“En la Tri­ple Fron­te­ra hay un an­tes y un des­pués de la mi­nis­tra Bull­rich”

Perfil (Sabado) - - POLITICA - MA­RIANO BELDYK

Lue­go de tras­cen­der la ame­na­za en vi­deo de un pre­sun­to gru­po de si­ca­rios del Co­man­do Ver­mel­ho bra­si­le­ño a la fis­cal ge­ne­ral de Paraguay, la reac­ción de re­pu­dio por par­te de los fis­ca­les ar­gen­ti­nos y otros fun­cio­na­rios ju­di­cia­les no se hi­zo es­pe­rar. No so­lo por­que tam­bién aquí han co­rri­do la mis­ma suer­te por in­ves­ti­gar al cri­men or­ga­ni­za­do y sus la­zos po­lí­ti­cos sino por­que sue­len coope­rar con sus pa­res gua­ra­níes cuan­do se tra­ta de ata­car a es­ta cla­se de de­li­to trans­la­tino.

“No ca­ben du­das de que exis­te una co­rre­la­ción en­tre el cri- men or­ga­ni­za­do que ope­ra en nues­tros paí­ses y las ame­na­zas cru­za­das”, ase­ve­ra Irma Llano, fis­cal de la Uni­dad Es­pe­cia­li­za­da de De­li­tos In­for­má­ti­cos en Paraguay y que ha tra­ba­ja­do jun­to a la pro­cu­ra­do­ra ame­na­za­da y la fis­cal Ma­ría Te­re­sa Agui­rre pa­ra des­man­te­lar el Clan Ba­ra­kat, en la Tri­ple Fron­te­ra, sos­pe­cha­do de víncu­los con Hezbollah.

—¿Hay vin­cu­la­cio­nes con Ar­gen­ti­na en el cri­men or­ga­ni­za­do pa­ra­gua­yo?

—To­tal­men­te; el cri­men or­ga­ni­za­do cru­za las fronteras. Paraguay, Bra­sil, Ar­gen­ti­na, es im­pre­sio­nan­te có­mo ope­ran hoy las re­des en el sur de La­ti­noa­mé­ri­ca con ba­se en la Tri­ple Fron­te­ra. El fá­cil tras­la­do de un país a otro país fa­vo­re­ce sus ac­ti­vi­da­des.

—¿Por qué es di­fí­cil des­man­te­lar es­tas re­des?

—La ca­rac­te­rís­ti­ca de es­tas per­so­nas es que tie­nen su ne­go- cio en Ciu­dad del Es­te pe­ro vi­ven en Foz de Igua­zú y tam­bién es­tán mo­vién­do­se en Igua­zú, Ar­gen­ti­na. Son per­so­na­jes que apro­ve­chan nues­tras vul­ne­ra­bi­li­da­des ma­ni­pu­lan­do los do­cu­men­tos y el sis­te­ma. Ex­plo­tan las de­bi­li­da­des de nues­tros paí­ses pa­ra la co­mi­sión de de­li­tos.

—¿Es efi­cien­te la coope­ra­ción con las au­to­ri­da­des ar­gen­ti­nas?

—Sí, hay una me­sa tri­par­ti­ta que es­tá dan­do re­sul­ta­dos. De he­cho, gra­cias a esa co­la­bo­ra­ción se han po­di­do abor­tar va­rios he­chos co­mo un co­che bom­ba que fue des­ar­ti­cu­la­do en Ciu­dad del Es­te. Lo es­ta­ba ar­man­do el Co­man­do Ver­mel­ho de Bra­sil en Ciu­dad del Es­te.

—¿No­ta al­gún cam­bio en el tra­ba­jo con el ac­tual go­bierno en re­la­ción a años an­te­rio­res?

—To­tal­men­te... exis­te un an- tes y un des­pués de la mi­nis­tra Pa­tri­cia Bull­rich en la Tri­ple Fron­te­ra. Es im­por­tan­te des­ta­car el tra­ba­jo que rea­li­zan la mi­nis­tra y su equi­po, los hom­bres de Gen­dar­me­ría. Hoy exis­te un gru­po de gen­te que tie­ne el ojo pues­to en lu­char con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do.

—Hay una sos­pe­cha que pen­de so­bre As­sad Ba­ra­kat por par­ti­ci­par de la lo­gís­ti­ca del ata­que a la AMIA, ¿en qué si­tua­ción se en­cuen­tra hoy?

—Hoy si­gue re­clui­do en Foz de Igua­zú, con un pe­di­do de ex­tra­di­ción en la Cor­te Su­pre­ma de Bra­si­lia por par­te de Paraguay, ba­jo el car­go de pro­duc­ción y uso de do­cu­men­tos pú­bli­cos de con­te­ni­do fal­so. En 2006, cuan­do lo arres­ta­mos por pri­me­ra vez por eva­sión de im­pues­tos, ha­bía do­cu­men­tos que lo vin­cu­la­ban a Hezbollah. Pe­ro en­ton­ces no te­nía­mos la ley que pe­na­li­za­ba ese de­li­to.

“Hoy exis­te (en Ar­gen­ti­na) gen­te con el ojo pues­to en el cri­men or­ga­ni­za­do.”

FIS­CA­LIA GE­NE­RAL DE PARAGUAY

MU­JE­RES. Irma Llano (der.) fue par­te del equi­po que des­ca­be­zó al Clan Ba­ra­kat en Foz de Igua­zú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.