Nue­va agen­da ur­ba­na

Perfil (Sabado) - - IDEAS - MA­TÍAS BA­RROE­TA­VE­ÑA *

Pa­ra trans­for­mar la reali­dad es ne­ce­sa­rio (aun­que, cla­ra­men­te, no su­fi­cien­te) te­ner una agen­da pro­gra­má­ti­ca mo­der­na, que acom­pa­ñe los desafíos de ca­da co­yun­tu­ra. Hoy en día asis­ti­mos a una cri­sis de agen­da: son po­cas las vo­ces que dan cuen­ta del cam­bio que es­tán ex­pe­ri­men­tan­do las so­cie­da­des a ni­vel glo­bal y la Ar­gen­ti­na en par­ti­cu­lar. Es mo­men­to de tra­ba­jar un pro­gra­ma de fu­tu­ro, que en­fren­te los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que su­fri­mos hoy y que pro­yec­te los desafíos con los que con­vi­vi­re­mos en el me­diano y lar­go pla­zo.

El ma­yor pro­ble­ma que tie­ne nues­tro país es la de­sigual­dad. Vi­vi­mos cru­za­dos por inequi­da­des geo­grá­fi­cas, eco­nó­mi­cas, so­cia­les, edu­ca­ti­vas, sa­ni­ta­rias, am­bien­ta­les. El ca­mino a una Ar­gen­ti­na me­jor, con un me­jor go­bierno, más se­gu­ra y desa­rro­lla­da, es la cons­truc­ción de un so­cie­dad más jus­ta. Pa­ra eso es ne­ce­sa­rio dar­le for­ma a un re­no­va­do pro­gra­ma de jus­ti­cia so­cial, ajus­ta­do al si­glo XXI pe­ro sin re­ne­gar de los avan­ces y pro­tec­cio­nes al­can­za­dos a lo lar­go del si­glo an­te­rior.

Te­ne­mos que avan­zar en la jus­ti­cia so­cial ur­ba­na. La in­men­sa ma­yo­ría de los ar­gen­ti­nos vi­vi­mos en ciu­da­des, una gran par­te en me­tró­po­lis. Se tor­na im­pres­cin­di­ble en­ton­ces dar­le for­ma a diag­nós­ti­cos y pro­pues­tas que avan­cen so­bre la fi­nan­cia­ri­za­ción de la vi­vien­da, so­bre una es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria ex­clu­yen­te. Es­to no im­pli­ca afe­rrar­se a un pa­sa­do que ya no vol­ve­rá, de­be­mos des­de las uni­ver­si­da­des, las or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les y las dis­tin­tas ins­tan­cias gu­ber­na­men­ta­les dar­les for­ma a pla­ni­fi­ca­cio­nes y nor­ma­ti­vas que sean el mar­co de ciu­da­des más in­te­gra­das, desa­rro­lla­das y dis­fru­ta­bles. Pen­sar una ciu­dad pa­ra vi­vir y no so­la­men­te co­mo un bien fi­nan­cie­ro tran­sa­ble.

Las trans­for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas re­cien­tes, las que vi­vi­mos en las úl­ti­mos dos o tres dé­ca­das, ha­cen que sea im­pen­sa­ble la in­te­gra­ción y la mo­vi­li­dad so­cial sin una po­lí­ti­ca de fo­men­to y desa­rro­llo de la eco­no­mía 4.0. Allí te­ne­mos una opor­tu­ni­dad in­me­jo­ra­ble de vin­cu­la­ción con el mun­do. La ro­bó­ti­ca, la di­gi­ta­li­za­ción, la eco­no­mía de pla­ta­for­ma, la ve­lo­ci­dad de es­ta “nue­va” eco­no­mía, ya im­pac­ta­ron so­bre nues­tras vi­das y lo ha­rán con ma­yor fuer­za ca­da día que pa­se. Su avan­ce es im­pa­ra­ble y ex­po­nen­cial. Es ne­ce­sa­rio que sea­mos pro­ta­go­nis­tas de es­te pro­ce­so, re­dis­tri­bu­yen­do opor­tu­ni­da­des. No po­de­mos ta­par el sol con la mano. En es­to tam­bién es fun­da­men­tal el apor­te que se pue­da ha­cer des­de equi­pos in­ter­dis­ci­pli­na­rios que es­tén com­pro­me­ti­dos en la dis­mi­nu­ción de la bre­cha di­gi­tal, la for­ma­ción con­ti­nua de jó­ve­nes y adul­tos, y en la crea­ción de las ne­ce­sa­rias re­gu­la­cio­nes que con­vier­tan a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos en opor­tu­ni­da­des y no en ame­na­zas.

