El “bon o bon” y la rup­tu­ra en la CGT

Perfil (Sabado) - - IDEAS - AR­TE­MIO LO­PEZ*

La úl­ti­ma con­quis­ta del mo­vi­mien­to obre­ro or­ga­ni­za­do arran­ca­da en ba­se a lu­cha fron­tal con­tra el go­bierno neo­li­be­ral re­sul­tó un bono pa­ga­de­ro en dos ve­ces que si se co­bra su­pon­drá un “ex­tra” de $ 13,7 dia­rios, se­gún la tarifa ma­cris­ta, ese es el pre­cio de un bo­le­to mí­ni­mo en co­lec­ti­vo pa­ra via­jes de me­nos de 3 ki­ló­me­tros.

Pa­ra col­mo, co­mo bien se­ña­la en

Iz­quier­da Dia­rio el pe­rio­dis­ta Lu­cho Agui­lar, “el ‘bono de la ver­güen­za’ por el que la CGT le­van­tó el pa­ro que nun­ca ha­bía con­vo­ca­do no es ni obli­ga­to­rio, ni uni­ver­sal, ni su­fi­cien­te. Po­drán re­cla­mar ex­cep­cio­nes ‘sec­to­res en cri­sis’, mu­chas em­pre­sas po­drán ab­sor­ber­los co­mo par­te de re­vi­sio­nes sa­la­ria­les ya otor­ga­das o en ne­go­cia­ción, y mu­chas ac­ti­vi­da­des que­da­rán ex­cep­tua­das”.

Es­te ver­da­de­ro bru­lo­te de la cú­pu­la con­fe­de­ra­da vuel­ve a ac­tua­li­zar el te­ma de un po­si­ble quie­bre al in­te­rior de la or­ga­ni­za­ción ma­dre del mo­vi­mien­to obre­ro or­ga­ni­za­do.

En ri­gor, des­de que Ma­cri es pre­si­den­te, so­bre­vue­la con­cep­tual, po­lí­ti­ca y or­ga­ni­za­ti­va­men­te la po­si­bi­li­dad de frac­tu­ra de la CGT con fuer­te pre­sión de las con­fe­de­ra­cio­nes re­gio­na­les.

Na­da nue­vo ba­jo el sol. Es ya una ley de for­ma­ción y fun­cio­na­mien­to his­tó­ri­co de la or­ga­ni­za­ción gre­mial, atri­bui­ble tal vez (hi­pó­te­sis pro­vi­sio­nal) a la gran he­te­ro­ge­nei­dad ideo­ló­gi­ca y de pro­yec­tos que atra­vie­sa a la di­ri­gen­cia gre­mial, so­bre­im­pre­sa a las no­ta­bles asi­me­trías en el im­pac­to so­bre el mer- ca­do de tra­ba­jo de los ajus­tes con­ser­va­do­res en ge­ne­ral y neo­li­be­ra­les en par­ti­cu­lar.

Lo ver­da­de­ra­men­te no­ta­ble no es el quie­bre en sí mis­mo sino que, con­tra lo que su­po­ne el sen­ti­do co­mún de pre­ser­va­ción de la uni­dad co­mo signo de for­ta­le­za y efi­ca­cia, las eta­pas más ope­ra­ti­vas del mo­vi­mien­to obre­ro or­ga­ni­za­do (MOO), las de ma­yor ni­vel de con­fron­ta­ción y me­jo­res ni­ve­les de acu­mu­la­ción de po­der y re­sul­ta­dos reivin­di­ca­ti­vos es­pe­cí­fi­cos, se die­ron tras las rup­tu­ras.

La evi­den­cia his­tó­ri­ca mues­tra que, pa­ra los sec­to­res más di­ná­mi­cos del MOO, la vie­ja uni­dad cons­trui­da en eta­pas de flu­jo y as­cen­so eco­nó­mi­co y so­cial re­sul­tó un las­tre pa­ra los tra­mos de re­flu­jo y re­tro­ce­so so­cio­eco­nó­mi­co.

El pri­mer gran es­ta­lli­do de la his­to­ria ce­ge­tis­ta se pro­du­jo en 1968, ba­jo el ré­gi­men de Juan Car­los On­ga­nía. De esa rup­tu­ra na­cie­ron la CGT de los Ar­gen­ti­nos, li­de­ra­da por el grá­fi­co Rai­mun­do On­ga­ro y com­ba­ti­va con­tra el go­bierno mi­li­tar, y la CGT Azo­par­do, de po­si­ción más dia­lo­guis­ta y con el me­ta­lúr­gi­co Au­gus­to Ti­mo­teo Van­dor co­mo fi­gu­ra prin­ci­pal.

El si­guien­te cis­ma se pro­du­jo con el ho­rror de la úl­ti­ma dic­ta­du­ra co­mo es­ce­no­gra­fía. Las som­bras de la re­pre­sión ile­gal en­con­tra­ron por un la­do a la or­to­do­xa CGT Bra­sil, con el cer­ve­ce­ro Saúl Ubal­di­ni co­mo es­tan­dar­te, y a la CGT Azo­par­do, im­pul­sa­da por Jor­ge Tria­ca y Ar­man­do Ca­va­lie­ri.

En 1989, se pro­du­jo otra di­vi­sión. Es­ta vez ba­jo el pa­ra­guas del go­bierno de­mo­crá­ti­co de Car­los Me­nem, Ubal­di­ni pa­só a con­du­cir la CGT Azo­par­do, mien­tras que Güe­rino An­dreo­ni que­dó a car­go de la CGT San Mar­tín.

La úl­ti­ma frac­tu­ra se pro­du­jo en 2000, ley la­bo­ral de por me­dio. La CGT ofi­cial pa­só a es­tar con­tro­la­da por Ro­dol­fo Daer, del gre­mio de la Ali­men­ta­ción, mien­tras que Hu­go Mo­yano se pu­so al fren­te de la CGT pa­ra­le­la. La di­vi­sión se pro­lon­gó has­ta 2004, cuan­do la cen­tral obre­ra se uni­fi­có ba­jo un triun­vi­ra­to in­te­gra­do por Mo­yano, Jo­sé Luis Lin­ge­ri y Su­sa­na Rue­da, de Sa­ni­dad.

Se su­ce­dió lue­go una es­ci­sión bre­ve que no pue­de con pro­pie­dad con­si­de­ra­se rup­tu­ra con la emer­gen­cia de la CGT Azul y Blan­ca, en­ca­be­za­da por Luis Ba­rrio­nue­vo, un se­llo opo­si­tor sur­gi­do en el año 2008, en los al­bo­res del con­flic­to abier­to por la reac­ción del com­ple­jo agro­me­diá­ti­co, fren­te al in­ten­to de cap­ta­ción de ren­ta ex­tra­or­di­na­ria por par­te del go­bierno po­pu­lar-de­mo­crá­ti­co.

¿Se re­pe­ti­rá la his­to­ria de frac­tu­ra en la cen­tral obre­ra du­ran­te el en­fren­ta­mien­to con go­bier­nos neo­li­be­ra­les?

No lo sa­be­mos, so­lo una co­sa es­tá cla­ra: el ti­po de uni­dad que has­ta hoy pre­do­mi­na en la CGT es ní­ti­da­men­te fun­cio­nal al ma­cria­to, se no­ta mu­cho y cru­je.

CEDOC PER­FIL

UNI­DAD. Siem­pre le ha re­sul­ta­do muy di­fí­cil mantenerla en tiem­pos in­ten­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.