Si­guen las re­nun­cias en la Igle­sia de EE.UU. por ca­sos de abu­sos

Fran­cis­co acep­tó la di­mi­sión del car­de­nal Do­nald Wuerl, acu­sa­do de en­cu­brir a re­li­gio­sos pe­dó­fi­los cuan­do era obis­po de Pit­ts­burgh.

Perfil (Sabado) - - INTERNACIONALES - MIRTA FER­NAN­DEZ

El pa­pa Fran­cis­co acep­tó ayer la re­nun­cia a la con­duc­ción de la ar­qui­dió­ce­sis de Was­hing­ton pre­sen­ta­da por el car­de­nal Do­nald W. Wuerl, acu­sa­do por la Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos de en­cu­brir a nu­me­ro­sos re­li­gio­sos pe­dó­fi­los cuan­do era obis­po de Pit­ts­burgh.

Lo in­for­mó el bo­le­tín de la Sa­la de Pren­sa del Va­ti­cano en re­la­ción con e es­cán­da­lo por pe­dofi­lia li­ga­da al cle­ro es­ta­dou­ni­den­se que es­ta­lló en Pennsyl­va­nia y se ex­tien­de por to­do ese país.

El car­de­nal Wuerl, que cum­pli­rá 78 años el pró­xi­mo 12 de no­viem­bre y se desem­pe­ña­ba co­mo ar­zo­bis­po de Was­hing­ton des­de el 16 de ma­yo de 2006, es el pre­la­do de ma­yor je­rar­quía in­vo­lu­cra­do en las in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les en su país.

Acu­sa­ción. En par­ti­cu­lar, a Wuerl se lo acu­sa de ha­ber en­cu­bier­to mu­chos ca­sos de abu­sos se­xua­les li­ga­dos a sa­cer­do­tes en­tre 1988 y 2006 en Pit­ts­burgh.

La fis­ca­lía ge­ne­ral del es­ta­do de Pennsyl­va­nia cons­ta­tó que se pro­du­je­ron abu­sos du­ran­te se­ten­ta años por par­te de más de 300 sa­cer­do­tes, con más de mil ni­ños co­mo víc­ti­mas.

Pe­se a ha­ber te­ni­do co­no­ci­mien­to de los he­chos, los res­pon­sa­bles de la Igle­sia ca­tó­li­ca no to­ma­ron me­di­das. La ma­yo­ría de los ca­sos han pres­crip­to.

Tras la pu­bli­ca­ción del in­for­me del fis­cal de Pennsyl­va­nia, en agos­to, el pre­la­do, que ya ha­bía en­tre­ga­do su re­nun­cia co­mo ar­zo­bis­po de Was­hing­ton al cum­plir 75 años de edad de acuer­do con las nor­mas ca­nó­ni­cas, pu­so nue­va­men­te su man­da­to en ma­nos de Fran­cis­co, quien lo in­vi­tó pri­me­ro a con­sul­tar con los sa­cer­do­tes de su dió­ce­sis.

Des­pués Wuerl anun­ció que iría al Va­ti­cano pa­ra dis­cu­tir su di­mi­sión con el Pa­pa, que aho­ra la acep­tó.

Fu­tu­ro. “La de­ci­sión del San­to Pa­dre de re­no­var el li­de­raz­go de la ar­qui­dió­ce­sis per­mi­te que to­dos los fie­les, el cle­ro, los re­li­gio­sos y los lai­cos cen­tren su aten­ción en la cu­ra­ción y el fu­tu­ro”, di­jo Wuerl en un co­mu­ni­ca­do col­ga­do en la pá­gi­na web de la ar­qui­dió­ce­sis de Was­hing­ton.

“Una vez más, pre­sen­to mis dis­cul­pas y pi­do per­dón por erro­res de jui­cio co­me­ti­dos en el pa­sa­do. Con mi re­nun­cia ex­pre­so mi gran amor per­ma­nen­te por us­te­des, la gen­te de la Igle­sia de Was­hing­ton”, agre­gó el car­de­nal.

La ofi­ci­na de Wuerl pu­bli­có una car­ta de Fran­cis­co en la que elo­gió la de­ci­sión del car­de­nal y de­fen­dió su his­to­rial.

“Us­ted tie­ne su­fi­cien­tes mo­ti­vos pa­ra ‘jus­ti­fi­car’ sus ac­tos y ha­cer una distinción en­tre lo que sig­ni­fi­ca en­cu­brir crí­me­nes o no ha­cer fren­te a pro­ble­mas y co­me­ter al­gu­nos erro­res. Es­toy or­gu­llo­so de ello y le ex­pre­so mi agra­de­ci­mien­to”, es­cri­bió el Pa­pa.

Has­ta el mo­men­to no fue anun­cia­do el nom­bra­mien­to del sucesor de Wuerl al fren­te de la ar­qui­dió­ce­sis de la ca­pi­tal de Es­ta­dos Uni­dos.

En ese car­go, Wuerl en 2006 re­em­pla­zó al car­de­nal Theo­do­re McCa­rrick, re­nun­cian­te por lí­mi­te de edad y ac­tual­men­te de 88 años de edad, que a su vez se vio en­vuel­to en un so­na­do es­cán­da­lo por sus re­la­cio­nes ho­mo­se­xua­les con se­mi­na­ris­tas y abu­sos a me­no­res cuan­do era sa­cer­do­te en Nue­va York.

McCa­rrick fue re­cien­te­men­te des­po­ja­do de su in­ves­ti­du­ra por el pa­pa Fran­cis­co.

“Pre­sen­to mis dis­cul­pas y pi­do per­dón por erro­res de jui­cio co­me­ti­dos en el pa­sa­dos."

AFP

JERARQUIA. Es el pre­la­do de ma­yor ni­vel in­vo­lu­cra­do en de­nun­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.