Cer­van­tes y su pre­cur­so­ra (apun­tes)

Perfil (Sabado) - - ESCRITORES - DA­NIEL GUEBEL

En li­bros ex­ten­sos, ¿es ne­ce­sa­rio sus­traer, o res­ti­tuir lo sus­traí­do? Si uno ama los li­bros que apues­tan al ex­ce­so y pro­pen­den a lo in­for­me o a la de­for­mi­dad pro­pia del des­bor­de (aun­que al mis­mo tiem­po ad­mi­re las obras de pro­di­gio­sa ar­qui­tec­tu­ra), la res­pues­ta ob­via de­be­ría ser: de­jar los tex­tos don­de es­tán, no qui­tar­los. Sin em­bar­go, siem­pre me exas­pe­ra­ron las no­ve­las ad­ven­ti­cias co­lo­ca­das en el cur­so de

Don Qui­jo­te, que a mi gus­to dis­traen la aten­ción del lec­tor, sal­vo cuan­do el dúo di­ná­mi­co in­ter­vie­ne pa­ra opi­nar, pre­gun­tar, in­ter­fe­rir en la na­rra­ción. Pa­sa­das las cen­tu­rias y la trans­for­ma­ción de esa no­ve­la ac­ci­den­ta­da en fi­gu­ra­ción de un país, una len­gua y una li­te­ra­tu­ra, re­sul­ta im­pen­sa­ble ex­pur­gar­la, pe­ro no leer­la sal­tea­da.

Con Don Qui­jo­te, Cer­van­tes in­ven­ta la pa­sión por la lec­tu­ra co­mo signo re­vo­lu­cio­na­rio de in­sa­tis­fac­ción fren­te a las li­mi­ta­cio­nes de la “reali­dad” es­pa­ño­la. Aun­que su re­vo­lu­ción pro­pon­ga el re­gre­so a gé­ne­ros li­te­ra­rios ca­du­cos, es­ta uto­pía po­dría con­si­de­rar­se reac­cio­na­ria so­lo si se le­ye­ra en tér­mi­nos po­lí­ti­cos. Li­te­ra­ria­men­te, no hay pro­gre­so sino de­ri­va, y la van­guar­dia es una poé­ti­ca que bus­ca me­nos la am­plia­ción del mer­ca­do que la in­da­ga­ción de los con­fi­nes. Don Qui­jo­te es un per­so­na­je fuer­te, tal vez el más fuer­te, y su con­cep­ción mar­ca­rá la de mu­chos otros (Ma­da­me Bo­vary, Ju­lian So­rel, et­cé­te­ra), al pun­to de que po­dría­mos pen­sar to­da la li­te­ra­tu­ra oc­ci­den­tal co­mo el efec­to de una vo­lun­tad don­de los tex­tos de­ben su­plir y obrar so­bre lo real, trans­for­mán­do­lo.

Tlön, Uq­bar, Or­bis Ter­tius es otra ver­sión po­si­ble de es­te asun­to, so­lo que en es­te ca­so la li­te­ra­tu­ra ya es en­ci­clo­pe­dia, sa­ber y ame­na­za.

A la vez, las no­ve­las ad­ven­ti­cias del li­bro de Cer­van­tes re­ve­lan una ex­pe­rien­cia de lec­tu­ra y re­la­to orien­tal. Las

mil y una no­ches son la ma­triz don­de se con­ci­be esa no­ve­la. So­lo que, una vez na­ci­do, el hi­jo se ra­ja pa­ra otros rum­bos. El cuen­to de Don Qui­jo­te re­fie­re la trans­for­ma­ción ba­rro­ca del mun­do co­mo burla pa­ra en­ga­ñar a un lo­co que ad­vier­te el en­ga­ño y se va vol­vien­do cuer­do. Las mil y una no­ches, en cam­bio, go­zan del mun­do tal co­mo es, una per­pe­tua crea­ción vul­gar y ma­ra­vi­llo­sa. Y She­re­za­de es me­nos un per­so­na­je que el sur­co don­de la na­rra­ción se vuel­ve in­fi­ni­ta. Ella en­car­na la le­yen­da de una dio­sa que no mo­ri­rá mien­tras si­ga ha­blan­do, la en­can­ta­do­ra de ser­pien­tes fá­li­cas y de hom­bres idio­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.