Be­bé as­fi­xia­da.

Perfil (Sabado) - - PORTADA - LEO­NAR­DO NIE­VA

El pa­dre de la ne­na que mu­rió en­ce­rra­da en un au­to se­gui­rá de­te­ni­do has­ta el lu­nes.

La vi­da de Rodrigo O. cam­bió de un se­gun­do pa­ra otro y pro­ba­ble­men­te ya na­da sea co­mo an­tes. Es­te mar­tes su hi­ja de un año mu­rió as­fi­xia­da en el asien­to tra­se­ro de un au­to y des­de en­ton­ces per­ma­ne­ce de­te­ni­do en una co­mi­sa­ría de Tres de Fe­bre­ro.

El juez de Ga­ran­tías de San Ma r tín, A lber to Br i zue­la, acep­tó el pe­di­do de de­ten­ción for­mal que ha­bía rea­li­za­do la fis­cal Ale­jan­dra Ai­llaud, y coin­ci­dió en que el acu­sa­do po­dría en­tor­pe­cer la in­ves­ti­ga­ción. Lo que te­men es que pue­da “in­du­cir a su es­po­sa a rea­li­zar fal­sas de­cla­ra­cio­nes”.

Rodrigo O., un in­for­má­ti­co de 36 años con do­mi­ci­lio en la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de San­tos Lu­ga­res, es­tá acu­sa­do por el de­li­to de “ho­mi­ci­dio cul­po­so”, que pre­vé una con­de­na de seis me­ses a cin­co años de pri­sión.

El pa­pá de la be­ba dio su ver­sión de los he­chos un día des­pués de ha­ber si­do de­te­ni­do, aun­que con “al­gu­nas la­gu­nas”, se­gún in­di­ca­ron vo­ce­ros ju­di­cia­les.

El acu­sa­do ra­ti­fi­có la ver­sión ini­cial: que se ol­vi­dó a su hi­ja des­pués de lle­var a su es­po­sa al tra­ba­jo por­que pen­só que la ha­bía de­ja­do en la guar­de­ría. Ade­más, ad­mi­tió que ha­ce más de dos años su­frió un ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar (ACV) y se­ña­ló que es­ta­ba es­tre­sa­do por­que ha­bía cam­bia­do de tra­ba­jo y por la dispu­ta de una he­ren­cia fa­mi­liar.

La fis­cal pi­dió que el acu­sa­do sea so­me­ti­do a una se­rie de es­tu­dios psi­quiá­tri­cos y com­ple­men­ta­rios con el ob­je­ti­vo de de­ter­mi­nar las cau­sas que pro­vo­ca­ron el ol­vi­do de la be­ba den­tro del au­to.

Se­gún fuen­tes po­li­cia­les, el pa­pá es­tá de­te­ni­do en los ca­la­bo­zos de la Co­mi­sa­ría 9ª de Tres de Fe­bre­ro, ubi­ca­da en la ca­lle Se­gun­do Som­bra al 5600, no muy le­jos del lu­gar don­de ocu­rrió la tra­ge­dia. Duer­me con otros cin­co hom­bres acu­sa­dos por dis­tin­tos de­li­tos.

Pa­sa­do ma­ña­na se­rá tras­la­da­do has­ta el des­pa­cho del juez de ga ra ntías Ni­co­lás Schia­vo –que re­to­ma su ac­ti­vi­dad ju­di­cial des­pués de una li­cen­cia–, quien re­sol­ve­rá el fu­tu­ro del acu­sa­do.

La au­top­sia. El in­for­me pre­li­mi­nar fo­ren­se re­ve­ló que la be­ba fa­lle­ció por un cua­dro de “hi­per­ter­mia y as­fi­xia”. Pa­só más de nue­ve ho­ras den­tro del Peu­geot 308 de su pa­dre.

La au­top­sia rea­li­za­da re­ve- ló que la pe­que­ña mu­rió cer­ca del me­dio­día del mar­tes, por lo que se es­ti­ma que ha­bría re­sis­ti­do unas cin­co ho­ras, de las nue­ve en to­tal que per­ma­ne­ció en­ce­rra­da en el co­che.

