Te­rre­mo­to en la Cor­te y ries­go de ‘mo­do es­cán­da­lo’

Perfil (Sabado) - - POLITICA -

Co­mo se ad­vir tió des­de es­tas pá­gi­nas, iban a pa­sar co­sas en la Cor­te Su­pre­ma. Es­tán pa­san­do. Y al pa­re­cer van a pa­sar mu­chas más. Que van a ha­cer rui­do.

La fo­to ofi­cial de Macr i, Pe­ña y Ga­ra­vano con Ro­sen­krantz y High­ton, pre­si­den­te y vi­ce su­pre­mos, ex­pu­so a la luz frac­tu­ras que sur­gie­ron en el má­xi­mo tri­bu­nal, co­mo ya se an­ti­ci­pa­ba ha­ce un mes (http://bit.ly/fal­sa-paz­cor­te).

Co­rri­do Lo­ren­zet­ti de la je­fa­tu­ra cor­te­sa­na des­pués de do­ce años, tal co­mo lo desea­ba el Go­bierno a tra­vés de los bue­nos ofi­cios de su prin­ci­pal ope­ra­dor allí, Pe­pín Ro­drí­guez Si­món, se rom­pie­ron in­ter­na­men­te pac­tos im­plí­ci­tos. El ra­fae­lino fue des­pla­za­do con los vo­tos de su su­ce­sor y su vi­ce, ade­más del de Ro­sat­ti, con el plan de ter­mi­nar con el per­so­na­lis­mo y que el vo­to de ca­da cor­te­sano va­lie­ra por sí mis­mo, sin ma­yo­rías uni­for­mes ni em­blo­ca­das.

Sin em­bar­go, en el cuar­to pi­so del Pa­la­cio de los Tri­bu­na­les se acu­sa a Ro­sen­krantz de ha­ber­se mon­ta­do al ca­ba­llo. Con el im­pul­so de Pe­pín, hi­zo un show por las cla­ves de ac­ce­so al Cen­tro de In­for­ma­ción Ju­di­cial que ha­bía mon­ta­do Lo­ren­zet­ti e ini­ció un pro­ce­so de de­sig­na­cio­nes po­lé­mi­cas. Ya vol­ve­re­mos so­bre es­te pun­to.

Le­jos de mos­trar­se ale­ja­do del Po­der Eje­cu­ti­vo, ni si­quie­ra se cui­dó de que su pri­me­ra apa­ri­ción pú­bli­ca di­fun­di­da en el in­ter­ve­ni­do CIJ tras la cum­bre del J20 fue­ra en una ac­ti­vi­dad or­ga­ni­za­da por el Go­bierno, en la per­so­na de la re­cien­te pa­re­ja de Ro­drí­guez Si­món.

Ese mis­mo en­vión lo lle­vó a in­ten­tar des­ca­be­zar a Mar­chi, el ad­mi­nis­tra­dor de la Cor­te y hom­bre de Lo­ren­zet­ti. Pe­se a la an­da­na­da ofi­cia­lis­ta y de Ca­rrió, Mar­chi no so­lo re­sis­te sino que mues­tra nú­me­ros su­per­avi­ta­rios, al re­vés que el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra, por ejem­plo. Al pun­to que el fun­cio­na­rio has­ta se dio el gus­to de pa­sar­le el tra­po al pro­pio Du­jov­ne (que acom­pa­ñó a Pe­ña y Ga­ra­vano en vi­si­ta ins­ti­tu­cio­nal a la Cor­te), cuan­do el mi­nis­tro plan­teó que el tri­bu­nal de­be­ría ha­cer el ajus­te.

En la Ca­sa Ro­sa­da se di­ce que Pe­pín, o Ro­sen­krantz, ase­gu­ran de­ci­sio­nes fa­vo­ra­bles a los in­tere­ses del ma­cris­mo. Ya es­ta se­ma­na hu­bo un ca­che­ta­zo con un fa­llo que be­ne­fi­cia a La Pam­pa en con­tra del Es­ta­do na­cio­nal. Y se des­cuen­ta otro en con­tra de có­mo se ac­tua­li­zan las ju­bi­la­cio­nes. Aca­so es­ta per­cep­ción ha­ya in­flui­do en cier­to tono des­pec­ti­vo con el que el Pre­si­den­te y su je­fe de Ga­bi­ne­te se ha­brían ex­pre­sa­do en el men­ta­do al­muer­zo del mar­tes 6. A High­ton le du­ró el mal­hu­mor el res­to del día.

Ro­sen­krantz de­be­ría to­mar no­ta que es­tos des­li­ces se pro­pa­ga­rán gra­cias a Lo­ren­zet­ti, quien no ter­mi­nó de ha­cer el due­lo por la abs­ti­nen­cia de pre­si­den­cia y ya sa­be que el Go­bierno lo quie­re sa­car aho­ra de la Cor­te. Su po­der de da­ño pue­de ser con­tun­den­te. Cris­ti­na y Ma­cri ya han be­bi­do de esa pó­ci­ma.

Por eso, el inex­per­to Ro­sen­krantz en el ma­ne­jo de las in­tri­gas cor­te­sa­nas ten­dría que an­dar con más cui­da­do. Por ca­so, aho­ra se sa­be que cuan­do en­tró a la Cor­te le pi­dió a Lo­ren­zet­ti que de­sig­ne a su yerno (en el área de sis­te­mas) y a su so­brino (en la obra so­cial). Y aho­ra que él tie­ne la fir­ma, su gen­te pro­pu­so in­gre­sos vin­cu­la­dos a im­por­tan­tes es­tu­dios ju­rí­di­cos, ori­gen del pro­pio Ro­sen­krantz. Tal el ca­so de Me­li­sa Mer­tehi­kian, hi­ja del due­ño de un bu­fe­te que es­tá li­ti­gan­do con­tra… la Cor­te.

El lis­ta­do de po­si­bles con­tra­ta­dos a pe­di­do de Ro­sen­krantz po­dría ha­cer es­ca­lar el con­flic­to ac­tual que sa­cu­de a la Cor­te, que pa­sa­ría a “mo­do es­cán­da­lo”, co­mo se di­ría aho­ra. Y eso que no es­tá Ca­rrió.

PREN­SA J20

FAL­SA FLE­MA. Ma­cri flan­quea­do por la Cor­te Su­pre­ma en la cum­bre del J20. No vol­vió a re­pe­tir­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.