Grie­ta en la Cor­te por tres fa­llos

Le­yes cla­ves y con­flic­tos re­ca­lien­tan la in­ter­na ju­di­cial

Perfil (Sabado) - - PORTADA - AN­DRÉS FIDANZA

Es­tá a pun­to de re­sol­ver so­bre ju­bi­la­cio­nes, 2x1 a re­pre­so­res y Far­ma­city, cau­sas sen­si­bles pa­ra el Go­bierno. Cho­ques ju­rí­di­cos, ven­gan­zas per­so­na­les y un nue­vo pre­si­den­te que bus­ca afir­mar­se.

El cam­bio en la Cor­te tam­bién re­sul­tó más pro­ble­má­ti­co de lo es­pe­ra­do. Tan­to pa­ra el Go­bierno co­mo pa­ra el nue­vo pre­si­den­te de los su­pre­mos, Car­los Ro­sen­krantz, las ex­pec­ta­ti­vas no coin­ci­die­ron con la reali­dad. Si el rum­bo de la eco­no­mía ya le ha­bía de­ja­do esa en­se­ñan­za al ma­cris­mo, el en­ro­que en la Cor­te lo re­afir­mó. El cuar­to pi­so del Pa­la­cio de Tri­bu­na­les es­tá he­cho un her­vi­de­ro, car­ga­do de pe­que­ñas ven­gan­zas per­so­na­les, cho­ques so­bre la mi­ra­da del de­re­cho y pre­sio­nes po­lí­ti­cas.

A Ro­sen­krantz, el juez más afín al Go­bierno (y es­pe­ran­za blan­ca de la Ar­gen­ti­na em­pre­sa­ria), le cues­ta con­so­li­dar un sta­tu quo en torno a su fi­gu­ra. Y el Go­bierno su­fre in­di­rec­ta­men­te esa di­fi­cul­tad. So­bre to­do cuan­do la Cor­te es­tá a pun­to de fa­llar so­bre una se­rie de cau­sas sen­si­bles pa­ra sus in­tere­ses: la for­ma de cal­cu­lar las ju­bi­la­cio­nes (po­dría be­ne­fi­ciar a 150 mil per­so­nas, ge­ne­ran­do un des­em­bol­so im­pre­vis­to), el des­em­bar­co bo­nae­ren­se de Far­ma­city y el be­ne­fi­cio del 2x1 pa­ra los re­pre­so­res.

El re­cla­mo del ju­bi­la­do Lu­cio Blan­co ya pa­só por to­das las vo­ca­lías. Pe­ro que­dó tra­ba­do en la de Ro­sen­krantz, quien por aho­ra se re­sis­te en mi­no­ría (¿jun­to a Elena High­ton?). La po­si­bi­li­dad de ma­ne­jar los tiem­pos de las sen­ten­cias es la ma­yor ven­ta­ja de pre­si­dir la Cor­te.

Si bien no se tra­ta de una di­vi­sión es­tá­ti­ca, en las úl­ti­mas se­ma­nas se re­pi­tió un cli­ma de 3 a 2 en con­tra de Ro­sen­krantz y su vi­ce: la ve­te­ra­na High­ton. El al­muer­zo de am­bos en la Ca­sa Ro­sa­da es­ce­ni­fi­có esa so­le­dad. El gru­po “pe­ro­nis­ta”, com­pues­to por Lo­ren­zet­ti, Ho­ra­cio Ro­sat­ti y Juan Car­los Ma­que­da, se ne­gó a reu­nir­se con Mau­ri­cio Ma­cri, Mar­cos Pe­ña y el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ger­mán Ga­ra­vano.

El trío re­cha­za­ba la pre­sen­cia de otros dos an­fi­trio­nes que fi­nal­men­te se au­sen­ta­ron: los ase­so­res pre­si­den­cia­les Jo­sé To­re­llo y Fa­bián “Pe­pín” Ro­drí­guez Si­món. Am­bos son con­si­glie­ris de Ma­cri en po­lí­ti­ca ju­di­cial, y arras­tran una in­qui­na con Lo­ren­zet­ti.

La des­con­fian­za em­pe­zó dos se­ma­nas an­tes de que Ma­cri asu­mie­ra, cuan­do los su­pre­mos de­cla­ra­ron la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de un re­cor­te im­po­si­ti­vo de Na­ción a las pro­vin­cias. Esa de­ci­sión sig­ni­fi­ca­ba un des­fi­nan­cia­mien­to mi­llo­na­rio pa­ra el Go­bierno. Los new­man boys lo in­ter­pre­ta­ron co­mo un in­ten­to de Lo­ren­zet­ti por mar­car­les la can­cha.

Un mes más tar­de lle­ga­ría el con­traa­ta­que. Ro­drí­guez Si­món fue el au­tor in­te­lec­tual de un de­cre­to pa­ra po­ner de for­ma ex­prés a Ro­sen­krantz y Ro­sat­ti en la Cor­te. Ahí em­pe­zó a di­luir­se la he­ge­mo­nía del (aho­ra ex) pre­si­den­te del tri­bu­nal.

