi, edi­to­ria­lis­ta crí­ti­co con el po­der sau­di­ta y co­la­bo­ra­dor en el dia­rio The

Was­hing­ton Post, es­tá des­apa­re­ci­do des­de su en­tra­da, el 2 de oc­tu­bre, al con­su­la­do de Ara­bia Sau­di­ta en Es­tam­bul.

Res­pon­sa­bles tur­cos afir­ma­ron que fue asesinado por agen­tes sau­di­tas. Riad lo re­cha­za y man­tie­ne que el pe­rio­dis­ta sa­lió del edi­fi­cio, aun­que no pro­por­cio­nó prue­bas de ello.

Se­gún The Was­hing­ton

Post, Tur­quía le ha­bría di­cho a Es­ta­dos Uni­dos que dis­po­ne de gra­ba­cio­nes de au­dio y de vi­deo que mues­tran có­mo Khas­hog­gi fue “in­te­rro­ga­do, tor­tu­ra­do y des­pués asesinado” en el in­te­rior del con­su­la­do, an­tes de que se des­mem­bra­ra su cuer­po.

Por su par­te, los dia­rios tur­cos Söz­cü y Mi­lli­yet afir­ma­ron ayer que cuan­do Khas­hog­gi en­tró al con­su­la­do lle­va­ba un “re­loj in­te­li­gen­te” co­nec­ta­do a un te­lé­fono que de­jó a su no­via, Ha­ti­ce Cen­giz.

Los dos pe­rió­di­cos sos­tie­nen que así se trans­mi­tie­ron al te­lé­fono gra­ba­cio­nes de au­dio que son ac­tual­men­te exa­mi­na­das por la Jus­ti­cia. Sin em­bar­go, mien­tras que

Mi­lli­yet afir­ma que se re­gis­tra­ron gri­tos y una pe­lea,

Söz­cü in­for­ma que en la gra­ba­ción pue­den oír­se diá­lo­gos, pe­ro no gri­tos en es­te au­dio “de va­rios mi­nu­tos”.

Ins­pec­ción. Las au­to­ri­da­des sau­di­tas ca­li­fi­can de “in­fun­da­das” las acu­sa­cio­nes se­gún las cua­les Khas­hog­gi fue asesinado en el con­su­la­do, pe­ro des­de en­ton­ces se han man­te­ni­do en si­len­cio y so­lo se han li­mi­ta­do a de­cir que las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad del con­su­la­do no fun­cio­na­ban ese día.

El pre­si­den­te tur­co, Re­cep Tay­yip Er­do­gan, que no de­ja de pre­sio­nar a Riad pa­ra que en­tre­gue prue­bas de que el pe­rio­dis­ta sa­lió efec­ti­va­men­te del con­su­la­do, es es­cép­ti­co so­bre las cá­ma­ras.

Va­rios paí­ses oc­ci­den­ta­les, en­tre ellos Reino Uni­do y Fran­cia, se mos­tra­ron preo­cu­pa­dos por la suer­te del pe­rio­dis­ta.

Es­ta­dos Uni­dos tam­bién pre­sio­nó a su alia­do sau­di­ta, aun­que de mo­men­to se li­mi­tó a so­li­ci­tar ex­pli­ca­cio­nes. La Ca­sa Blan­ca y el se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Mi­ke Pom­peo, se en­tre­vis­ta­ron con el prín­ci­pe he­re­de­ro, Moha­mad bin Sal­mán.

Ara­bia Sau­di­ta acep­tó que se re­gis­tre su con­su­la­do en Es­tam­bul, pe­ro so­lo a con­di­ción de sea só­lo “vi­sual”, lo que re­cha­zan las au­to­ri­da­des tur­cas.

Ayer, una de­le­ga­ción sau­di­ta lle­gó a Tur­quía pa­ra man­te­ner con­ver­sa­cio­nes so­bre el ca­so.

Ibrahim Ka­lin, por­ta­voz de la pre­si­den­cia tur­ca, anun­ció la for­ma­ción de un “gru­po de tra­ba­jo” tur­co-sau­di­ta pa­ra es­cla­re­cer el mis­te­rio de la des­apa­ri­ción del pe­rio­dis­ta.

Riad elo­gió ayer la de­ci­sión, y la ca­li­fi­có co­mo “un pa­so po­si­ti­vo” en el di­fe­ren­do.

DPA Y AP

RE­CLA­MO. El edi­to­ria­lis­ta Ja­mal Khas­hog­gi des­apa­re­ció des­pués de in­gre­sar al con­su­la­do de Riad en la ciu­dad tur­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.