La tram­pa del cre­ci­mien­to in­te­rrum­pi­do

Perfil (Sabado) - - ECONOMIA - MAR­TIN RA­PET­TI*

La so­cie­dad tien­de a exi­gir más de lo que la eco­no­mía pue­de dar. El dé­fi­cit fis­cal no es la úni­ca ex­pre­sión de des­equi­li­brio Una es­tra­te­gia de desa­rro­llo de­be pro­mo­ver la ex­pan­sión sos­te­ni­da de ac­ti­vi­da­des tran­sa­bles y una ges­tión del gas­to

Ar­gen­ti­na es un pe­no­so ca­so de re­tro­ce­so eco­nó­mi­co. No es ra­zo­na­ble atri­buir un mo­men­to es­pe­cí­fi­co al co­mien­zo del de­cli­ve, pe­ro sí es cla­ro que nues­tro fra­ca­so lle­va va­rias dé­ca­das. Des­de que el mun­do dio a luz un nue­vo or­den eco­nó­mi­co a me­dia­dos de la dé­ca­da de 1940, Ar­gen­ti­na lo­gró cre­cer por más de cin­co años con­se­cu­ti­vos so­lo en dos oca­sio­nes: en­tre 1964 y 1974, y en­tre 2003 y 2008. Des­de aquel en­ton­ces has­ta hoy, tran­si­ta­mos 16 epi­so­dios re­ce­si­vos que in­vo­lu­cra­ron un to­tal de 25 años de con­trac­ción de la ac­ti­vi­dad: una re­ce­sión ca­da tres años. Lle­va­mos dé­ca­das re­te­ni­dos en una tram­pa de cre­ci­mien­to in­te­rrum­pi­do.

Ex­cep­tuan­do la de 1978, las in­te­rrup­cio­nes se de­bie­ron a pro­ble­mas de ba­lan­za de pa­gos. En cas­te­llano, a fal­ta de dó­la­res. Un ras­go es­ti­li­za­do de nues­tra eco­no­mía es que cuan­do se ex­pan­de crecen más las im­por­ta­cio­nes que las ex­por­ta­cio­nes. Es­to de­vie­ne en un dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te que se fi­nan­cia tran­si­to­ria­men­te con re­ser­vas del Ban­co Cen­tral, con­tro­les cam­bia­rios (ce­po) o deu­da ex­ter­na.

Cuan­do el fi­nan­cia­mien­to o las re­ser­vas se ago­tan, nues­tra mo­ne­da se de­pre­cia. Si­gue una ace­le­ra­ción in­fla­cio­na­ria, caí­da del po­der de com­pra de los sa­la­rios y, en con­se­cuen­cia, una con­trac­ción del gas­to pri­va­do, el ni­vel de ac­ti­vi­dad y el em­pleo. Los dos epi­so­dios de cre­ci­mien­to sos­te­ni­do –el de 1964-1974 y el de 2003-2008– se die­ron, en cam­bio, con su­pe­rá­vit de cuen­ta co­rrien­te o dé­fi­cits muy pe­que­ños. Ha­bía dó­la­res.

Un dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te re­fle­ja un ex­ce­so de gas­to agregado so­bre el in­gre­so na­cio­nal. Sig­ni­fi­ca que el sec­tor pú­bli­co y el pri­va­do gas­tan más de lo que se pro­du­ce in­ter­na­men­te. Una par­ti­cu­la­ri­dad de Ar­gen­ti­na es que el dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te ha es­ta­do siem­pre acom­pa­ña­do del dé­fi­cit fis­cal.

Co­mo el dé­fi­cit fis­cal es un ex­ce­so del gas­to so­bre el in­gre­so del sec­tor pú­bli­co, una vi­sión muy di­fun­di­da atri­bu­ye la res­pon­sa­bi­li­dad de los pro­ble­mas de ba­lan­ce de pa­gos a la in­dis­ci­pli­na fis­cal. Al­gu­nos eco­no­mis­tas, en cam­bio, nos in­cli­na­mos por una ex­pli­ca­ción más ge­ne­ral, que iden­ti­fi­ca co­mo fac­tor de­ter­mi­nan­te el des­equi­li­brio en­tre las de­man­das ma­te­ria­les de la so­cie­dad y la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va de la eco­no­mía. La so­cie­dad tien­de a exi­gir más de lo que la eco­no­mía pue­de dar. Ba­jo es­ta in­ter­pre­ta­ción, la in­dis­ci­pli­na fis­cal es el emer­gen­te de go­bier­nos de cual­quier signo po­lí­ti­co que –pre­sio­na­dos por la de­man­da so­cial y en bus­ca de ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos de cor­to pla­zo– tien­den a am­pliar la ofer­ta de ser­vi­cios pú­bli­cos y pro­tec­ción so­cial por en­ci­ma de sus me­dios.

El dé­fi­cit fis­cal no es la úni­ca ex­pre­sión del des­equi­li­brio, ni la más re­le­van­te. Un des­equi­li­brio de ba­lan­za de pa­gos pue­de dar­se aun con dis­ci­pli­na fis­cal. Mu­chas ve­ces, el dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te es im­pul­sa­do por el com­por­ta­mien­to del sec­tor pri­va­do. Es­to ocu­rre, por ejem­plo, cuan­do el ti­po de cam­bio se em­plea co­mo an­cla no­mi­nal pa­ra ba­jar o man­te­ner ba­ja la in­fla­ción y los sa­la­rios reales crecen por en­ci­ma de la pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral. El re­sul­ta­do es un atra­so cam­bia­rio que, por un la­do, ele­va el po­der de com­pra y es­ti­mu­la el gas­to pri­va­do y, por el otro, re­du­ce la ren­ta­bi­li­dad y des­in­cen­ti­va la pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios tran­sa­bles. Los via­jes al ex­tran­je­ro y el aho­go de las eco­no­mías re­gio­na­les ca­rac­te­rís­ti­cos de es­tos epi­so­dios ha­cen es­ca­sear los dó­la­res y son in­de­pen­dien­tes de la evo­lu­ción de las cuen­tas pú­bli­cas.