Men­sa­je. Du­ran­te el al­muer­zo del mar­tes pa­sa­do, se di­fun­dió un fa­llo de la Cor­te ad­ver­so al ma­cris­mo, con un ai­re al de 2015: con vo­to de los “pe­ro­nis­tas”, abs­ten­ción de Ro­sen­krantz y opo­si­ción de High­ton, los su­pre­mos or­de­na­ron que Na­ción le de­vuel­va mi­llo­nes de pe­sos de co­par­ti­ci­pa­ción a La Pam­pa.

En ade­lan­te, el ries­go pa­ra el ma­cris­mo es que se re­pi­ta ese 3 a 2 en ca­sos de in­te­rés ofi­cial. Cer­ca de Ma­cri lo re­la­ti­vi­zan: “Son cin­co in­di­vi­dua­li­da­des. Pe­ro Lo­ren­zet­ti ope­ra y les ha­ce un abra­zo de oso, con la in­ten­ción de sos­te­ner­se y evi­tar el jui­cio po­lí­ti­co de Li­li­ta”.

Se re­fie­re a la cru­za­da de

Elisa Ca­rrió con­tra su ar­chi­ene­mi­go de la Cor­te: ade­más de ha­ber­lo acu­sa­do por mal desem­pe­ño, la dipu­tada pi­dió que la Au­di­to­ría Ge­ne­ral de la Na­ción re­vi­se el ma­ne­jo de las cuen­tas du­ran­te la ges­tión del juez san­ta­fe­sino. Le apun­tó al con­ta­dor Da­niel Mar­chi, pues­to por Lo­ren­zet­ti en 2008 co­mo se­cre­ta­rio de Ad­mi­nis­tra­ción en la Cor­te.

En me­dio del es­cán­da­lo de acu­sa­cio­nes cru­za­das con Lo­ren­zet­ti, Ro­sen­krantz tam­bién pu­so la lu­pa so­bre Mar­chi: qui­so re­em­pla­zar­lo, pe­ro no lo con­si­guió. Tam­po­co lo­gró apli­car una idea que te­nía su equi­po pa­ra co­mu­ni­car las sen­ten­cias: que los jue­ces an­ti­ci­pa­ran sus vo­tos pa­ra ar­mar las ga­ce­ti­llas de pren­sa. Se im­pu­so la des­con­fian­za por po­si­bles fil­tra­cio­nes, y la pro­pues­ta del ex abo­ga­do del Gru­po Cla­rín se ca­yó.

Ele­ni­ta. Sin con­sen­suar­lo con los otros mi­nis­tros de la Cor­te, Ro­sen­krantz de­le­gó en High­ton el re­par­to de va­ca­cio­nes y li­cen­cias en­tre jue­ces, fun­cio­na­rios y em­plea­dos. Se tra­ta de una atri­bu­ción re­le­van­te den­tro de la fa­mi­lia ju- di­cial. Se­gún co­men­ta un ca­ma­ris­ta, la jue­za de 75 años a su vez de­le­gó in­for­mal­men­te esa fa­cul­tad en su hi­ja “Ele­ni­ta”, la se­cre­ta­ria de Re­la­cio­nes de Con­su­mo de la Cor­te. “Ella no es em­plea­da de la vo­ca­lía de su ma­má. Es se­cre­ta­ria de to­da la Cor­te. Es in­cum­pli­mien­to de de­be­res de fun­cio­na­rio pú­bli­co”, pro­tes­ta un fun­cio­na­rio del cuar­to pi­so de Tri­bu­na­les.

En di­ciem­bre de 2015, L oren­zet ti ha­bía fir ma­do el as­cen­so de la hi­ja de High­ton, dán­do­le ran­go y suel­do de ca­ma­ris­ta. Aho­ra, esa ca­ma­ra­de­ría vo­ló por el ai­re. La jue­za ava­ló el mi­ni­gol­pe pa­la­cie­go de Ro­sen­krantz a Lo­ren­zet­ti. El trío “pe­ro­nis­ta” mi­ra de reojo al nue­vo je­fe de la Cor­te por su ofi­cia­lis­mo, ideo­lo­gía po­si­ti­vis­ta y ai­res so­ber­bios. Ro­sat­ti es­pe­ra su mo­men­to, mien­tras la fal­ta de cin­tu­ra po­lí­ti­ca des­gas­ta a Ro­sen­krantz. Y el Go­bierno apues­ta a que Lo­ren­zet­ti pier­da su ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia, em­pe­zan­do por el fa­llo so­bre el cálcu­lo de la ju­bi­la­ción.

CIJ

JUE­GO DE PO­DER. El cuar­to pi­so del Pa­la­cio de Tri­bu­na­les es­tá he­cho un her­vi­de­ro, car­ga­do de pe­que­ñas ven­gan­zas per­so­na­les y pre­sio­nes po­lí­ti­cas de to­do ti­po.

PRE­SI­DEN­CIA

GES­TO. La fo­to del mar­tes de Ma­cri con Ro­sen­krantz y High­ton ge­ne­ró sus­pi­ca­cias por los au­sen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.