Al ser­vi­cio de su ma­jes­tad

Perfil (Sabado) - - ESCRITORES -

¿Qué es lo que tie­ne que ha­cer un hom­bre pa­ra que su pa­re­ja, de la que se aca­ba de se­pa­rar, lo per­do­ne? La se­rie bri­tá­ni­ca

El guar­des­pal­das, emi­ti­da por Net­flix, da una res­pues­ta po­si­ble a es­ta pre­gun­ta. El Sar­gen­to Budd (Ri­chard Mat­ten) vuel­ve de la gue­rra de Af­ga­nis­tán con pro­ble­mas de es­trés pos­trau­má­ti­co. Se le asig­na la cus­to­dia de la mi­nis­tra del In­te­rior, Ju­lia Mon­ta­gue (Kee­ley Ha­wes). No so­lo la pro­te­ge, sino que em­pie­zan un ro­man­ce se­cre­to. Di­cen que la pri­me­ra re­la­ción que se tie­ne des­pués de se­pa­rar­se no va a du­rar mu­cho. Acá pa­sa eso. Es­ta es una de las sin­gu­la­ri­da­des de la se­rie. Los ar­cos na­rra­ti­vos que hu­bie­ran ser­vi­do pa­ra to­do un pri­mer ca­pí­tu­lo en cual­quier se­rie yan­qui acá so­lo son el pre­lu­dio de la pri­me­ra en­tre­ga.

La ten­sión del cor­te­jo en­tre el Guar­des­pal­das y la Mi­nis­tra que nos po­dría ha­ber te­ni­do en ve­la –o abu­rri­dos– to­da la tem­po­ra­da has­ta su con­su­ma­ción, acá se di­si­pa en el ter­cer ca­pí­tu­lo. En la su­per­fi­cie, El

guar­des­pal­das ha­bla de po­lí­ti­ca, pa­ra­noia y te­rro­ris­mo. En la in­ti­mi­dad, ha­bla de las re­la­cio­nes ro­tas de las per­so­nas, de la ma­ne­ra en que, co­mo de­cía Gar­cía, ol­vi­da­mos y vol­ve­mos a amar. O no. Un th­ri­ller ve­loz que tie­ne po­cos ca­pí­tu­los pa­ra dar cuen­ta de to­do. Pe­ro la ca­ra del sar­gen­to Budd, sus ex­pre­sio­nes, crean­do un per­so­na­je ines­ta­ble e im­pre­vi­si­ble, ha­ce que la se­rie ten­ga pro­fun­di­dad psi­co­ló­gi­ca, aun­que al­gu­nos ca­bos que­den suel­tos en el fi­nal y pa­rez­ca un po­co for­za­do. La se­rie ten­dría que ha­ber ter­mi­na­do cuan­do Budd llo­ra por to­dos los co­ra­zo­nes so­li­ta­rios, en el ga­bi­ne­te psi­quiá­tri­co de los ser­vi­cios se­cre­tos de la rei­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.