Los go­bier­nos más im­por­tan­tes de nues­tra his­to­ria fue­ron mo­der­ni­za­do­res, go­bier­nos que cons­tru­ye­ron una agen­da so­cial de fu­tu­ro. Hoy en día, gra­cias a la lu­cha del mo­vi­mien­to de mu­je­res, ese pro­gra­ma es fe­mi­nis­ta. El fe­mi­nis­mo es una de las for­mas de la jus­ti­cia so­cial. Por eso es obli­ga­to­rio dar­le es­truc­tu­ra a un ca­mino que lle­ve al fin de la bre­cha sa­la­rial y el te­cho de cris­tal, a la con­so­li­da­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas de cui­da­dos y de edu­ca­ción se­xual in­te­gral, y a al­can­zar un am­plio com­pro­mi­so es­ta­tal en la lu­cha con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro.

Por úl­ti­mo, den­tro de es­ta agen­da es im­pe­rio­so con­si­de­rar se­ria­men­te la cues­tión am­bien­tal. Por un la­do, nues­tro ma­ne­jo de residuos só­li­dos ur­ba­nos. El cam­bio de pa­ra­dig­ma que se dis­cu­te hoy nos in­ter­pe­la y nos obli­ga a re­pen­sar nues­tra mi­ra­da so­bre el te­ma. La ter­mo­va­lo­ri­za­ción y la eco­no­mía cir­cu­lar de­ben ser dis­cu­ti­das, ana­li­za­das, te­ner apor­tes ciu­da­da­nos y de es­pe­cia­lis­tas. Es­ta­mos an­te cam­bios que tie­nen tra­duc­ción no so­lo am­bien­tal sino tam­bién so­cial, eco­nó­mi­ca y pre­su­pues­ta­ria. Aquí, otra vez, el desafío es com­pren­der el cam­bio e in­ge­rir de tal ma­ne­ra que sea lo más vir­tuo­so po­si­ble. Por otro la­do, el ma­ne­jo de las cuen­cas, el cam­bio cli­má­ti­co y la ne­ce­sa­ria cons­truc­ción de ciu­da­des re­si­lien­tes. Los desas­tres na­tu­ra­les son fre­cuen­tes y pre­vi­si­bles: hoy se cuen­ta con he­rra­mien­tas téc­ni­cas pa­ra ha­cer­les fren­te. So­mos no­so­tros quie­nes de­be­mos for­ta­le­cer las ca­pa­ci­da­des es­ta­ta­les ne­ce­sa­rias pa­ra dis­mi­nuir ese im­pac­to, el cual ge­ne­ral­men­te gol­pea en los más ne­ce­si­ta­dos. Una po­lí­ti­ca am­bien­tal se­ria y cons­tan­te, for­ta­le­cer la re­si­lien­cia ur­ba­na, es tam­bién apor­tar a la cons­truc­ción de una so­cie­dad más jus­ta.

En tiem­pos de cri­sis, las so­cie­da­des ne­ce­si­tan po­der re­cons­truir la po­si­bi­li­dad de mi­rar ha­cia el fu­tu­ro con op­ti­mis­mo. Pa­ra eso es ne­ce­sa­rio dar­le for­ma a una agen­da que ten­ga co­mo ho­ri­zon­te la jus­ti­cia so­cial, una jus­ti­cia so­cial del si­glo XXI. *Di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios Me­tro­po­li­ta­nos (UMET UNAJ Unahur).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.