El ca­so ocu­rrió el mar­tes pa­sa­do en la es­qui­na de las ca­lles Doc­tor Ce­ra­so y ave­ni­da La Pla­ta, en la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de San­tos Lu­ga­res, par­ti­do de Tres de Fe­bre­ro.

En el mo­men­to en el que se pro­du­jo el epi­so­dio, la tem­pe­ra­tu­ra ex­te­rior ron­da­ba los 26 gra­dos, por lo que se es­ti­ma­ba que en el in­te­rior del au­to –to­tal­men­te ce­rra­do– el ca­lor po­dría ha­ber du­pli­ca­do esa mar­ca.

Ese día por la ma­ña­na, Rodrigo lle­vó a su es­po­sa al tra­ba­jo. Lo hi­zo en su au­to, en una ru­ti­na que re­pe­tía ca­si a dia­rio. En el asien­to de atrás del co­che iba la be­ba, a quien des­pués de­bió lle­var has­ta la guar­de­ría.

Al re­gre­sar a su ca­sa, y se­gún con­tó an­te los in­ves­ti­ga­do­res, el hom­bre ol­vi­dó que la pe­que­ña es­ta­ba atrás. En reali­dad, con­tó que ac­tuó co­mo si la hu­bie­ra de­ja­do en la guar­de­ría.

Nue­ve ho­ras más tar­de, cuan­do vol­vió a su­bir al au­to, se en­con­tró con su hi­ja: “¡Me ol­vi­dé a la gor­da!”, fue el gri­to des­ga­rra­dor que es­cu­cha­ron los ve­ci­nos. La pe­que­ña es­ta­ba en el asien­to tra­se­ro, pe­ro sin sig­nos vi­ta­les. De to­dos mo­dos, la lle­va­ron en am­bu­lan­cia has­ta un hos­pi­tal cer­cano, don­de in­ten­ta­ron re­ani­mar­la. No hu­bo ca­so.

Al en­te­rar­se de su muer­te, el pa­dre en­tró en shock. Se­gún tes­ti­gos, fue con­te­ni­do por los mé­di­cos y per­so­nal es­pe­cia­li­za­do del equi­po de Aten­ción a la Víc­ti­ma del mu­ni­ci­pio de Tres de Fe­bre­ro.

Los ve­ci­nos tam­bién en­tra­ron en pá­ni­co cuan­do el pa­dre de la be­ba se dio cuen­ta de que ha­bía ol­vi­da­do a su hi­ja. Mu­chos de ellos ha­bían pa­sa­do de­lan­te del co­che va­rias ve­ces, pe­ro nun­ca lle­ga­ron ad­ver­tir la pre­sen­cia de la me­nor. Co­mo el vehícu­lo tie­ne los vi­drios to­na­li­za­dos es ca­si im­po­si­ble ver des­de le­jos el in­te­rior del ro­da­do.

El ol­vi­do fa­tal de es­te hom­bre prác­ti­ca­men­te no tie­ne an­te­ce­den­tes. Por eso los in­ves­ti­ga­do­res sos­pe­chan que el cua­dro de es­trés que el acu­sa­do ma­ni­fes­tó ha­ber su­fri­do po­dría ex­pli­car las ra­zo­nes de se­me­jan­te ol­vi­do, un epi­so­dio tan in­só­li­to co­mo trá­gi­co que di­fí­cil­men­te el pa­dre pue­da su­pe­rar al­gún día.

SIN CON­SUE­LO. El pa­dre de la ni­ña en­tró en shock cuan­do su­po que su hi­ja ha­bía fa­lle­ci­do des­pués de ha­ber pa­sa­do nue­ve ho­ras en­ce­rra­da en la par­te tra­se­ra del au­to.

RE­CUER­DO. Rodrigo O. jue­ga al rugby en el club San Mar­tín. Po­só con su hi­ja al po­co tiem­po de na­cer.

FO­TOS CEDOC PER­FIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.