Una vi­si­ta al Pra­do

Perfil (Sabado) - - IDEAS - MI­GUEL ROIG*

El 18 de oc­tu­bre de 1988 Isa­bel II del Reino Uni­do vi­si­ta el Mu­seo del Pra­do. El en­ton­ces mi­nis­tro de Cul­tu­ra, Jor­ge Sem­prún, acom­pa­ña la co­mi­ti­va. Aca­ban de inau­gu­rar una ex­po­si­ción de pin­tu­ra in­gle­sa que in­clu­ye obras de Gains­bo­rough, Cons­ta­ble y Tur­ner y aho­ra se detienen fren­te a Las me­ni­nas de Ve­láz­quez. Isa­bel II mur­mu­ra al­go pa­ra sí mis­ma y Sem­prún, in­quie­to, de­tec­ta cier­to en­fa­do en el ges­to. La rei­na bri­tá­ni­ca ha­bla más al­to y pre­gun­ta al di­rec­tor del Pra­do si Las me­ni­nas ha si­do res­tau­ra­do re­cien­te­men­te. Es­te le con­tes­ta que el cua­dro ha si­do lim­pia­do y no res­tau­ra­do. Isa­bel II, no con­for­me con la ex­pli­ca­ción, quie­re sa­ber si se ha to­ca­do la te­la, si se ha in­ter­ve­ni­do la ma­te­ria y ex­cla­ma, con enojo: “¿Por qué? ¿Por qué ca­da vez que se to­ca uno de mis Gains­bo­rough se des­ha­ce en pe­da­zos y pue­den tra­tar­se im­pu­ne­men­te las te­las de vues­tros Ve­láz­quez?”.

Mien­tras Isa­bel II se in­dig­na, Sem­prún, se­gún cuen­ta en sus me­mo­rias, se pier­de en di­va­ga­cio­nes. Una se­rá el re­cuer­do de su lec­tu­ra de Fou­cault y su in­ter­pre­ta­ción de Las me­ni­nas.

Sem­prún sos­tie­ne que la lec­tu­ra del cua­dro que ha­ce Fou­cault en Las pa­la-

bras y las co­sas es fal­sa, y ar­gu­men­ta que se tra­ta tan so­lo de una in­ter­pre­ta­ción dis­cu­ti­ble del jue­go de es­pe­jos y que, en de­fi­ni­ti­va, es tan so­lo una vi­sión ideo­ló­gi­ca que no tie­ne re­la­ción al­gu­na con la pin­tu­ra.

Al ir al texto de Fou­cault, ad­ver­ti­mos que es­te, an­tes de ex­po­ner su pun­to de vis­ta, ci­ta al maes­tro y sue­gro de Ve­láz­quez, Fran­cis­co Pacheco, que di­ce: “La ima­gen de­be sa­lir del cua­dro”. El fue­ra de cua­dro, a di­fe­ren­cia de Sem­prún, es lo que le in­tere­sa a Fou­cault.

Ve­láz­quez se re­pre­sen­ta a sí mis­mo y nos ocul­ta la te­la que pin­ta, el ob­je­to de su tra­ba­jo. La mi­ra­da del pin­tor se di­ri­ge a no­so­tros. A su iz­quier­da, la in­fan­ta, cen­tro del cua­dro, cu­yo pro­ta­go­nis­mo Ve­láz­quez acen­túa con la aten­ción que en ella po­nen las me­ni­nas pa­ra arras­trar­nos a fi­jar allí nues­tra mi­ra­da. Des­de la de­re­cha, una ven­ta­na ape­nas su­ge­ri­da por un mar­co, arro­ja luz so­bre la es­ce­na, exal­ta la fi­gu­ra de la in­fan­ta Mar­ga­ri­ta y acen­túa tan­to su mi­ra­da ha­cia no­so­tros co­mo la del pin­tor. Más atrás, el res­plan­dor al­can­za pa­ra per­ci­bir un par de cua­dros en lo al­to de la pa­red y un ter­cer cua­dro, más aba­jo, que con­tras­ta con una luz pro­pia, mu­cho más viva que el res­to. La mi­ra­da aten­ta de es­te cua­dro nos ha­ce com­pren­der que se tra­ta de un es­pe­jo y que en él se re­fle­jan Fe­li­pe IV y su es­po­sa, Ma­ria­na, y que la lu­mi­no­si­dad es pro­duc­to del ha­lo de luz que teó­ri­ca­men­te lle­ga has­ta don­de es­ta­mos no­so­tros pa­ra­dos co­mo es­pec­ta­do­res del cua­dro, ya que sa­le de la pin­tu­ra y al­can­za a los mo­de­los, los re­yes, ubi­ca­dos, hi­po­té­ti­ca­men­te, en nues­tro si­tio. Es el mis­mo lu­gar don­de, Isa­bel II del Reino Uni­do, aje­na a la mi­ra­da que Ve­láz­quez po­sa so­bre ella, tal vez ig­no­ra la vi­sión fou­caul­tia­na y elu­de in­te­rro­gar­se so­bre su rol fren­te al cua­dro. So­lo tie­ne ojos pa­ra la ma­te­ria, en es­te ca­so im­po­lu­ta, de la te­la, y del des­afor­tu­na­do de­te­rio­ro de sus Gains­bo­rough. No ve el cua­dro, elu­de la his­to­ria. So­lo le im­por­ta su con­ser­va­ción. Ló­gi­co.

Sem­prún, mien­tras tan­to, se­gún con­fie­sa, si­gue con otra di­va­ga­ción: po­ner al Guer­ni­ca a dia­lo­gar con Los fu­si­la-

mien­tos del 3 de ma­yo de Go­ya. Di­ce Sem­prún que en una con­ver­sa­ción con Pi­cas­so, el pro­pio pin­tor le ex­pre­só su de­seo de que sus obras con­vi­vie­ran en ese ám­bi­to con Go­ya y Ve­láz­quez. Pe­ro más allá del cri­te­rio ló­gi­co de dar co­bi­jo a uno u otro en el mu­seo, hay una con­ver­sa­ción his­tó­ri­ca y no so­lo plás­ti­ca don­de el diálogo es de la me­mo­ria y no de la ma­te­ria, cen­tro de preo­cu­pa­ción de la rei­na Isa­bel II. El mis­mo Sem­prún apor­ta pis­tas a Fran­zis­ka Augs­tein, quien las re­co­ge en la bio­gra­fía que hi­zo del es­cri­tor: “La mu­jer que llo­ra en el Guer­ni­ca es Do­ra Maar. Y la que gri­ta es la Pa­sio­na­ria”. Pe­ro hay más re­fe­ren­cias: Pi­cas­so re­pro­du­ce, en un ho­me­na­je a Go­ya, el fa­rol de Los fu­si

la­mien­tos del 3 de ma­yo, ele­men­to que Ro­bert Hug­hes uti­li­za pa­ra de­mos­trar que Go­ya an­ti­ci­pa con agu­de­za nues­tro sen­ti­do del do­cu­men­tal mo­derno con un cu­bo de luz blan­ca ob­je­ti­va. Con ese res­ca­te, Pi­cas­so le da una con­ti­nui­dad a la tra­ge­dia, un ne­xo que la si­túa en un mis­mo re­gis­tro.

La au­sen­cia del Guer­ni­ca en el Pra­do es un si­len­cio en la his­to­ria del ar­te, una la­gu­na en la me­mo­ria de la His­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.