¿Có­mo es­ca­par a la tram­pa del cre­ci­mien­to in­te­rrum­pi­do? Una es­tra­te­gia de desa­rro­llo exi­to­sa de­be pro­cu­rar dos gran­des lí­neas de ac­ción. Una es pro­mo­ver la ex­pan­sión sos­te­ni­da de las ac­ti­vi­da­des tran­sa­bles, aque­llas que ge­ne­ran di­vi­sas vía ex­por­ta­cio­nes y/o sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes. La otra es di­se­ñar me­ca­nis­mos de ges­tión del gas­to agregado que evi­ten des­bor­des fis­ca­les y de cuen­ta co­rrien­te, aten­dien­do al mis­mo tiem­po a las ur­gen­cias de los sec­to­res más vul­ne­ra­bles y las de­man­das de ser­vi­cios pú­bli­cos ne­ce­sa­rios pa­ra man­te­ner una so­cie­dad cohe­sio­na­da.

Un ele­men­to cla­ve den­tro de es­ta es­tra­te­gia es real­zar el rol de la po­lí­ti­ca pro­duc­ti­va y po­ner en el cen­tro de la agen­da pú­bli­ca la pro­mo­ción de las ex­por­ta­cio­nes. Una agen­cia que se en­car­gue de la pla­ni­fi­ca­ción del desa­rro­llo y la ar­ti­cu­la­ción de las dis­tin­tas po­lí­ti­cas del Es­ta­do de­di­ca­das a po­ten­ciar las ac­ti­vi­da­des tran­sa­bles y las ex­por­ta­cio­nes pue­de ser su­ma­men­te im­por­tan­te. La pla­ni­fi­ca­ción y pro­mo­ción del desa­rro­llo pro­duc­ti­vo de­be convertirse en el cen­tro de gra­ve­dad y nor­te de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca.

La po­lí­ti­ca ma­cro­eco­nó­mi­ca tie­ne un rol im­por­tan­te en es­ta agen­da. De­be­ría con­ce­bir­se ya no co­mo ins­tru­men­to de­di­ca­do ex­clu­si­va­men­te a los ob­je­ti­vos con­ven­cio­na­les de es­ta­bi­li­dad de pre­cios y sol­ven­cia fis­cal, sino más am­plia­men­te co­mo pie­za de la es­tra­te­gia in­te­gral de desa­rro­llo. Su con­tri­bu­ción po­dría ex­ten­der­se a la ges­tión del gas­to agregado, si­guien­do una re­gla fis­cal con­tra­cí­cli­ca co­mo las que se em­plean en otros paí­ses de la re­gión. Es­te ti­po de re­glas es­ta­ble­ce pau­tas pa­ra que el gas­to pú­bli­co se ex­pan­da cuan­do el pri­va­do es dé­bil y que se re­duz­ca o mo­de­re cuan­do el pri­va­do es pu­jan­te. Al na­dar con­tra la co­rrien­te, la re­gla re­du­ce la vo­la­ti­li­dad de la eco­no­mía y ga­ran­ti­za la sol­ven­cia fis­cal, pe­ro ade­más con­tie­ne los des­bor­des que pre­sio­nan so­bre la cuen­ta co­rrien­te en tiem­pos de bo­nan­za.

La po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria tam­bién po­dría con­tri­buir más allá de su man­da­to con­ven­cio­nal de in­fla­ción ba­ja, pro­cu­ran­do man­te­ner el ti­po de cam­bio real es­ta­ble lo más com­pe­ti­ti­vo que sea po­si­ble sin com­pro­me­ter la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca. Un ti­po de cam­bio real com­pe­ti­ti­vo –tal co­mo in­di­can mu­chos es­tu­dios– fa­vo­re­ce­ría la ex­pan­sión de las ac­ti­vi­da­des tran­sa­bles y es­ti­mu­la­ría el aho­rro pri­va­do, evi­tan­do la fal­ta de dó­la­res mien­tras la eco­no­mía cre­ce. Si bien exis­ten mu­chos fac­to­res que in­flu­yen so­bre la de­ter­mi­na­ción del ti­po de cam­bio real que es­ca­pan a la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, el Ban­co Cen­tral pue­de in­ci­dir so­bre su ni­vel den­tro de cier­tos már­ge­nes re­le­van­tes. Otros ins­tru­men­tos, co­mo la po­lí­ti­ca fis­cal, de in­gre­sos y de re­gu­la­ción de la cuen­ta ca­pi­tal, de­be­rían su­mar­se a la per­se­cu­ción de es­te ob­je­ti­vo.

La agen­da pa­ra es­ca­par de la tram­pa del cre­ci­mien­to in­te­rrum­pi­do re­quie­re una com­ple­ja in­ge­nie­ría de con­sen­sos y po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Es in­dis­pen­sa­ble y ur­gen­te que pon­ga­mos ma­nos a la obra. *Di­rec­tor del pro­gra­ma de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co de Cip­pec.

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

SUSTITUCION. Re­em­pla­zar im­por­ta­cio­nes y au­men­tar ex­por­ta­cio­nes, la cla­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.